/Reseñas///

Reseña: Black Mountain - Wilderness Heart

http://feiticeira.org
Wilderness Heart
8
8.2



Jagjaguwar [2010]
Productor: Black Mountain
Banda: Matt Camirand, Stephen McBean, Jeremy Schmidt, Amber Webber, Joshua Wells

La eterna pregunta de un grupo de rock es moverse o quedarse dónde has demostrado ya tener tu sitio. Black Mountain dejaron bocas abiertas por doquier con "In The Future", psicodélico tratado de cómo crear rock setentero que no sonara para nada a pastiche de bandas anteriores, sino lleno de una magia y misterio propios a la banda. Sintetizadores espaciales y voces ácidas eran el toque adecuado para que lo suyo no pudiera encuadrarse ni en el folk-rock, ni en el stoner, quedándose así en un rock psicodélico complicado de descifrar.

En "Radiant Hearts" la tropa canadiense abraza las maneras clásicas de composición, se acerca decididamente al folk, el rock sureño y al clima acústico. Tan sólo un par de canciones nos recuerdan a su sonido reciente. La primera es el single "Old Fangs", donde si encontramos esa colisión de riffs rocosos y teclados volátiles, mientras los ecos de Black Sabbath suenan en las voces. Mucho más propia de "In the Future" sería la psicodelia endiablada de "Wilderness Heart", decididamente más cercana a unos Queens of the Stone Age que a unos Black Crowes, que parecen ser más determinantes en el resto del disco.

Este mayor clasicismo no es necesariamente malo, pero sí algo decepcionante en una banda que ya ha demostrado talento creativo superior. No se puede decir que "The Hair Song" no sea folk-rock sureño de nota, ni que "The Way To Gone" no pueda rivalizar con muchos himnos hippies escritos en aquellos tiempos. La rara avis del disco, sin duda el asalto heavy metal de "Let Spirits Ride" encajonado entre el lisérgico viaje blues-rocker de "Rollescoaster" y la melancolía nebulosa de "Buried by the Blues".

El disco acaba también lento, no podría ser de otra forma. La deliciosa y tranquila balada "The Space of Your Mind" nos lleva a la un poco más épica y atmosférica "Sadie". Canciones todas de mucho empaque y muy buenos referentes de los 60 y 70, pero en un tempo tan calmado que ya estamos deseando otro disco de Black Mountain en el que regresen a sus otras facetas más libres en sonidos, tempos y duraciones.