/Crónicas///

Crónica: McEnroe - Bilbao (27/06/2015)

27/06/2015, Bilbao
8.3
Ricardo Lezón, Eduardo Guzmán, Jaime Guzmán, Pablo Isusi, Gonzalo Eizaga, Olivier Arson
8
Kafe Antzokia, 3/4
Precio: 14/17
http://feiticeira.org/

La Palma
Cae la Noche
Coney Island
Los Valientes
Caballos y Palmeras
De Madrugada
La Cara Noroeste
El Puente
Como las Ballenas
Tormentas
Mundaka
La electricidad
Rugen las Flores

Vendaval
El Sur de mi vida

No es en una noche festiva aal uso en lo que uno piensa cuando acude a un concierto de los getxotarras McEnroe. Pero sin duda lo fue, en casa, arropados por amigos y familiares y también por su banda hermana Manett. Estos últimos comenzaron con su repertorio americanista sobre todo en inglés; folk-rock muy bien arreglado con trompetas, teclados, ukeleles, melódicas, maracas, etc. Comparten batería con los propios McEnroe, que aquí puede mostrar otra cara algo diferente, algo siempre interesante para apreciar las aptitudes, notables en este caso, de un músico.

En cualquier caso, la banda mostró diferentes caras que iban desde lo más pop a lo más fronterizo y cercano al soundtrack de western e incluso alguna experimentación con aires de jazz. Una versión llevada a su terreno de "Arquitecto" de los propios McEnroe, seguida de una colaboración anecdótica de Ricardo Lezón para la copla tradicional "Ramito de Mejorana", fueron puntos álgidos en lo emocional de un concierto al que ya solo le restaría terminar con "Maleta de Arena", siendo así el castellano protagonista creciente en el recital.

Pronto, sin hacerse mucho de rogar, salieron McEnroe a escena en su formación de sexteto -bajo, voz, guitarras, teclado y batería- a desgranar un setlist muy basado en su nuevo disco, lo que a la vez nos descubrió sus virtudes pero nos privó de algún que otro clásico que dolió perderse. Entre ya insignes temas llenos de giros emocionales como "La Palma" o "Los Valientes", primer tema recibido con grandes ovaciones de la noche, sonaron canciones del cariz algo más folkie y plácido de su última obra como "Cae la Noche" y "Coney Island". Pero sería "Caballos y Palmeras" el primer highlight del nuevo repertorio con su tono de kraut ligero, estribillo muy pop y ritmos agitados y agravados respecto al disco.

Más temas nuevos, hasta casi soltar todo el disco fueron sonando entre guiños al pasado llenos de escalofrío. Tremendo fue el silencio pedido por el propio público justo antes de "La Cara Noroeste" y no se quedó atrás en cuanto a momentum la sucesión de "Tormentas" y "Mundaka". Pero esos temas son ir a lo fácil y lo que de verdad sorprendió es que "Como las Ballenas" pasara de un inicio algo soso a un impactante desarrollo emocional que la hace desde ya un clásico en directo. Hay que destacar la tarea instrumental de todos, pareciendo a veces que hay elementos orquestales en las subidas más épicas, sin duda fruto de la pericia de Olivier a los teclados.

En fin, no vamos a decir que todas las nuevas estén al nivel de algunas que quedaron fuera y el tono general fue más luminoso y menos sobrecogedor que la última vez en el mismo lugar. Pero en general mantienen el nivel, ya sea con el hechizo de tensión de "De Madrugada", el pop calmoso de "La Electricidad" o una muy marca de la casa "Rugen Las Flores" que roza el post-rock y sirvió de ideal despedida pre-bises.

Aún quedaría la despedida del nuevo disco, la paciente "Vendaval" y una sorpresa más. Y es que no iba a terminar el concierto sin que el hermanamiento entre bandas fuera aún más expreso. Así salieron Manett en pleno a engrandecer "El Sur de Mi Vida", a doble trompeta y con su vocalista relevando a Ricardo a la guitarra. Un broche de oro para otro triunfo de McEnroe en casa y es que no es para menos ante una de las bandas más especiales del panorama estatal.