/Crónicas///

Crónica: Dead Ghosts - Bilbao (22/09/2013)

22/09/2013, Bilbao
7.8
8
Kafe Antzokia, 60 personas
Precio: Gratis
http://www.feiticeira.org/

"Shame on you", rockeros de Bilbao. Rockeros, garajeros, modernos, todos. Que el pasado domingo Dead Ghosts tocaran gratis en el Kafe Antzokia y solo 60 personas fueran capaces de arrastrarse hasta allá no se justifica ni con la madre de todas las resacas. Aunque la escasa afluencia era algo que ya nos temíamos cuando vimos que el precio cambiaba de 10 euros a gratuito, suponíamos que en este último modo algo más de interés habría de ver a una banda haciendo garaje del de toda la vida con la energía de la juventud.

Y eso tuvimos, a medio camino entre unos Black Lips (menos pintillas) y unos Thee Oh Sees (menos ácidos) se presentaba este cuarteto dispuesto a entregar aproximadamente 45 minutos de canciones que aunque no te las sepas, puedes sentir su energía y bailarlas fácilmente. La cosa dio para un bis pero no dio más de si porque sus sets son cortos, como manda el género. Ante todo divertir y no cansar.

Empezaron más lentos y el concierto fue en clara intensidad hacia el punk, cada vez con el reverb más cargado. Dead Ghosts no son californianos sino canadienses, pero siguen a rajatabla ese rock básico y bailable, de aire festivo y ritmos trogloditas. Y es que si cabe destacar el papel de algún músico por encima del resto, ese sería el del batería, que por un lado se entrega nada complicados pero con pegada y frescura y a la vez se encarga de la mayoría de coros incluso haciendo algún que otro grito al más puro estilo Gerry Roslie.

Aunque quizá les falta algo de personalidad para motivar al público, su música habló por ellos, incluso cuando su cantante tuvo que cambiar una cuerda y el resto de la banda entretuvo con una prototípica instrumental surf. Sin salirse de los corsés del género se movieron con soltura entre los remansos de psicodelia y los estallidos punks recordando sólo a grandes grupos (Sonics, 13th Floor Elevators, Ramones...) y dando cuenta en especial de un segundo disco, "Can't Get No", repleto de brillantes canciones. Con esos componentes nada puede fallar, salvo el público de Bilbao.