/Crónicas///

Crónica: Rosvita - Madrid (26/02/2009)

26/02/2009, Madrid
8.4
Nacho, Mane y Manolo
9
La Boite, 3/4 de sala
Precio: 7 €

Con la diversificación de sonidos a la que ya nos tiene acostumbrados Nooirax Producciones, no es de extrañar que para celebrar su aniversario se contara con dos bandas tan distintas como son Rosvita (inicialmente iban a ser Belvis) y Tinnitia.

En nuestro caso nos tiraban más los primeros, pero en vista de la buena cantidad de gente en ambos conciertos, queda claro que son dos bandas ya de buen tirón. Primero Rosvita volvieron a demostrar que están en una forma envidiable. Como goleadores en racha, vamos. Ni el excesivo volumen del nuevo equipo de La Boite (fenomenal intento por parte de la sala de mejorar su sonido, aunque aún tienen que pulir cosas), ni un ambiente calmado entre el público les permitió no volver a dar un soberbio repaso a sus mejores temas.

Cuando no es a guitarrazos ("Próxima Parada: Quijada Quemada") es a golpe de teclados ("Esas Palmas Me Han Dao La Vida", "Llevame a caballito (D. F.)"...) o a golpe de una sección rítmica envidiable ("Hoy No He Visto La Luz"). Hasta tirando de estribilo machacón como con "Calcetines Rojos De La Suerte"... Que sigan así, que estos son otros que en el próximo Primavera Sound dejarán a mas de un hype en bragas.

Después de lo de este trío, los numerosos miembros de Tinnitia lo tenían harto complicado. Ellos le pusieron ganas y los de abajo a su altura, pero al igual que les ocurre en estudio no terminan de sacar con claridad las buenas influencias de Faith No More, Mr. Bungle o inclusive Sleepytime Gorilla Museum a pesar de ser unos músicos la mar de resolutivos. Falta convertirlo todo en canciones que vayan algo más al grano, quizás.

La voz de Mateo es quizás el mejor ejemplo, fenomenal en todos los registros y en la presencia en escena, pero al final su buena voz se pierde por pasajes excesivamente largos y canciones carentes de una melodía definitiva y rompedora. Como decimos, un problema mas en la composición de las canciones que con el buen gusto y buen hacer de cada uno de los miembros de la banda. Quizás sea un exceso de exigencia por nuestra parte, pero viéndolos tocar tan bien hay que pedirles mas.

Esperemos que poco a poco vayan salvando escollos, como por ejemplo ya les pasó a Rosvita con un primer disco muy irregular y difuso. Eso sí, las versiones de Mr. Bungle y Faith No More hay que mantenerlas siempre.