/Reseñas///

Reseña: Futuro Terror - Su Nombre Real es Otro

Futuro Terror - Su Nombre Real es Otro
Su Nombre Real es Otro
8
7.5



Bcore [2016]
Productor: Marco Velasco
Banda: José, Nestor, Joan

Futuro Terror lo tenían complicado para superar ese debut de espídico punk-pop con retazos de oscuridad. Es por eso que una primera escucha de "Su Nombre Real es Otro" pudiera arrojar una sensación algo decepcionante, esa postura reaccionaria que nos lleva a quedarnos con lo que tenemos. Simplemente es un disco en el que la banda baja media marcha para conseguir composiciones más redondas dentro de sus cánones. Porque si bien en su intento de conseguir un himno pop mayúsculo ("Salir de Aquí") se escucha algún arreglo, por lo demás el trío se mantiene fiel a su fórmula básica y garajera a fuego.

De hecho curiosamente el disco deja dos de sus mejores ganchos para el final. La penúltima es "Burguesía Records", tal vez su mejor canción hasta la fecha, Wipers hasta el tuétano con todo lo que eso significa. Si lo suyo son en general las velocidades frenéticas, aquí el trío hace de la paciencia y el mal rollo que tempos más lentos ofrecen, sus aliados. Su otra gran influencia, Ramones, la explicitan en "Es Así", relectura castellana de "She's the One" que no aporta demasiado musicalmente, ni falta que le hace a la original. Las cartas sobre la mesa.

También contiene este segundo largo algo que toda banda necesita, un tema homónimo que funcione como himno. "Futuro Terror" explica su relación con el nihilismo punk: "Sí que hay futuro, pero es aterrador", cantan con toda la gravedad que supone, pero también con su nervioso desparpajo. El mismo que muestran en sus diferentes facetas, ya sea en el punk melódico y de riffs abrasadores de "La Sospecha" o en los ambientes post-punk de "Sabes por qué". Y es que la parte más truculenta de la movida parece notarse cada vez más en el sonido y letras de la banda.

Está todo dicho, pop, punk-rock, garaje y hasta retazos de psychobilly (véase "Sonríes Alegre"). La fórmula de Futuro Terror funciona cual banda sonora para una excursión nocturna a un parque de atracciones abandonado. Sigue siendo adictiva y felizmente jodida.