/Crónicas///

Crónica: Primavera Sound - Barcelona (28/05/2015)

http://feiticeira.org/

Arrancaba un Primavera Sound ya consolidado como festival gigante y cumplía 15 años alejado de esos inicios underground de carteles poblados por nombres semi-ignotos para el festivalero medio. The Strokes, Black Keys, Alt-J o los más fieles a la marca, Interpol, sentaban reclamos populares que distanciaban poco sus letras grandes de la de cualquier otro festival de pop. Pero como siempre lo interesante para nosotros estaba más abajo y aquí va nuestra crónica para dar testimonio de ello.

Armados de nuestros horarios (o sea, nuestros propios horarios) nos dirigíamos al Fòrum como siempre perdiéndonos algún concierto al que queríamos llegar. Los damnificados inaugurales fueron Perro a los que ya pillamos cerrando su loca celebración de Valeri Karpin y compañía. Tras recoger el consabido ticket, inauguramos el subterráneo Heineken Hidden Stage y sus pulseritas luminosas con Sierra Leone Refugee All Stars con su mezcla bien-humorada entre la música africana y el reggae y salimos para un breve menú degustación de jóvenes promesas indies; aprobamos a Twerps, pero Cheatahs y Viet Cong tendrán que recuperar por lo que pudimos ver y oir. Máxime cuando nos pasamos por el recital de clase mayúscula que Giant Sand ofrecían en el ATP. Seguramente, sentimentalismos aparte, tan interesante al menos como lo que The Replacements ofrecieron ya en Mordor. Y es que a las incomodidades de ver a grupos de este calado en aquella zona y a pleno día, se sumaron un repertorio corto y en el que faltó mucho clásico. Esto no nos impidió cantar a pleno pulmón "I Will Dare", "Left of the Dial" o "Alex Chilton", pero la sensación de tener a una leyenda del rock de vuelta ante nosotros debió haber sido mejor aprovechada y no quedar en un momento más que se pierde en el sumidero del festival.

FOTO: Eric Pamies

FLEQUILLO Y GORRA VS. BIGOTE IRÓNICO

Por suerte ya se nos fue la luz para disfrutar de Mineral, más nostalgia, incluso un tanto anacrónica a priori, pero que sonó con tremendo cuerpo y tan sólo con alguna pega que poner a nivel vocal. Es malo para las voces emo aquello de dejar tan atrás la adolescencia. Y sólo nos tuvimos que desplazar unos metros para disfrutar de la continuación lógica con Brand New, una de esas bandas que explotó el legado emo ya de pleno en el rock alternativo de principios de siglo. Era una de las sorpresas estilísticas del Primavera Sound, uno de esos grupos que nunca había estado ni se les esperaba y demostraron que no todo tiene que tener el sello de Pitchfork para triunfar en el festival. Con gran entrega y doble de percusión a ratos, estuvieron mejor en los temas recientes, herederos de los 80 y 90, que sus comienzos emocores, eso sí.


EL VINO, LA GARRA, EL HUMO...

La siguiente fase era mi gran punto negro del festival. Conocido ya el directo de The Black Keys opté por dar una oportunidad a Chet Faker, uno de los pocos artistas que he visto en el festival sin realmente decirme mucho. En directo cumplió y superó a ratos la inherente sosería de su propuesta de electrónica de punto elegante y pop. Desde luego sus fieles enfervorecieron. Ya que estábamos por experimentar, cambiamos de tercio a Sunn O))) porque nos han dicho que esto hay que verlo al menos una vez en la vida. Yo no suscribiría tal afirmación aunque sin duda lo que Stephen O'Malley y sus monjes del drone hacen sobre el escenario es digno de contemplar. No sabemos si pesa más lo audible, lo vibrable o la liturgia escénica pero a mí me llegaron más las atmósferas que los momentos de puro ruido saturador y supuestamente catárquico.

Y ya nos quedamos en el metal con el stoner-doom de unos Electric Wizard que cada vez viran más a un stoner no demasiado característico pero que por suerte se acordaron de su pasado en el setlist. Metal en el Primavera, siempre bien. Como lo de Andrew Weatherall por mucho nombre que gaste, tenía pinta de pachanga, nos quedamos con los locales Suicide of Western Culture, expertos ya en cerrar jornadas del festival con su propuesta entre ruido y baile ya no muy rupturista, pero eficaz.

 

VIERNES: Sleater-Kinney, Run the Jewels, Death From Above 1979, Jon Hopkins, The Soft Moon
SÁBADO: American Football, Einstürzende Neubauten, Dan Deacon, Babes in Toyland, Nueva Vulcano