/Crónicas///

Crónica: Murder By Death - Barcelona (11/05/2013)

11/05/2013, Barcelona
9.7
Adam Turla, Matt Armstrong, Sarah Balliet, Dagan Thogerson, Scott Brackett
9
Razzmatazz 3, Medio Lleno
Precio: 13€

No es habitual que un grupo que venga de estados unidos toque un concierto con una entrada a escasos 13 euros, tampoco que sea el mismo cantante el que esté vendiendo merchandising en la entrada, y que los demás miembros se mezclen entre la gente como si con ellos no fuese la cosa.

Desde el primer momento pareció que Murder By Death no venían a ganarse la vida, ésta gira bien podría ser de manera extra oficial una manera de agradecer a sus seguidores las contribuciones que recibió el año pasado su exitosa campaña en Kickstarter, de hecho ellos mismos dijeron que se sorprendieron del montón de donaciones recibidas desde Europa, donde a priori son menos populares. Dónde unos piden músicos que toquen gratis para ellos, otros se entregan a su público.

El setlist reflejó el feliz momento por el que está pasando la banda, centrándose sobretodo en sus tres últimos álbumes. Un acierto arrancar con temás más rockeros y animados como As long as there is whiskey in the world, que dieron paso a los clásicos momentos introspectivos con temas como la espléndida No Oath, No Spell de su último álbum.

Una parte de corte mas intimista del concierto fue tocada por el frontman Adam Turla y la Cellista Sarah Balliet, una mezcla que desnudó el sonido de la banda en sus dos principales pilares. En ésta línea más adelante Turla hizo algo ya habitual en los conciertos de la banda, tocando a solas con su guitarra Shiola, uno sus temas más emblemáticos que recogió una buena ración de coros de parte del público.

murder by death barcelonaLa naturalidad propia de los grandes impregnó todo el concierto: guitarras rotas a media canción que obligan a terminarla a capella, humor sobre instrumentos mal afinados y acoples, se agradeció la predisposición completamente honesta de la banda a venir a pasarlo bien y hacer disfrutar a su público.

Esta fue la primera ocasión en que vimos en tierras europeas al multi-instrumentalista Scott Brackett, una gran incorporación que con su asombrosa versatilidad consiguió aportar al directo la variedad de sonidos que va incorporando la banda con el paso de los años.

La banda cerró el concierto con Spring Break 1899, despues de una ronda de bis. Quizás lo único que se les podría achacar es la corta duración del concierto (hora y cuarto), que si bien va siendo normal en los tiempos que corren, se esperaba más tratándose de un concierto sin teloneros dónde ellos son el plato único.

En conjunto sin embargo fue un concierto maravilloso. Murder By Death demostraron que allí dónde pasan levantan pasiones y consiguen fervientes seguidores, aunque se les siga escapando la piedra filosofal del éxito de masas. Quizás algún dia los veamos con la tipografía grande en algún festival relumbrón, pero ésto sin embargo nos impediría disfrutar de veladas tan íntimas, especiales y con tal nivel de conexión como la del pasado Sábado.

 

por Josep