/Crónicas///

Crónica: Samiam - Madrid (22/10/2011)

22/10/2011, Madrid
6.0
Jason Beebout, Sergie Loobkoff , Charlie Walker , Sean Kennerly y Billy Bouchard
6
Ritmo y Compás, Tres cuartos de aforo
Precio: 20 euros

Los californianos Samiam retoman con su reciente trabajo "Trips" su viaje a la edad de oro de su propuesta de emo-core noventero, demostrando que a pesar de venir de la ciudad de El Sobrante, su propuesta sigue siendo muy válida hoy en día.

Hace ya cinco años de su última visita y de su previo álbum, un "Whatever's Got You Down" que ha envejecido realmente mal, cosa que no parece que vaya ocurrir con esta nueva entrega para el cancionero de Samiam.

Sin tiempo para presenciar el concierto de los primeros teloneros, los locales Days Of Heroes, nos quedamos perplejos viendo lo bien que vuelve a defender sus temas el segundo telonero, Eric Fuentes y sus chicos de El Mal. Lejos quedaron ya los tiempos en que The Unfinished Sympathy comenzaban a despuntar con sus primeros discos y con una solvencia en directo que permaneció mucho más sólida de lo que podríamos pensar con tanto cambio de formación. Ahora Eric, con nuevos secuaces, mantiene muy en lo alto todas y cada una de las cualidades que lo encumbraron como uno de los "líderes" - la dichosa palabra de marras no hace justicia a la situación, lo sé - de esa Generación BCore que también encumbro a otros como los ahora más tranquilos Standstill o a Ramón Rodríguez antes de que existiera The New Raemon.

El repertorio se centró en su reciente debut bajo el seudónimo de Eric Fuentes & El Mal y no hubo nada de tiempo para su material previo, aquel que se encontraba en el experimental "Bahía Paraíso". Aquí no hubo lugar para eso ni para ningún otro momento de concesión, así que fueron cayendo los temas más destacados del anteriormente citado álbum, sobre todo esa magnífica pieza en catalán que es "Hora punta en territori enemic", la continuación de "Rock For Food" con "Rock and Roll is a Full Time Job", la más melodiosa "Little Wild Girl", una versión guitarrera del "Ataque Preventivo de la URRS" de Polanski Y El Ardor y una apropiada finalización con su hit "Growl", aprovechando que en los que se basó para el videoclip se han retirado de la palestra.

El concierto de Eric no tuvo el mejor sonido que hayamos disfrutado últimamente, pero tampoco nos pudimos quejar de algo exagerado, así que todo hacía presagiar que el de Samiam cuanto menos sonaría así. Craso error. Al final fue ese el mayor lastre de un concierto que gozó de una comunión y ganas entre público y banda prácticamente redonda. Jason Beebout, el regordete y calvo cantante de la banda, aparecía en escena menos serio que de costumbre y algo más gracioso. Por suerte, esos indicios de alcoholización - comedida, tampoco nos pasemos - no afectó a unas cuerdas vocales que no parecen dispuestas a desgastarse. El otro aliciente del concierto, su eterno acompañante Sergie, estuvo muy serio durante todo el evento aunque siempre preciso con las cuerdas.

Comenzaron presentando los cuatro primeros temas de "Trips" que ciertamente funciona en vivo, sobre todo con unos temas tan buenos como "September Holiday" o la pegadiza "Clean Up The Mess". Luego fue el turno de los clásicos, pero por culpa de un emborronado sonido de nitidez difuminada apenas pudimos disfrutar de "Mexico" y "Super Brava". Y la gente estaba dispuesta a cantar todo, que para eso son Samiam y llevan media vida creciendo con ellos y sus emotivas canciones, tanto que al final un intrépido de primera fila agarró el micrófono de Jason para quejarse a los de la mesa de sonido que, por otro lado, quizás no tuvieran culpa de nada.

El sonido mejoró medianamente hacia el final del concierto o nuestros sonidos se ecualizaron para rescatar de la maraña la voz de Jason, así que pudimos disfrutar algo más de "She Found You", "Factory", "Stepson" o la habitual "Capsized". Ya en los bises, unas vitamínicas versiones de "Full On" y "Doll" hicieron enrojecer la pobreza de una canción como es "When We're Together". Nos dejaron un sabor de boca agridulce, entre lo bueno de ver que aún siguen en forma y lo molesto de un sonido que no te deja disfrutarlo.