/Crónicas///

Crónica: Eastpak Antidote Tour - Madrid (13/11/2006)

13/11/2006, Madrid
8.9
9
Sala Heineken, Medio lleno
Precio: 23 €

SETLIST de Danko Jones
Sticky Situation
Baby Hates Me
Forget My Name
 ///
Sugar Chocolate
First Date
Play The Blues
 ///
Woogie Boogie
Invisible
Soul On Ice
She´s Drugs
///
Lovercall
///
Sleep is The Enemy
Mountain
 ///

BIS:
Rock Shit Hot
The Finger
Hollywood Babylon
I Liked It
Samuel Sin
Cadillacs

Curioso lo de la gira itinerante Eastpak Antidote Tour en esta edición de 2006. Dos marcas de ropa deportiva y skate, no solo haciendo una gira muy alejada del clásico punk rock melódico, sino una gira con cuatro bandas sin apenas nada en común. Bueno, a lo largo de la noche demostraron que musicalmente no se parecían, pero si se parecían en algo: en el buen hacer en directo.

La sala presentaba un amplio vacio cuando los encargados de abrir los conciertos comenzaron. Bedouine Soundclash, unos completos desconocidos por aquí, tocaron apenas seis temas de entre los que destacó un cover en clave reggae/dub de "New Years Day" de U2 de lo más chulo. Por lo demás, lo dicho: escasísimo público, sonido reggae/dub/ska en plan The Specials y tiempo para poquísimo.

Tras un cambio rapidísimo de escenario (una constante en todas las actuaciones) apareció en escena Disco Ensemble, banda muy esperada por nosotros. El cuarteto finlandés compuesto por Mikko a la batería, Lasse al bajo, Jussi a la guitarra y Mikka haciendo las veces de cantante y teclista salió a por todas desde el primer momento. Su particular visión del emo y del hardcore progresivo, un sonido excepcional durante todo el concierto y unos cuantos seguidores en las primeras filas que cantaban todas las canciones les bastó para dar otro concierto que sorprendió a los que no les conocían, como ya ocurrió el pasado año cuando telonearon a los ingleses Hell Is For Heroes en España. Sonaron temas de su más reciente disco como "This Is My Head Exploting", "We Might Fall Apart" o "You Are The Dawn", alguna un poco más antigua como "Videotapes", un par de temas nuevos con especial mención a uno titulado "This Is Not Our Party" y el definitivo "Black Euro" que terminó con Mikka entre la gente saludando y agradeciendo. Les vimos más maduros, pero la escasa duración del concierto no les vino muy bien.

Gogol Bordello eran los siguientes en salir a escena, sin duda alguna fueron la sorpresa de la jornada, aunque a tenor de lo visto entre la actuación suya y la de Danko Jones (mucha gente se fue a casa aún siendo apenas las 22:30 de la noche aproximadamente). Desde el inicio festivo que tuvieron, pasando por temas como "Immygrate Punk" o la pegadiza "Not A Crime", animaron a la gente a no parar de bailar, con mención especial al violinista de la banda. Así que fue eso, una verdadera fiesta. Las bailarinas asiáticas aparecieron en contadas ocasiones, pero fueron de lo mejor de la noche ya que eran esos momentos de caos los que más gustaban. Así paso sobre todo en "Mishto", aunque también hubo tiempo para el punk deudor de Mano Negra (una pena que no hubiera tiempo para la versión de "Mala Vida") en "60 Revolutions" o para el ska-borracho-cervecero de "Start Wearing Purple". Se despidieron con un maravilloso dúo de acordeón y violín en la divertida "Think Locally, Fuck Globally". Evidentemente no fue suficiente y salieron a interpretar dos temas más, ambos de su disco "Multi Kontra Culti vs Irony". "Punk Rock Parranda" pasó bastante desapercibida, salvo en la parte samba de la canción. Por contra, "Baro Foro", parece escrita para cerrar los conciertos, ya que se tiraron como 8 minutos repitiendo lo mismo mientras todo el mundo saltaba y se volvía literalmente loco. Al final les tuvieron que cortar, por que el violín y los bombos y platillos que habían sacado las dos bailarinas no paraban de sonar. Sin duda, los grandes triunfadores de la noche.

La tarea de cerrar le tocó al gran Danko Jones, que tenia la tarea de lidiar con un ambiente muy frío y algo más desangelado. Con un inicio muy fuerte con los dos temas iniciales de su más reciente disco, "Sleep Is The Enemy", unido a la poderosa y vigorosa "Baby Hates Me", Danko Jones se metió a todos en el bolsillo. En ese momento, apareció el tan querido momento "Dan Kojones", para el cual se había preparado en exclusiva con un par de calcetines metidas en el pantalón. Tras las gracietas propias de este gran personaje, atacó todo un clásico de la banda como la picantona "Sugar Chocolate" unida a dos temas tan celebrados como la nueva "First Date" y la ya clásica "Play The Blues". El concierto siguió en pleno apogeo, con no demasiada gente, pero sí con bastante seguidor. "Soul On Ice", el bonus de "We Sweat Blood", "Boogie Woogie" o dos de sus temas más recientes y más inspirados, "Invisible" (sin John no es igual) y "She's Drugs" siguieron sonando para llegar a un tramo final de su set normal con uno de los temas preferidos por la gente como "Lovercall", una muy punk "Sleep Is The Enemy" y "Mountain" para cerrar con su ya típico discurso sobre leyendas del rock. Danko como siempre había dado un show muy en su onda rockera, dejando a todos más que contentos. Quizás el escaso público hizo que todo fuera excesivamente pausado, pero a la vez fue algo más intimo y casi como ver un concierto de sala pequeñita. En cuanto al sonido poco que reprocharles, la verdad que tanto la guitarra como la sección rítmica sonaron perfectas, más aún en los bises dónde nos regalaron seis temas más, entre los que destacar "The Finger", "Samuel Sin", la versión del "Hollywood Babylon" de Misfits y la final "Cadillac" que puso el broche final.

Una noche redonda en donde la inclusión de bandas de distintos estilos termino siendo el verdadero atractivo, recordándonos de verdad a un festival en condiciones con tanto estilo diverso. ¡Mejor así que plagado de grupos de punk-rock facilón!