/Crónicas///

Crónica: Ferrara Fest - Madrid (24/04/2009)

24/04/2009, Madrid
7.3
8
La Boite, 1/2 sala
Precio: 8 €

La temporada de festivales Ferrara comenzó con bastantes novedades respecto a las ediciones de su primer año. La primera era que se pasaban a los viernes, lo que debería nutrirlo de más público, y la segunda que no iba a ser algo exclusivo de bandas madrileñas (en este caso, Bullitt).

Para esta primera cita no sólo el prometedor debut de los catalanes Bullitt atraía la atención, de hecho más bien pasaron más desapercibidos de lo esperado, sino que regresos de bandas muy queridas en Madrid como son Rip KC y Caín & Abel terminaron dejando una aceptable entrada en la sala La Boite.

Los primeros tuvieron que lidiar con el momento de menos público de todos los conciertos, y a decir verdad lo aceptaron de buena gana. Su disco de debut, apadrinado por todo un Eric de The Unfinished Sympathy, es una genial muestra de cómo enlazar buenas melodías con temas posthardcore. Vamos, a la altura de lo que lleva toda la vida haciendo el propio Eric.

Para esta ocasión tenemos que reconocer que no supieron dar lo mejor de ellos, pero afortunadamente contaban con una colección de temas que para si quisieran muchos de fuera. Sobre todo estos problemas vinieron con la voz, aunque también algún que otro fallo de guitarra y batería perfectamente achacable a los nervios de una primera aventura en Madrid. Su disco, con temas tan redondos como "Universe" o "Pay No More", les debería poner en la lista de lo mejor del año. Ahora sólo falta pulir un poco más el directo.

Con Caín & Abel la cosa fue en una dirección igual de directa, pero trasladada al ruido y espontaneidad más que a la melodía y el ritmo. Sobre todo cuando hablamos de su guitarrista y cantante, que muestra un desorden musical que comenzó gustando pero terminó cansando.

Y eso que la labor de su batería (incluso teclista simultáneo) es de lo más ordenada y práctica, cosa que debería facilitar mucho las cosas al oído, como denota que en realidad triunfara mucho más los arrebatos iniciales en la onda The White Stripes que un final de actuación más experimental a lo Lightning Bolt o Hella (guardando mucho las distancias).

Un placer poder ver en directo una banda con tanta personalidad propia y esperamos que se atrevan a seguir dando conciertos con un intervalo de tiempo menor entre ellos.

Para cerrar, con el semiretorno de Rip KC, la sala presentó un ambiente de colegueo bastante considerable. Estaba claro que jugaban en casa (Caín & Abel también, pero no fue igual), aunque tampoco se iban a relajar demasiado en cuanto a la habitual tensión de su rock pesado.

Sobre gustos los colores, pero mucho mejor cuando ese rock grave y pesado se dedica mas a seguir una estructura “común” (por decirlo de algún modo) y despliegan toda la potencia que se espera de un power trío, que cuando se dedican a devanear en exceso por la psicodelia. Probablemente, esto es debido mas a los gustos personales del que escribe que por otra cosa, como denota que su sonido estuvo bastante mas que decente durante todo el evento.

Al final, de hecho se quedó corto su potente show, lo que ayudo a mantener la energía durante todo el concierto con mas facilidad. Para desquitarnos habrá un nuevo Ferrarafest en junio en el Círculo de Bellas Artes que contará con estos vallecanos. No faltaremos.