/Crónicas///

Crónica: Nueva Vulcano - Madrid (11/07/2013)

11/07/2013, Madrid
8.6
Albert, Artur y Wences
8
Costello Club, Lleno
Precio: 9 euros

No queremos exagerar demasiado, pero es inevitable cuando te enfrentas a conciertos tan especiales como este de décimo aniversario de Nueva Vulcano y quinto del sello La Castanya. En el romanticismo que esconde una escena independiente en la que no siempre (más bien nunca) perduran los mejores, los más especiales y los más honestos, casos como el de Nueva Vulcano nos reconforta. E insisto en no exagerar, porque precisamente este trío catalán no están entre los que mejor tocan ni su cantante Artur entre el top de mejores cantantes españoles, pero lo que hacen es tan especial y único que los lleva muchos pasos por delante (o aparte) del resto.

Antes de repasar el concierto sorpresa de Nueva Vulcano conviene hablar de los dos conciertos previos, todos ellos no muy extensos. Los primeros fueron Aliment, banda de corte más garagero/lo-fi aunque con cierto deje de origen más post-hardcore. Son otros que dentro de esta moda con la etiqueta anteriormente mencionada salen a flote haciendo algo especial. Nos quedamos con "Holy Slap" sobre todas las canciones, aunque igualmente supieron aprovechar el sonido de la caverna que es Costello para sonar mucho más punk. El momento emotivo vino cuando se acordaron del recientemente fallecido Uri, de Surfing Sirles. El único momento en el que nos paramos a pensar, el resto del tiempo mandaban los pies y el ritmo.

Biscuit fueron quizás la antítesis de las otras dos bandas de la noche, ya que con sus veinte años de carrera a la espalda se las saben todas. Rock and roll del bueno, con buenos músicos y con buenas canciones. Quizás estilísticamente podían parecer algo más alejados de los otros compañeros de sello, pero con su concierto convencieron hasta al menos rockero de la sala. Personalmente me parece que cuando sacan su vena más powerpopera las cosas funcionan mucho mejor que cuando se ponen clásicos, seguramente porque con la pegada de su batería y las ganas del resto de la banda la cosa queda en algo muy especial.

Y luego llegó el plato fuerte del regreso oficial de Nueva Vulcano a los escenarios, tras un par de actuaciones previas en suelo catalán en modo secreto y haciendo versiones de The Replacements. Si dentro del lleno que registró la sala durante toda la jornada se estuvo cómodo, para cuando el trío catalán se subió al escenario las primeras filas estaban repletas. La cosa empezó algo calmada recordando "Principal Primera" (si la falta de oxígeno no me jugó una mala pasada), pero para cuando atacaron "El Día de Mañana" de "Juego Entrópico" la cosa ya se tornó en el mayor karaoke del mundo, sobre todo coincidiendo con que la guitarra de Artur falló y el respetable siguió la canción con Albert y Wences.

No hubo marcha atrás. Ni con las canciones nuevas que presentaron inmediatamente después de repasar por completo "su mejor disco" (en boca del propio Artur) mencionando el EP de dos canciones "Los Días Señalados". Los cuatro temas sonaron bien, con especial mención a dos títulos: "Mogollón" (esa palabra fea que dice tanto con tan poco) y "La Más Grande Historia Jamás Contada" de carácter algo más pop (homenaje a la película bíblica, en boca del propio Artur). Luego llegó el cierre con el repaso a "Los Peces de Colores": "Dulce y Ácida", "Te Debo un Baile", "Amor Moderno" y "Níquel, Canela". El resultado final fueron sonrisas, abrazos, sudor y una ovación cerrada a un grupo único en todos los sentidos. Bienvenidos de vuelta.