/Crónicas///

Crónica: Primavera Club - Madrid (10/12/2009)

10/12/2009, Madrid
7.3
7
Neu! Club, Caracol y Círculo de Bellas Artes, Completo
Precio: varios precios

Para la segunda velada, ya con una ampliación de público digna de mención con todos los foráneos en el circuito de salas, Ted Leo arrancaba una sonrisa casi sin quererlo. El Neu! Club (Galileo Galilei de toda la vida) era a priori una sala demasiado seria y gris como para que el punk rock de raíz añeja de Leo y The Pharmacists cuajara. Estar en las primeras filas no era recomendable, pues Ted y su nueva cresta (¡con camiseta anarquista incluida!) se había predispuesto a dar cera de la buena, comiéndose el sonido del resto de la banda. Desplazarse atrás, ya con una perfecta “Where Have All the Rude Boys Gone?” que cayó en los primeros compases del concierto, fue la gran idea. Sonido perfecto, y una desnuda “Timorous Me” unida “Walking To Do” como broche final las mejores cualidades de un sensacional concierto de estos punks que no son punks.

La siguiente parada era algo alejada, en la sala Caracol de Embajadores. Standstill pese a quién pese eran una de esas propuestas que hacía a muchos comprarse la entrada de un día, pero evidentemente la gente que los sigue debió optar mas por ver su espectáculo del día siguiente en la Joy Eslava que este acústico entrañable y de estreno. Enric y Ricky Falkner repasaron primero los temas de siempre, vistos desde un punto de vista que si no era primicioso en su trayectoria si daba un vistazo distinto. Sobre todo muy curiosas “1,2,3 Sol” o “Cuando” para cerrar. Pero la novedad vino con la inclusión de una especie de doble tema nuevo, compartiendo letra pero no música ("Bonaparte, llegamos tarde"). Una gozada para los que los llevamos viendo tanto tiempo, pero quizás algo lineal para los que cuadraron su concierto esperando un concierto habitual de esta banda.

La elección de emigrar a darle una segunda oportunidad a Devendra Banhart fue uno de esos errores festivaleros dignos de la variedad de posibilidades del Primavera Sound. Mientras A Place To Bury Strangers dieron uno de los conciertos del festival según la mitad del público, las ansias de ver un repertorio algo mas “perroflauta” de Devendra & The Grogs no dieron sus frutos en absoluto. En realidad su concierto no fue peor que el del día anterior. A pesar de una selección aún mas mejorable de su repertorio, vimos a un Banhart mas centrado en el concierto, que aún sin el gran momento del día anterior que fue “Seahorse” mejoró notablemente. Pero si, aún me arrepiento mucho de no haberme quedado en Caracol, claro.

Suerte que Port O’ Brien si que cumplieron de sobra con lo prometido: buen rollo, sonido Arcade Fire y un puntillo gamberro. Lo primero lo consiguieron poco a poco, desde la adaptación a los retrasos horarios que hubo, pero lo de mantener a Arcade Fire en los recuerdos de todo el público lo mantuvieron desde los primeros acordes. Su propuesta quizás peca en exceso de lineal, pero los nuevos temas parecen darle algo de viveza a su directo. De lo que no cabe duda es que la dosis de gamberrismo la tuvimos a tope en el final soberbio de concierto con su gran hit “I Woke Up Today”, con invasión de escenario incluida. Esta vez elegimos bien, que el día después en Caracol no hubo de esto.