/Crónicas///

Crónica: Fishbone - Madrid (26/10/2006)

26/10/2006, Madrid
8.7
Angelo, J. Norwood, Steward,Mc Knight, R. George,Dre, Curtis
9
Sala Caracol, Lleno
Precio: 15 € / 18 €

Decir Fishbone, es decir banda mítica. Los angelinos vinieron de nuevo a España, reservándonos cuatro fechas entre las que estaba la que nos ocupa, Madrid.

Angelo C. Moore y John Norwood Fisher, miembros fundadores se han nutrido de colegas lo suficientemente buenos a los instrumentos como para formar parte de la etapa actual de una banda de tanto peso, grabando incluso el disco nuevo publicado este mismo año. Aparte de Angelo (que cantó y tocó saxo, theremin y percusión) y de John Norwood (coros y bajo) la banda se completaba con John Steward a la batería, Rocky George de Suicidal Tendencies a la guitarra, Dre Gipson a las voces y teclados y Curtis Storey Jr. a los vientos junto a John McKnight, que también tocó la guitarra.

Espectacular la actuación de estos perros viejos de los escenarios, dejándonos claro que cuando alguien disfruta dando conciertos pocas pegas hay que ponerles. Nada mas y nada menos que dos horas y media pasadas de actuación, teniéndonos que salir de la casi repleta sala Caracol en los últimos cinco minutos (por lo que me contaron) para poder llegar a tiempo a la periferia madrileña a tiempo. Y es que, la verdad que la duración del concierto fue un arma de doble filo. Lo mejor y peor de la actuación, ya que los últimos compases del concierto se hicieron considerablemente aburridos, con un set list bastante soporífero.

Es difícil recordar siquiera todas las canciones que tocaron, pero si la memoria no me falla el comienzo fue con "Unyielding Conditioning", siguiendo el resto de canciones muy en la onda más reggae de la banda con temas de esos de ponerte la sonrisa en la cara sea como sea, como "Everyday Sunshine" o "The Suffering" que sonaron a la perfección, como durante todo el concierto en la madrileña sala Caracol. Otros temas míticos de la banda sonaron al principio de la noche como es el caso de "Rub-A-Dub Soldier" o la loca versión de "Freddie's Dead" en el cual el teclista y cantante de la banda, Dre Gipson, se bajó junto a Angelo entre el público de manera bastante loca.

Mención aparte se merecen Dre y Angelo en este aspecto. Hasta tres veces se bajaron, otras tantas volaron en manos de la gente (en una ocasión Dre se hizo la sala Caracol enterita en “vuelo libre"), en otro par de veces bajó también el propio Dre a incitar al público a poguear y ambos cantantes durante toda la actuación demostraron en esplendido estado de forma con volteretas variadas, algo verdaderamente increíble teniendo en cuenta que no descansó la banda hasta la segunda hora de concierto.

Para ese momento la Sala Caracol era ya un "circo" importante, en algunos casos muy al margen de lo que ocurría en el escenario. Por un lado, el buen ambiente reinaba mientras oíamos temas tan grandes como "Hide Behind My Glasses" o "Ugly" que provocaron el delirio del personal. Por otro lado se empezaba a oír también mas distorsión de guitarras en el set list como paso con "Face Plant" o "Date Rape". Pero como decimos aparte de lo de encima del escenario abajo teníamos otro buen espectáculo protagonizado por una chica que se lanzó varias veces desde el escenario, se golpeaba con un "amigo" suyo en estado de shock por algún de sustancias “perversas” y por ultimo, otro chaval con algunas copas de más que también empujaba y molestaba a los demás.

Cabe destacar que la banda presentaba "Still Stuck In Your Thorat", disco que aún no habíamos tenido oportunidad de oír entero pero si pudimos degustar con antelación algún adelanto desde la página web de la banda. De estos temas nuevos, que prometen mucho para el resurgimiento creativo de la banda, sonaron las divertidas, desenfadadas y alegres "Behind Closed Doors" o "Party With Saddam" (irónica la letra mencionando a Saddam, Bin Laden y George W. Bush). Otro tema muy prometedor es la rítmica y cercana a la samba "The Devil Made Me Do It", así como temas más metaleros y aguerridos como "Let Dem Ho's Fight" que nos dejó el regustillo a algunas de sus mejores piezas de la época más cercana al punk de la banda.

Hacia el final la jauría se tranquilizó y los demás pudimos seguir bailando a otro ritmo más civilizado, ya que quedaba la traca final del concierto con algunos de los temas estrella de la banda como "Sunless Saturday", la excelente y loquísima "Alcoholic" que está vez sí puso la Caracol patas arriba, y para despedirse una "Party At Ground Zero" que provocó menos locura de lo esperado en la “sauna” de Caracol.

En seguida volvieron entre la algarabía del personal y tocaron temas nuevos y algún otro que no es de los temas más habituales de la banda angelina. Cuando pensábamos que solo íbamos a tener ese bis, volvieron a salir una segunda vez en la que el concierto siguió decayendo todo lo que había subido en la parte final del set normal. Al final entre el aburrimiento y las horas que eran ya, decidimos marcharnos de la sala para poder coger aún el Metro, mientras Fishbone seguía haciendo largas jam's e improvisaciones variadas.

En definitiva, concierto impresionante el de Fishbone, pero una pena que por el hecho de tocar tanto cayéramos aburridos en los bises. Y no sería por que no les quedarán canciones en el tintero, por que aún recuerdo que ni "Fishbone Is Red Hot", ni "Fight The Youth", ni "Housework" , ni sobre todo “Bonin' In The Boneyard" sonaron aquella noche. Eso sí, deberían aprender bandas colegas como Red Hot Chili Peppers de ellos, ya que lo de Fishbone en directo no tiene otros adjetivos que no sean "honestidad", "simpatía", "profesionalidad"... y por supuesto, "locura"... Pero mucha "locura".



PUBLICIDAD