/Reseñas///

Reseña: Wild Animals - First Songs EP

Wild Animals - First Songs EP
First Songs EP
8
8.7



La Agonía de Vivir, We are the Daughters, Pifia Records, In my heart Empire, Soroll, Waterslide records [2015]
Productor: Grabado por Juan Pedro Miranda
Banda: Fon, Jamie y Paula

El power trio que nos ocupa se formó el verano pasado y han conseguido reunir en tiempo récord ya siete canciones para un EP, al hilo de unas cuantas fechas de gira (europea). Y es que aunque Wild Animals sean una banda oficialmente nueva, sus tres miembros tienen el culo pelado de furgonetas, de estudios de grabación y de locales de ensayo. La banda la forman Fon al bajo (de Enoch Ardon), Pali a la batería y coros (antes en Allfits y ahora también en Enoch Ardon) y Jamie a la guitarra y voz (de Jamie 4 President). Una especie de super-grupo de la escena madrileña, aunque ninguno de los tres sea de la capital precisamente.

El punto en común donde divergen las ideas musicales de los tres parte del punk y del rock alternativo, aunque siempre dejando el lugar más importante a unas melodías vocales cristalinas que dan el contrapunto luminoso a las canciones. Así, fácilmente podríamos enmarcar a la banda entre los momentos más sucios de bandas como Superchunk, Sugar, Archers of Loaf, Jawbreaker, Wipers, Dinosaur Jr. o Samiam. Justo ahí, en algún punto en mitad de todo ello, es donde Wild Animals encuentran un lugar especial en el que sin inventar nada nuevo crean un compendio de canciones que, bien sea por temática lírica o por virtud sonora, funcionan a la perfección.
La positivista “Crumbs” arranca el disco como el resumen perfecto de lo que son Wild Animals: inicio melódico, desborde de guitarras fuzz por momentos y una dualidad vocal entre Jamie y Paula que encaja a la perfección. Sin descanso continúa una muy punk “Weird Faces” que luego empasta a la perfección con “Girlscout” (ojo a los solos de guitarra deudores de J. Mascis en mitad de la maraña de potencia). Siguiendo la línea positivista y vitamínica con la que se iniciaba el trabajo está “The Importance of Being”, pero también hay tiempo para llevar todo a profundizar más en lo que a cambios de ritmo se refiere (del punk al pop) con unas “Cruel Cages” y “The First Golden Lady of Virginia” que van de la mano.

Como comentábamos en el apartado lírico también tienen otra de sus mayores virtudes, desde las típicas letras vitaminadas del género (el “Be yourself. Everyone else is already taken” de Oscar Wilde en “The Importance of Being” es tan tópico como efectivo) hasta temáticas sociales tan poco tratadas como la homosexualidad (“Girlscout”) o las relacionadas con el reino animal (“Cruel Cages”). De hecho, “Marlene” - el bonito tema que cierra el trabajo - está directamente dedicado a una perra que tuvieron en adopción, convirtiéndola por momentos en  el cuarto miembro de la banda.

Mucho mérito el aunar todo esto en apenas 17 minutos, señal inequívoca de que tras unos cuantos conciertos y un periodo de unión mayor pueden conseguir un trabajo largo a la altura de cualquier banda del otro lado del charco.