/Crónicas///

Crónica: Territorios Sevilla - Sevilla (23/05/2014)

23/05/2014, Sevilla
7.0
7
Monasterio de La Cartuja (CAAC),
Precio: varios precios
http://feiticeira.org/

En su décima edición, Territorios ha vuelto a ver cómo se presentan pros y contras que lleva arrastrando ya desde hace unos años. Entre los primeros, una buena distribución de escenarios y fluidez en los desplazamientos, barras y servicios, que han propiciado sin duda una confortable experiencia de festival. Pero en cuanto a lo segundo, a pesar de contar con algunas joyitas, una programación que ha vuelto a pecar de indefinición general y tirar sobre seguro en slots de importancia para garantizar la asistencia más o menos masiva; lo que ha ocasionado desdén y recelo en muchos asistentes veteranos que ven como se repiten determinados actos populares a nivel nacional año tras año. Mientras seguimos esperando un festival más equilibrado, narremos lo ocurrido en esta edición:

 

EL GLAMOUR Y LA FURIA

Al llegar el primer día no tuvimos que esperar mucho para asistir al primer concierto que nos suscitara interés. En el segundo escenario, ante aún no demasiada gente por lo relativamente temprano de la hora, salieron Anna Calvi y banda. La inglesa es ya una revelación a nivel europeo, desde que fuera nominada a los Mercury Prize por su primer trabajo y por la aparición de su segundo álbum, “One Breath”, que venía presentando. Aunque dio un buen concierto, no alcanzó el nivel que esperábamos de ella. Ya que, además de en sus notables canciones, la música de Calvi se apoya en su presencia altamente icónica y su puesta en escena casi teatral, cosa que se perdió en cierta manera al aire libre.

Aquí no pudimos ver a la Anna vestida de rojo calzando botas altas, ya que apareció cubierta toda por un abrigo largo dado el fresco que hacía, por lo que el diseño de su imagen que ella tan bien se ha trabajado se perdió. Tampoco la acústica terminó de ser la adecuada, con un volumen algo bajo que restó intensidad y que hizo que instrumentos como el acordeón resultaran totalmente inaudibles. Pero lo que sí permaneció fue la actitud. Sin ningún tipo de contacto con el público más allá de la música, Calvi se retorció con su guitarra, soltando solos y bramidos en temas como“Suzanne and I”, “Suddenly”, “Desire” o “Eliza”; que nos hicieron ver destellos de lo que realmente puede llegar a ser su show. Lo dicho, la esperamos en sala.

 

AQUELLOS LOCOS CATALANES

No dudo del papel de Loquillo como figura capital del rock patrio, a pesar de que nunca he podido entrar ni en su personaje ni en sus canciones. A pesar de todo, el barcelonés tiene ya demasiadas tablas y, hay que reconocerlo, sabe manejar un concierto de rock y sonar impecablemente. Rodeado por una banda curtida en mil batallas y arropado por montones de fans, de siempre y otros subidos al carro de la revalorización, asistimos a un espectáculo de hermanamiento colectivo masivo, en el que fueron coreadas muchas de sus canciones puño en alto. Y si bien los más veteranos echaron en falta muchos de sus clásicos en un principio, al caer en la segunda mirad “El Rompeolas” y más tarde “El ritmo del garaje” o “Cadillac solitario” con la que terminó, muchos de ellos acabaron ya satisfechos y recordando tiempos mejores para la Rock’n’Roll Actitud.

Siguieron otros catalanes pero de cariz totalmente distinto. Vimos a Manel hace ya unos años en South Pop y nos parecieron un grupo correcto en directo, pero en su reválida en festivales sevillanos han aprobado ya con notable. La banda de Guillem Gisbert sabe conjugar perfectamente lo que es el folk (cada vez más rock) de poso cotidiano plasmado en sus discos de estudio con una actitud de fiesta popular, en el buen sentido de la palabra, que acabó cuajando en un público ya receptivo al baile por las horas. Una pequeña sorpresa agradable con la que nos dejamos llevar hasta acabar ‘bailando raro’ como exigía la banda en el colofón. Estado ideal para afrontar la deliciosa sesión de DJ Floro a base de afrobeat y sus músicas de bailes exóticas habituales con la que cerramos la jornada.

 

IR A CRÓNICA DEL SEGUNDO DÍA.