/Crónicas///

Crónica: Primavera Sound - Barcelona (02/06/2007)

02/06/2007, Barcelona
9.7
10
Parc del Fórum, 62.000 en total
Precio: 85 a 130 €

Siguiendo con el problema de irse prontito para el Fórum, esta vez a uno le pesará haberse perdido a 6 Pm y sobre todo a Peluze en la presentación de su esperado largo. Habrá mas oportunidades, espero.

La primera cita aún así fue mucho mas pronta que el día anterior, pues a las 18:15 estábamos como un clavo resistiendo el sol barcelonés frente al escenario Rockdelux. Ted Leo y sus Pharmacists tuvieron que luchar con dicho sol de justicia, pero como era de esperar no les costó nada ponerse a sudar y dar lo máximo. La actuación tuvo de todo, pero básicamente estuvo basada en la energía de su nuevo disco “Living With The Living”, con temas como la caña de “Bomb.Repeat.Bomb”, la rockera “The Sons Of Cain” o la muy blues “A Bottle of Buckie”. Ted Leo, comanda el escenario con una solvencia exquisita momentos íntimos y emocionantes como “Timorous Me” o semi-hits catalanes como “La Costa Brava” (Aplausos nada mas pronunciarse palabras como Costa Brava, Girona, Sant Feliu o Barcelona). Ted Leo es mucho Ted Leo, y a otra hora se hubiera llevado al público al bolsillo de calle.

| LOS PRESIDENTES DE SU SALÓN |

Esperarse durante mas de una hora a que Standstill pudiera salir a hacer su acústico en el stand de MySpace fue de lo peor de todo el festival. Probablemente también exagero, pero la verdad que los horarios habían sido prácticamente perfectos durante todo el festival, así que quizás estábamos demasiado bien acostumbrados. Lo dicho con Standstill, Enric y Ricky (el bajista) en medio del salón tocando “Poema Nº 3”, “Feliz En Tu Día”, “1,2,3 Sol” y “Víctor San Juan” no tiene precio. Ni el solazo que nos daba a los que estábamos sentaditos en el suelo, ni el agobio de estar aquello repleto de gente ni siquiera la espera nos lo pudo ensombrecer. No me canso de decir que hoy en día no hay nadie como ellos. Menos mal que nos quitamos la espinita de no poder verles posteriormente…

Lo del retraso de Standstill supuso que mi visionado de la actuación de Durutti Column en el escenario ATP fuera algo mas corta. Para cuando llegamos, la cosa estaba no demasiado caliente con Vini Reilly. Durutti Column son una banda mítica como pocas, pero a la vez no es que hayan sido de prodigarse y publicitarse demasiado. Así que lo que mas teníamos era gente de la época de entre los que disfrutaban los temas con fanatismo. A nosotros, nos valió con verle tocar la guitarra junto a su inseparable Bruce Mitchell a las baquetas (elegante pañuelo en la solapa del traje), aunque para ser sinceros ni el destartalado sonido del escenario ni un final excesivamente repetitivo valió para entusiasmarse uno demasiado. Aún así, “Missing Boy”, “Sketch For Summer” o sobre todo una excepcional “Jacqueline” nos valió para darles el aprobado.

Renunciar a Architechture In Helsinki, Standstill en set normal (los veíamos la semana siguiente), Patti Smith, Lisabö (Tan increíble como lo de poner a la misma hora a Za y Melvins, es ponerles a estos a la vez que Isis) o Shitdisco (aunque en este caso, pasaron a ser Shitdisco DJ’s por problemas de la banda) fue sin duda de lo mas duro del festival. Pero tambien hay que reconocer que las actuaciones de Pelican e Isis lo merecían. De hecho, estas dos eran de las bandas mas esperadas por un servidor, así que la elección era fácil.

| NOCHE POST-METAL EN EL ATP |

Pelican, que giraron hace un año y algo con Cave In por nuestro país, primero desgranó todo su arsenal pasito a pasito. Y ese arsenal parece tener un filón de momentos álgidos en su calentísimo nuevo disco “City Of Echoes ”. De hecho, si algo podemos diferenciar de cuando tuve oportunidad de verles en dicha gira es que ahora suenan mas precisos y trabajados, sin perder ni un ápice de potencia. Definitivamente, se han puesto a la cabeza del genero y a buen seguro este nuevo disco será de los discos del año. Empezaron de hecho con unas impresionantes “Bliss In Concrete” y “City Of Echoes” que nos puso los pelos de punta: sonido perfecto y dando una lección de potencia. No contentos con ello siguieron desgranando material a la perfección de la talla de “Aurora Borealis”, “Red Ran Amber “ o una increíble y poco habitual, “Drought” que nos enloqueció las cabezas a todos. Se lo pusieron dificilísimo a Isis y al final, sus colegas la verdad que no lo consiguieron superar.

Aaron Turner y sus secuaces de Isis se subieron al escenario ATP con un publico plenamente entregado. Hace tiempo que se han hecho grandes, muy grandes. Algo así como los padres del post-metal, estilo por otro lado bastante de moda. Con ese panorama y teniendo en cuenta como se las gastan, la cosa no podía fallar. Inclusive, contando con que el repertorio estaría basado en “In The Absence Of Truth” (queramos o no, su disco mas flojo con diferencia) y con que no llegaran a sonar tan bien como Pelican media hora antes en ese mismo escenario. Pero a Isis les faltaron muchas cosas para igualarse a esa actuación anterior: faltos de potencia, excesiva frialdad en los gestos hacia el publico, sonido no excesivamente malo pero tampoco para tirar cohetes y mas “In The Absence Of Truth” de lo que imaginábamos. A pesar de eso, les valió con 50 minutos, un juego de luces precioso que dejaba a la banda casi a oscuras, “Dulcinea” del último, “In Fiction” de Panopticon y sobre todo un final como “The Beginning And The End”, que no hizo más que demostrarnos que sino estuvieron entre las tres mejores actuaciones del festival fue por que no les dio la real gana. Les necesitamos ahora en un concierto largo.

| MÁS JOVENES Y REBELDES QUE NINGUN OTRO |

Tras ellos, era el turno de ver a Sonic Youth en el escenario Estrella Damm interpretando “Daydream Nation”. Estos, a pesar de las declaraciones de Kim Deal al respecto, pusieron todas las ganas del mundo en hacer una revisión actualizada de un disco como este. Con un enorme telón de fondo con la vela que ilustraba la portada del disco, fueron repasando por orden exclusivo los temas. Tener que irse uno desde el ATP hasta allí hizo que tuviera la terrible mala suerte de perderme el comienzo de “Teen Age Riot”, pero al menos a tiempo de disfrutar por completo de “Silver Rocket”. Sonido prácticamente perfecto y una explanada igual de llena que con Smashing Pumpkins fue el otro recibimiento que tuvimos los que veníamos de ver a Isis. Y por supuesto, una panda de chavales con ganas de hacer ruido después de casi 20 años del estreno del álbum. Si, digo chavales, por que no se les puede llamar de otra manera. De lo mejorcito de la noche fue eso de disfrutar de “Total Trash”, “Hey Joni” o el mítico final de “Eliminator Jr.”, todo ello ordenadito pero pasado por la enorme licuadora ruidosa del directo de Sonic Youth (jams incluidas). Una vez acabaron con el disco, volvieron a salir a hacer algo así como un medio “Don’t Look Back” de “Rather Ripped”. A algunos no les gustó, pero al menos nos sirvió a todos para comprobar la actualidad del sonido de “Daydream Nation”. Además, impagables los bailes de Kim Deal en “Jams Run Free” (daban ganas de subir al escenario a bailar un poquito) así como temas que demostraron que siguen haciendo las cosas mas que bien, como con “Incinerate”. Thurston Moore, Kim Deal, Lee Ranaldo y Steve Shelley jugaron otra liga el otro día junto a compañeros de década como Melvins y bandas de ahora como Pelican, Modest Mouse o Battles.

Lo que es esto de la edad. Parece que estábamos en una reunión de la tercera edad con Patti Smith, Sonic Youth y Buzzcocks. ¡Pero que tercera edad! Buzzcocks, los últimos en salir, no sonaron ni la mitad de bien que lo habían hecho (por ejemplo) Sonic Youth. De hecho, era completamente ridícula la manera de cantar de Pete Shelley. Pero claro, en Buzzcocks eso ¿Qué importa? Pues nada mientras suenan temas míticos como “Fast Cars”. Pero claro, también es de agradecer que no te duelan los oídos de oír tanto berrido.

Cambio brutal de escenario. Del punk de unos al country-pop-rock de Wilco. No es que uno sea fan, pero son bastante buenos músicos. Su problema es que su propuesta no esta hecha para festivales y menos para las 2 de la madrugada. Tras 15 minutos de concierto, decidí verlo desde la lejanía consiguiente sueño que provocó. Lo dicho, no son mala banda, pero a mi me produjo un sopor enorme.

| BATALLITAS DE ABUELO |

Afortunadamente, como dijimos en la anterior crónica, la hora de la actuación de Battles había cambiado sustituyendo a Klaxons. Y digo afortunadamente por que termino beneficiándonos lo de poder ver a Battles y Sonic Youth aunque nos tengamos que perder a una banda a priori interesante como Klaxons. Battles arrasaron como nada mas habían hecho Melvins el primer día. Así de tajante hay que ser con ellos, pues la propuesta comandada por el gran metrónomo humano que es John Stanier de Tomahawk y Helmet junto al que fuera segundo guitarrista de Don Caballero Ian Williams (a la guitarra y teclados), el solista Tyondai Braxton (a los mismos instrumentos y a las voces) y un desconocido Dave Konopka ayudandoles a las cuerdas. El resultado, una especie de jam continua que si bien en disco cuesta mas pillarle el truco en directo, como prometía, fue una avasalladora y magnifica maquina rítmica, de guitarras imposibles, voces espaciales y una manera de agitar los temas colosal. Lo curioso de la banda es que, al igual que Don Caballero, graban partes de guitarra y teclados y van montando los temas sobre esas grabaciones. Eso y John Stanier, que ya era hora de que tuviera un reconocimiento como el que le dio Primavera Sound. Colosal el single "Atlas" con toda la gente que no los conocía anonadados y colosales las aceleradas "Tij", el final de "SZ2" y el bis que tuvieron que marcarse ante tanto estupor con la locuela "Dance". Los únicos que se pusieron al nivel de Melvins en directo, aunque verlos en sala debe ser ya demasiado.

Sin fuerzas para mucho mas, y menos después de Battles, un poquito del final de Play Paul en el CD Drome y luego el esperado DJ Hell. Había oído hablar de el, pero a decir verdad, creo que Battles fue el techo del festival: ¡Había que largarse! Y con lágrimas (ficticias) en los ojos, nos despedimos de un festival al que ponerle pocas pegas y muchas chapitas. Esperemos que el año que tengamos conciertos la mitad de buenos que los de Melvins, Battles, Modest Mouse, Sonic Youth, Kid Koala... ¡Hasta el año que viene pues!