/Crónicas///

Crónica: DCode Festival - Madrid (15/09/2012)

El festival en su segunda jornada tenía una apertura que nos hacía especial ilusión con la apertura del metal instrumental de Syberia, que estrena justo disco de debut estos días, pero lamentablemente el cansancio y el reloj no jugó de nuestro lado. Por los pelos si que llegamos a ver los últimos toques del concierto de los madrileños Fira Fem, una de las bandas más arriesgadas del momento con esa electrónica que tantos recuerdos de Animal Collective, Caribou o incluso los propios Delorean nos traen a la mente. El Sol en todo lo alto los puso las cosas muy difíciles, pero los intrépidos que tuvieron la valentía de presentarse delante del escenario a verlos debieron quedar encantados, aunque si hubo unos que sorprendieron a todos fueron Cápsula en el escenario pequeño. Los argentinos afincados en Euskadi brindaron la actuación más enérgica y rockera de todo el festival. Una vez más se desentendieron del entorno y regalaron una de esas actuaciones en las que importa poco si te gusta el rock de raíz setentera, si conocías a la banda antes o si simplemente estabas ahí de paso. Martín sigue siendo una máquina escénica y sólo cabe esperar que con su paso por DCode hayan conseguido crecer su público un poco más.

La actuación posterior de los británicos Django Django en el escenario más grande formaba una especie de emparedado entre dos de las propuestas más guitarreras y potentes de todo el festival: la de Cápsula y la de Lüger. Hay que reconocer que a los uniformados y pálidos chavales les costó defender los temas de su debut discográfico, entre otras cosas porque en dicho artefacto sonoro tenemos demasiados artilugios, por la calidad de las canciones no será. Al final terminaron convenciendo a todos con una propuesta que quizás era demasiado complicada para una jornada plagada de nombres poco arriesgados en su propuesta. Lo de los madrileños Lüger volvió a ser de traca y ya no sabemos ni las veces que los hemos visto arrasar. Si decíamos que Django Django eran arriesgados para un festival con bandas indies como The Killers, ¿De Lüger qué decimos? Pues que volvieron a lo suyo, plagando de ritmos salvajes y guitarras potentes los oídos de todos los que necesitamos eso precisamente. Tuvieron un montón de problemas, incluso petando un ampli de bajo, pero con temas como "Monkeys everywhere", "Dracula's chauffeur wants more " o "Swastika sweetheart" nos da igual.

Con el cierre de Supersubmarina en el grande como algo testimonial nos pasamos una vez más al pequeño a ver otra descarga de adrenalina, en esta ocasión de la mano de los también madrileños The Right Ons. Si en algo brillaba el segundo día del festival era en no caer en los nombres típicos (aparte quizás de Supersubmarina) y brindarnos algunos de los mejores directos de la capital, entre los que naturalmente están en lo suyo unos Right Ons que aunque han perdido mucha vena funk y soul por la ganancia de distorsión saben como mover el cotarro como pocos. Álvaro es otro que volvió a demostrar su presencia y feeling en escena, al igual que su batería Ramiro cuando le tocó cantar. Después en el grande The Kooks tenían que demostrar la razón por la que son ya un plato fuerte, sin haber demostrado gran cosa en estudio. Nosotros no se lo vimos, a pesar de que la banda de Brighton brindó momentos muy divertidos. Entre los momentos más celebrados estuvo "Naïve", "Oh La", "Seaside", "She Moves in Her Own Way" y la aparición de Mark Foster de Foster The People en "Pumped Up Kicks". Entretenido sin más.

Sacrificando el concierto de Capital Cities, que al parecer conquistaron a todo aquel que no estaba convencido ni por The Killers ni por The Kooks  nos acercamos al momento en que la explanada se iba a llenar para el gran macroconcierto. La banda de Brandon Flowers llegaba, tras cerca de tres años de ausencia en sueño español, así que los ánimos andaban muy caldeados. The Killers empezaron fuerte, con algunos de sus mejores temas sonando desde el inicio con solvencia técnica de los cuatro miembros oficiales y el resto de su acompañamiento. En seguida estuvo ahí "Somebody Told Me", "Spaceman" y "Smile Like You Mean It" y la verdad que para los más escépticos (entre los que me incluyo) el evento adquiría inesperadas dotes de calidad que poco a poco fueron tornando en un aburrimiento dado sobre todo por una discografía insuficiente.

La ejecución continuó perfecta a lo largo de la hora y veinte de concierto, impactante sobre todo en el lado de la voz de Brandon que estuvo impecable. "Human" fue coreada como si estuviéramos ante los U2 más en forma, así como "Mr. Brightside" hacia el final del set. La cosa había levantado un poco, pero los bises lineales centrados en el "When You Were Young" convenció a los fieles pero no al resto. Dicen que Letizia Ortiz estuvo por allí, no sabemos en que grupo de los dos incluirla.

Con la huida en estampida que se provocó nada más acabó el concierto de la banda de Las Vegas se confirmó que más de la mitad de los asistentes a esta segunda jornada no tenían mucha intención de descubrir nuevas propuestas más allá del pop de estadio de The Killers.  Aún así Kill The Hipsters dieron mucha tralla en el pequeño, mientras Eme Dj tuvo la suerte de poder cerrar el grande con una sesión donde cabía todo: la canción del Rey León, Franz Ferdinand y alguna que otra propuesta arriesgada.

Esperemos que el éxito de público nos mantenga un festival más que necesario en la capital, sobre todo con unas fechas que pueden traer grandes nombres en el desolado panorama festivalero de septiembre. Eso sí, a los pobres estudiantes que sufrieron el ruido en plenos exámenes habría que tenerlos en cuenta también.