/Crónicas///

Crónica: Beach House - Madrid (15/03/2013)

15/03/2013, Madrid
9.0
Victoria Legrand y Alex Scally (Daniel Franz)
9
La Riviera, Lleno
Precio: 27 euros
http://feiticeira.org/

Wild
Better Times
Other People
Lazuli
Norway
Master Of None
Silver Soul
The Hours
New Year
Zebra
Wishes
Take Care
Myth

Bis:
Real Love
10 Mile Stereo
Irene

Corría apenas el minuto quince o veinte del concierto de Beach House en la madrileña sala La Riviera cuando Victoria, su cantante, se dirigía al público madrileño. "Hacía mucho tiempo que no veníamos por aquí" venía a decir, y aunque en realidad sólo hacía cuatro años de su última actuación en la capital (en la sala Galileo Galilei, dentro del festival Primavera Club), parece que ha sido una eternidad en la que el dúo de Baltimore no ha parado de crecer, primero en cuanto a críticas positivas de medios especializados y ahora también en cuanto a la cantidad de seguidores.

Por eso su actuación en La Riviera tuvo mucha energía desde las primeras filas, como luego Victoria volvió a recordar avanzado el concierto, y por eso el repertorio tuvo que centrarse exclusivamente (salvo una pincelada de recuerdo a su debut con "Master of None") en "Teen Dream" y en su reciente "Bloom". Es como tenía que ser, y ellos hicieron su trabajo sabiéndolo. Y vistos los repertorios totalmente cambiantes y variados que han ido dando a luz en esta gira (por ejemplo, variaron muchos temas en los shows dobles de Barcelona y con muchas mas rarezas dados sus habituales conciertos en una Ciudad Condal en la que suelen actuar mucho), parece que han dado un paso de gigantes a la hora de defender un directo que ya tiene demasiado cancionero entre el que elegir.

No olvidemos que por mucho que su éxito haya sucedido en los últimos dos años, Beach House lleva ya nueve años de carrera y siete desde su debut discográfico. Muchos se empeñan en recordar que el denso y bello manto que componen las melodías excelentes de sus canciones bajo el paraguas de esa etiqueta poco tangible del dream pop lo han hecho muchos antes, pero es innegable que en directo tienen un aura especial y un estilo único dentro de la dificultad de inventar nada dentro del pop. Su manejo de los tiempos durante todo el concierto, la pasión de Alex Scally sufriendo cada nota con su guitarra y una imponente presencia de Victoria deben convencer, pero al final lo que mejor tienen son sus canciones.

Demostrado queda que al concierto le costó ir arrancando y haciéndose con el complejo sonido de la sala, que terminaron haciendo suyo gracias a un reverb que terminaba encajando a la perfección entre los ritmos gruesos del grupo. "Other People" y "Lazuli" fueron el primer aviso con el "Bloom" debajo del brazo, pero quizás la señal final llegó con una Victoria vocalmente perfecta en "Norway". El momento álgido llegó de todos modos hacia el final del set, con la única parte que permanece más o menos fija en sus setlists de 2013: "Zebra", "Wishes", "Take Care" y "Myth" seguidas y con una carga de emoción positivista que embarga en los tiempos que corren.

Para el bis no consiguieron seguir del todo la línea in crescendo con el componente emotivo, pero "Real Love" y "10 Mile Stereo" jugaron de nuevo esa baza de ir yendo a más para el cierre con "Irene", quizás el momento más psicodélico y de viaje astral de todo el concierto. Ellos decían adiós tímidamente, entre las penumbras habituales de los conciertos de Beach House, pero la luminosidad de sus canciones parecen haber calado ya en un público que afortunada e inesperadamente crece de manera sensacional. Pero al fin y al cabo ellos siguen siendo fieles a sus ideas, como hicieron en sus dos visitas anteriores a Madrid y como esperamos continúen haciendo.

Para abrir el concierto viajaron con su colega Marques Toliver, un simpático violinista de gran voz que comenzó sorprendiendo pero al final cayendo en un concierto muy plano y con esa sensación de estar viviendo siempre el mismo tema. Eso sí, quizás si se ayuda de banda, además de violín y grabadora puede dar mucho juego.