/Crónicas///

Crónica: Standstill - Madrid (08/02/2007)

08/02/2007, Madrid
9.2
Piti, Ricky Falkner, Ricky Lavado, Enric y Chus
10
El Sol, 300 (lleno)
Precio: con invitación.

Poema Nº 3
Yo Soy El Presidente De La Escalera
La Risa Funesta
Por Todas Las Cosas
¿Por Qué Me Llamas A Estas Horas?
Noticias Del Frente
Víctor San Juan
G. M.
El Porqué De Hablar Solo
1,2,3 Sol...
Feliz En Tu Dia
Bises: La Mirada De Los Mil Metros
Cuando

Hoy en día, lo de los conciertos gratuitos se empieza a convertir en una odisea. En este caso, las ya clásicas Fiestas Demoscópicas de Mondo Sonoro hacían parada en Madrid, con unos invitados de lujo para los grupos maqueteros, Standstill. Al ser la primera actuación madrileña de la banda con "Vivalaguerra" en la calle, la expectación era más que obvia, pero si resulta que para colmo solo se podía ir con invitación, la expectación/locura se multiplicaba.

Y es que la verdad que a pesar de que uno puede decir poco malo de una publicación como Mondo Sonoro, sobre todo al respecto de iniciativas como la Zona Demoscópica, lo de la organización de este concierto se les escapó un poco. Por un lado, poner las invitaciones en montoncitos junto a la revista a modo "sírvase usted mismo" no es muy recomendable, aunque esto lo subsanaron mandando invitaciones por e-mail a la gente que lo pidiera. Pero ¿lo más grave? Pues poner un concierto con dos teloneros en la sala El Sol (que ya de por si es pequeña, para ser invitaciones con aforo limitado), que si ya de por sí uno suele salir siempre excesivamente tarde de esa sala, en este caso lo multiplicábamos por dos.

Pero como a uno no le gusta mentir, la verdad que el día del concierto consiguieron superar dichas trabas. Primero, llegando como una hora antes de la apertura de puertas entrabas sin problemas, y segundo, contra todo pronostico estuvimos anchos y no llenaron la sala mas de lo deseado (¡Y además había pantallas para los que no veían desde atrás!). Así que superados todos estos escollos, solo nos quedaba disfrutar de Standstill y ver que tal los dos grupos maqueteros que nos esperaban: Cohete y Bultacos.

Los primeros, con su pop/rock raro y bizarro, deudor a partes iguales de The Velvet Underground como de Captain Beefheart nos sonó a gloria al comienzo pero se nos hizo larguísimo en general. La propuesta de esta banda madrileña es clara y uno no dudaba en acordarse de Patrullero Mancuso, Tres Delicias o hasta Atom Rhumba, lo cual es síntoma de buen hacer. Pero por contra, a pesar de que ya han compartido cartel con gente como Ginferno, los propios Tres Delicias, etc tuvimos una banda un poco verde y que cayó según fueron cayendo más temas en un punto ciertamente aburrido. Suponemos que será cuestión de que se vayan soltando, por que desde luego tienen un sonido único y unas influencias de quitarse el sombrero. Prometedores.

Si me dicen que (por cuestión de rollo musical) la banda que telonea (entre comillas) a Standstill en vez de sonar a Radiohead suena a Motorhead, diría que hubo algún problema durante el proceso de selección de la banda. Pero como esto no es un concierto normal, sino una especie de fiesta / concurso, todo vale. ¡Y mejor así! Bultacos, una banda muy curtida ya en el circuito madrileño llegando incluso a telonear a todo unos DKT/MC5 y habiendo ganado el VI Concurso de RockGruta 77, aplasto al respetable que permanecía con aire pasota y frío a base de la actitud destroyer de su cantante, guitarrazos de puro rock and roll y una sección rítmica de lo más punk rock que uno se puede llevar a la boca. Si dijéramos que triunfaron entre el publico mentiríamos, ya que desde luego el de Standstill no era el público a conquistar, pero supongo que algun que otro poco habitual a estos entornos se quedó flipado ante tanto derroche de actitud y buen hacer. Como se suele decir, no han inventado nada de nada, pero saben lo que se hacen. Estan ya grabando largo, veremos que tal.

Por fin, llegaron Standstill. La hora de comienzo ni la recuerdo, pero la verdad que los dos teloneros nos amenizaron la espera mas de lo que uno cabía esperar al mirar con vértigo los horarios antes de entrar. Con un ambiente de los de las grandes citas, Standstill atacó directamente uno de sus temas que a todos contenta, "Poema Nº 3". Si en Sonorama vimos que Standstill eran 5, ahora resulta que son 6. Aparte de los clásicos Enric, Piti y Ricky Lavado y del bajista de sus dos últimos discos Ricky Falknery del DJ ya oficial Chus Portela, ahora parece que le han sumado un teclista y en ocasiones segundo guitarrista.
Del concierto en general, lo podríamos resumir en que Standstill hoy en día están un peldaño (o incluso dos peldaños) por encima del resto de bandas nacionales. Y lo decimos sin siquiera pensarlo demasiado, por que no hace falta. Vamos, que un concierto como el que dieron en el que ni siquiera se molestaron en tocar temas ni de "The Ionic Spell", ni de "Memories Collector" (teniendo en cuenta que la principal virtud de esta banda es que a la mayoría nos cuesta decidirnos por un disco en su discografía) para hacer un conciertazo. Del último, que al fin y al cabo era lo que necésitabamos oír tocaron practicamente todo: "Yo Soy El Presidente De La Escalera" que sonó en segundo lugar, "La Risa Funesta" (sigue siendo peor la versión del disco que la del anticipo o la unión de "Noticias Del Frente" y "Victor San Juan" coreada al unísono por toda una sala El Sol (Enric mismamente dijo que llevaba los pelos de punta por ese momentazo). Pero capitulo aparte merecen los tres temas probablemente mas acertados de "Vivalaguerra": Primero nos paso con una trepidante y arrolladora "¿Por Qué Me Llamas A Estas Horas?", que se puede decir a tenor de lo visto entre el publico que se puede considerar el verdadero "himno" del grupo ya. Después, casi hacia el final del set, uno se quedó sin palabras con "1,2,3 Sol...": preciosa a ratos y circense en otros, y la gente dando palmas con cara de tontos. Impagable. Por ultimo, como primer bis, "La Mirada De Los Mil Metros" a la que doblaron en intensidad a la versión del cd, dejándonos a todos un tanto boquiabiertos.

El gran punto en contra, fue eso de que no se acordarán de sus obras pasadas nada mas que para visitar el "Standstill". Así que nos quedamos con la siempre perfecta "Por Todas Las Cosas", "G. M." que gana aún mas ahora que son 6 encima del escenario, la siempre efectiva y emotiva "Feliz En Tu Día" o el colofón final con "Cuando" que siempre deja buen sabor de boca. No tuvimos ni "Words" ni "Two Minutes Song", ni siquiera un "Ride Down The Slope" o un "Always Late" y eso les hace bajar puntos. Eso, y el sonido un tanto empastado que tuvieron en la madrileña sala El Sol (por cierto, acertado lo de quitar de una vez las escaleras de al lado del escenario) que les hizo menos justicia.

En fin, como ellos mismos dijeron, la próxima (en apenas 1 o 2 meses) les tendremos presentando el "show" "1,2,3..." que ya tiene fechas en Barcelona y Valencia. A tenor de las caras de las primeras filas, no les faltarán compañeros de viaje cuando vuelvan a Madrid.