/Crónicas///

Crónica: Cultura Urbana - Madrid (15/05/2010)

Parecía que el cartel de esta edición de Cultura Urbana no iba a mantener el tipo con respecto a otras ediciones, pero hemos de decir que fue un verdadero éxito en todos los sentidos. De hecho es bueno ver cómo el festival ha sabido abrirse a otros terrenos que no son los estrictamente hip hop, gracias a la incorporación de una banda como Buraka Som Sistema o la de una sesión tan variada como la de Afrika Bambaataa.

| LA LIBERTAD DE JURASSIC 5 |

Nuestra jornada comenzó viendo el final del concierto de Rapsusklei en el escenario grande, el del pabellón Madrid Arena. Allí pudimos comprobar que el tirón del hip hop nacional es algo incontestable hoy en día. Con SFDK luego lo concretamos del todo. La propuesta del niño de la selva tuvo una novedad clave con respecto a su actuación del año pasado, su nuevo trabajo discográfico "Pandemia". Parece que triunfó con eso y con sus habituales temas ante una muchedumbre enfervorecida que vio como le recortaron el set un poco para poder dar paso al resto de actuaciones sin retraso.

Mientras se producían los cambios hubo tiempo de aprovechar el repaso al recinto: gente dando toques con un balón de fútbol que luego fueron reemplazados por breakers, camiones que se convierten en cabinas de Dj, una pared extensa recibiendo a los grafiteros, cabinas de tickets bien distribuidas evitando las típicas colas y otros dos escenarios que visitar.

El tercero de ellos, el más íntimo, vio como Legendario daba muestra de su fiereza antes de ayudar a Zatu en su concierto con SFDK. Su estilo cien por cien andaluz supo aprovecharse bastante bien de ese punto de agresividad para dar un concierto que no habría tenido sentido en cualquiera de los otros dos escenarios. La cercanía hizo que lo que podría haber sido algo bastante lineal quedara en buen lugar.

Todo esto quedó en nada cuando la voz grave de Chali 2Na apareció en escena con su banda y su voluminosamente simpático colega. Buenísima lección de buen rollo la que brindó el Mc de Jurassic 5, sabiendo elegir lo mejorcito de su reciente debut en solitario, "Fish Outta Water", desde la inicial "International" hasta "Graff Time" y "Look Shit Down" hacia el final.

Las tres virtudes principales por las que nos encantó su concierto fueron claras. Chali tiene unas tablas a la hora de escupir buen rollo que son incontestables. Además el uso de su banda de manera bastante minimalista (batería, bajista y teclista) fue una elección genial. Por último, supo dejar una pincelada de Jurassic 5 en "Freedom" creyendo en su propio repertorio a la hora de continuar el set, algo que luego Raekwon no terminó de hacer.

| LA MALA NO LLENA Y SFDK REBOSAN ÉXITO |

La Mala Rodríguez fue la siguiente en el escenario grande, ya con un considerable retraso al salir a escena que propició que nuestras horas de sueño se fueran retrasando. Su nuevo trabajo está ya en el horno, y el hecho de elegir dichos temas para presentarse en Cultura Urbana 2010 no la ayudó. No sabemos si fruto de ese alejamiento del hip hop del que hacía gala le ha hecho alejarse del público mas pureta o que el Myspace Secret Show de esta semana, pero desde luego cosechó una escasa asistencia en el pabellón. La gente no llegó a entrar nunca en el concierto, aunque es cierto que La Mala puso las ganas y la fuerza habituales en ella. Vale que porción estilística se ha ampliado, que eso es propio de una artista que quiere evolucionar como ella, pero el concierto fue algo plano y lineal. Suponemos que una vez salga el disco no tendremos que acordarnos tanto de los "Por la Noche", que claramente fue de los más celebrados.

Por contra, SFDK cosecharon un exitazo que ni Raekwon ni Afrika Bambaataa consiguieron igualar en el escenario grande. Lleno absoluto para unos chicos que probablemente no estén en su mejor momento de forma y de composiciones, pero con un bagaje y convicción fuera de toda duda. Fueron de más a menos, sobre todo gracias al magnetismo que tiene Zatu cuando se sube a un escenario. "Siempre Fuertes 2" se presentó ante las masas con un éxito de asistencia, aunque a algunos se nos hiciera algo largo el evento.

| PESOS PESADOS |

Raekwon posteriormente fue capaz de lo mejor y de lo peor encima del escenario. Vale que pertenecer a Wu Tang Clan es algo cómo para repetirlo hasta la saciedad y hacer buen uso de ello, pero si antes decíamos que Chali 2Na se vanaglorió lo justo de su grupo principal, a Raekwon le pesó el recordar demasiado a su banda de niggas y poco a dos obras maestras del género como "Only Built 4 Cuban Linx…" y "Only Built 4 Cuban Linx… Pt II".

Sesiones de Dj aparte y proclamas Wu Tang Clan aparte, Raekwon demostró una fuerza, garra y tablas sorprendentes. Además, agradeció cada uno de los aplausos con una honestidad inusitada para una rap star como ésta. La nota curiosa fue ver cómo hizo suya una bandera canaria creyendo que estaba "representando" a Madrid o incluso a España. Mejor así, claro.

El gran cabeza de cartel del festival era Afrika Bambaataa, y podríamos decir que registro un aforo similar al de SFDK pero con algunas calvas. Quizás, los retrasos con los horarios hicieron que mucha gente tuviera dura elección entre el líder de la Zulu Nation y los demás escenarios. Quizás el hecho de que Afrika Bambaataa viniera a marcarse una sesión sin más también retrasó las ganas de unos pocos. Los que no, terminaron subiéndose al escenario a pegarse unos bailes de puro break en uno de los momentos álgidos del festival.

Lo que está claro es que el señor Bambaataa con sus tres colegas (grande el hombre musculado que pululaba por el escenario sin hacer nada) nos hicieron pegar una buena fiesta, mezclando todo lo mezclable como sólo unos pocos saben hacer: M.I.A., Aretha Franklin, Sugarhill Gang, James Brown, House Of Pain ... Por otro lado, nos pareció insuficiente el "Zulu War Chant" cómo uno de los pocos temas propios que pinchó, dejando de lado básicos como "Breakers Revenge", "Planet Rock" o "Renegades Of Funk".

| FIN DE FIESTA |

Siguiendo un poco con los artistas fuera del espectro puramente hip hop nos encontramos con la dura tarea de Buraka Som Sistema a la hora de cerrar el escenario grande. Por culpa de los retrasos nos tuvimos que perder la actuación de Foreign Beggars que se solaparon en el escenario secundario, pero visto lo bien que lo hicieron los portugueses Buraka Som Sistema no nos podemos arrepentir (aún así, parece que Foreign Beggars se salieron).

El escenario principal presentaba un semilleno algo extraño para esas horas de la noche pero que tampoco sorprendía demasiado dado la diferencia de estilo y las horas ya intempestivas (sin Metro). Comenzaron algo titubeantes con un sonido algo machacón, pero en cuanto calentaron un poco con la sensacional "Luanda/Lisboa" convencieron que son mucho más que un mísero hit de tres al cuarto. Aún así, la más celebrada fue la archiconocida "Kalemba" y ese "¡Wegue, wegue!", pero nosotros nos quedamos con su sensacional baterista, el torbellino que es Blaya (nos recordó a Marina la ex-Bonde Do Rolé) y cómo supieron cerrar a lo grande con su mejor tema "Sound Of Kuduro". Se ganaron a pulso al público.

En nuestra primera visita al segundo escenario nos topamos con la actuación de Looptrop Rockers a medias, con un aforo considerable (con huecos delante). Estos suecos saben muy bien lo que se hacen, porque aunque aquí jugaran con cierta indiferencia de salida son ya muchos años los que llevan peleando. Y es que este trio formado por Promoe, Supreme y Embee tiraron de buen rollo y carisma para sacar adelante un concierto agradable ideal para esas horas de la noche. Su variedad de sonidos los ha llevado a convencer a cualquiera, por ello no es raro que sus discos dependan directamente de discográficas punk como Burning Heart o Bad Taste Records

Para cerrar, Dj Krush se hizo algo pesado en el mismo escenario. La ejecución de esta eminencia del turntablism fue tan buena como se esperaba, pero esa cadencia trip hop y minimalista nos hizo pedir la hora hacia el final del show. Quizás de haber tenido otro horario algo menos nocturno estaríamos hablando de una de las sesiones del festival, pero hemos de reconocer que al japonés le falta cierta gana de dar espectáculo.

No cabe otra cosa que decir Cultura Urbana 2010 volvió a contentar las ganas de la gente, e inevitablemente nos hizo rememorar el reciente fallecimiento de un grande como Guru de Gang Starr. Va por tí, pues.