/Crónicas///

Crónica: Pony Bravo - Madrid (13/02/2014)

13/02/2014, Madrid
7.0
7
Joy Eslava, Lleno
Precio: Gratis

Las fiestas Demoscópicas que organiza Mondo Sonoro vienen siendo un clásico de los últimos años dentro del circuito de conciertos en sala de las ciudades más importantes del país, y para este 2014 han contado además con el patrocinio del SOS 4.8 Estrella Levante que ayer presentaba su cartel de este año. Siguiendo la norma de aunar bandas consagradas con grupos emergentes, para esta primera edición de 2014 la cosa iba a ser de lo más ecléctica.

Empezó la noche pronto con los madrileños Fuckaine, formación que viene dando que hablar desde que el año pasado ganase el premio de maquetas que organizó El Día de la Música, y que ahora que está a punto de lanzar su primer largo parecen haber encontrado un sonido mucho más compacto. Con una mezcla de temas de su primer Ep como las fresquísimas “Aitork” o “Fuckaine”, con piezas que integrarán su nuevo trabajo, el cuarteto que lideran Tábata y Fran se mostró contundente y melódico a partes iguales, llamando la atención la pesadez de algunos de los nuevos riffs de esas canciones aún inéditas. Con su particular mezcla de estilos, aquí el shoegaze se prostituye con el indie de guitarras, el noise, el pop de sintetizadores y una actitud punk irreverente que cada vez que les veo sobre un escenario les funciona mejor. La inclusión de un teclista ha permitido a Fran dedicarse íntegramente a la guitarra, y sin duda el sonido de la banda lo agradece. Acompañados por unas cuidadas proyecciones que lucieron como nunca en la magnífica Joy Eslava, parece que la madurez va llegándole a esta banda de gran futuro, y por qué no decirlo, ya de gran presente.

Tras ellos pudimos disfrutar de una corta actuación de Jackwasfaster, el sobrenombre de Manu de Fira Fem cuando se dedica a mezclar sonidos electrónicos tras su disparadora de sonidos y su portátil. Breve pero elegante, su actuación sirvió para diversificar un poco más si cabe una noche ya de por sí bastante variada.

El punk definitivamente llegó de la mano de Biznaga, conjunto liderado por su guitarrista y cantante Alvarito, que trajo el mejor sabor del punk patrio con reminiscencias en la voz a La Polla Records u Ostia Puta, sin olvidar el deje anglosajón que les diferencia y separa en última instancia de ese saco tan amplio que supone el punk calimochero. “Depredador” o “Los 7 Males” fueron algunas de las piezas que lograron levantar algún que otro pogo en las primeras filas ante un público que en su mayoría parecía poco acostumbrado a las bondades del punk-rock más crudo. 

Y como cierre para la velada llegó el turno del que sin duda era el gran reclamo de esta fiesta Demoscópica: los sevillanos Pony Bravo. Aupados por muchos medios como la mejor banda del 2013 gracias a su tercer Lp, “De Palmas y Cacería”, Pony Bravo han logrado que su ácida y compleja propuesta cale cada vez en un público más amplio. La particular mezcla de ritmos latinos (rumba, mambo…) con dejes aflamencados, sintetizados todos bajo su particular visión del kraut, el rock progresivo y el blues hipnótico, nos brinda canciones que desde la complejidad consiguen llevar hasta el baile a un público que, mientras tanto, se entretiene en cantar las sarcásticas y dadaístas letras de “Turista Ven a Sevilla”, “El Político Neoliberal” o “Eurovegas”

No faltaron tampoco los himnos de su anterior trabajo “Un Gramo de Fe”, y de esta forma “La Rave de Dios” y “Noche de Setas” fueron coreadas tanto por los fans del grupo, como por ese público más casual que suele acudir a eventos que como éste se caracterizan por la variedad y la gratuidad. Aunque si hay que destacar una canción que funcionó de forma espectacular en directo, obviando las cachondas y pachangueras versiones del bis, esa fue sin duda “Mi DNI”, la cual con su desternillante letra sobre el mundillo de la farándula musical consiguió hacer bailar, cantar y reírse a todo el mundo. Sencilla y eficaz, sin duda fue el momento culmen de una buena noche de música en sus más diversos estilos.