/Crónicas///

Crónica: Secret Chiefs 3 - Madrid (30/06/2009)

30/06/2009, Madrid
9.6
Trey Srpuance, Ches smith, Shahzad Ismaily, Jai Young Kim y Timb Harris
10
La Boite, Lleno
Precio: 12 / 15 €

1. Book T: Waves of Blood
2. Book T: Broken Glass Hearse
3. Castles of Sand
4. Book T: Exodus
5. Personnae: Halloween

6. Medieval
7. The 15
8. The 3 (Afghan Song)
9. Bereshith
10. The 4 (Great Ishraqi Sun)

11. Vajra
12. Dolorous Stroke
13. Ship of Fools (Stone of Exile)
14. Zulfikar
15. Renunciation

16. Hurqalya

Vivir este concierto desde las entrañas del mismo hace que la valoración sea mas compleja y completa de lo que sería para cualquier otro asistente al aforo completo del concierto de Secret Chiefs 3 en Madrid.

Para ese otro, como poco hablaría de Secret Chiefs 3 como verdaderos triunfadores, gustando más o menos su sonido, su estilo o habiendo perdido el factor sorpresa que tanto impactó en Ritmo y Compás. Yo añado así de profesional, amable y genial encima de un escenario.

Yendo a la crónica en si misma, comenzamos por la labor de teloneros de Tinnitia en el que se supone sería su último concierto en cierto tiempo. Tras ver la prueba de sonido parecía que estos chicos iban a redimirse de su paso previo por La Boite (con Rosvita) pero los gigantescos problemas de sonido que tuvieron y un volumen demasiado alto emborronó excesivamente el inicio. En la prueba habían sonado bien, pero hasta el tercer o cuarto tema no consiguieron redimirse... Handicap clave para un grupo de sonido disperso y caótico, al que una vez mas hay que reconocerle una labor gigante como músicos pero mucho menos a la hora de componer. Al menos, el tema nuevo que presentaron era mucho más prometedor de lo esperado, como los guiños a Michael Jackson que fueron cayendo a lo largo del set.

Con el cambio de instrumentos pudimos ver que la gente estaba realmente motivada con el regreso de Secret Chiefs 3 (de nuevo anunciado apenas un mes antes), algo que contenta a cualquiera que haya seguido medianamente la trayectoria de Trey Spruance y sus chicos. Sold out al final, con un ambiente de gran cita que rezumaba en el aire. Lo único que asomaba como peligro para que el concierto no saliera bien, era el saz eléctrico de Trey que tuvo que ser arreglado in extremis.

Pero antes que saliera el saz y la vena persa, el primer set del concierto estaba dedicado al surf y la música de bandas sonoras a lo Ennio Morricone. Ese primer set quizás era la clave del concierto, para bien y para mal dependiendo de los gustos de cada uno, pero era lo que hacía diferente de su paso previo por Madrid. Si el año pasado los que los llevamos tiempo siguiendo nos emocionábamos con "Renunciation" o "Assasin's Blade" tuvimos el privilegio de ver a la banda vestida de traje atacando dos de las piezas mas claves de su álbum mas brillante, "Second Grand Constitution & Bylaws". Iniciar con "Book T: Waves of Blood" y continuar con "Book T: Broken Glass Hearse" ya había merecido que volvieran tan pronto. Completó el set dos piezas mas nuevas como "Castles Of Sand" y "Personae: Halloween", pero en mitad de ellas nos dejaron el tercer regalo: "Book T: Exodus" con Timb Harris a medio camino entre su habitual violín y la trompeta. Lo dicho, solo por estos tres regalos ya teníamos un set mas completo que el de la otra vez.

La segunda parte fue un mini set a imagen y semejanza del de Ritmo y Compás, centrado en el sonido persa y árabe del grupo (capuchas incluidas, con el traje de chaqueta ya en el camerino). "Medieval" para empezar como ya es tradición y las habituales "The 15", "The 3 (Afghan Song)" y "The 4 (Great Ishraqi Sun)". El Saz de Trey en medio del primer tema se soltó y tuvo que tocar el resto sentado, con un montón de parones que dañaron el ritmo del concierto... Fue quizás, la única pega que ponerles en todo el concierto. Para compensar la novedad hemos de dejar claro que a la banda le da otro aire la inmensa batería de Ches Smith (a pesar de la grata sorpresa del batería de la otra vez), que por algo ha estado desde siempre en el entorno de Mr. Bungle. Una verdadera máquina de golpes, caras y gestos que permaneció poseído todo el concierto. Todo lo contrario que el enigmático Shahzad Ismaily que permanecía impasible con su bajo, pero que también mejoraba el sonido y la imagen de lo ofrecido por Jason Schimmel de Estradasphere.

La parte final, de nuevo con parón y cambio de ropa (la ropa de cada uno) se dedicó a una mezcla de temas que fue de menos a mas en cuanto sorpresas: "Vajra", "Dolorous Stroke", "Ships Of Fools (Stone Of Exile)" y un final soberbio con "Zulfikar", "Renunciation" y la novedad de "Hurqalya" al final. La gente seguía pidiendo mas, pero en realidad la sala ya había dejado mas tiempo del que debía, así que ya sólo queda que vuelvan a presentar su nuevo material pronto. A tenor de la reacción post-concierto, no soy el único que lo espera.