/Reseñas///

Margarita Quebrada – Gas Lágrima

margarita quebrada gas lagrima
Jabalina, 2022
Banda: Nacho López, Mikel Cabanes y Guillermo Juan Montesinos

Géneros: , , ,

8

Desde Valencia, Margarita Quebrada son uno de los mejores ejemplares de una hornada de bandas estatales que están creando su propio lenguaje con el post-punk y la música urbana como denominador común. El trío, que comenzó como dúo, inició su trayectoria más sumido en el nervio rítmico y la oscuridad de los 80, seguramente alumbrados por la estela que dejaran en la escena valenciana Antiguo Régimen. No obstante, con su primer largo ya podemos decir que han dado un puñetazo en la mesa alcanzando la misma categoría de VVV (Trippin’ You), Depresión Sonora o Somos La Herencia, entre otras.

Al escuchar «Gas Lágrima» es imposible no pensar en estas bandas compañeras de escena. Pero Margarita Quebrada desarrollan en su debut una propuesta mucho más pop, tanto en sintetizadores como en el aspecto vocal. Como una encarnación más joven de El Último Vecino que recoge con veneración todos esos tics ochenteros («Azul» como mejor ejemplo), pero que también es 100% hija de su tiempo; el autotune y demás filtros de voz son una constante y también lo son los sonidos de discoteca. Como pasa como los mismos VVV, los subidones raveros son una de las tácticas recurrentes de la banda para llevar sus composiciones al climax. El mejor ejemplo lo tenemos en «Llanto Gris» con homenaje al «Children» de Robert Miles, uno de los totems de la electrónica noventera y en la propia «Gas Lágrima» que lo tiene todo para ser un himno que conecte con toda tribu urbana, si es que eso sigue existiendo. Por cierto, que el videoclip homenajea a la cultura gabber.

Insisto, lo que ahora mismo hace a Margarita Quebrada ganarse un nombre destacado entre sus coetaneos es su sensibilidad pop tan desarrollada. Que es a su vez lo que hace que entendamos un poco mejor que un sello como Jabalina, tan a priori en las antípodas generacionales y sonoras del trío, se haya interesado por su propuesta. El mejor ejemplo lo tenemos en el espídico hyperpop de «Otro Lado» que cuenta con voces y gritos femeninos a cargo de Xenia y Merina Gris, otras dos propuestas de este particular mundo estrella.

Y es que un buen ejemplo de ese operar de la música urbana lo tenemos en la amplia lista de colaboradores del disco de diferente pelaje y denominación de origen. El trapero gallego Kaixo protagoniza el medio tiempo «Dentro de Mí», mientras que el canario Luz Futuro aporta toda la elegancia de pop ochentero a «No Sé Cuántas Horas» y el valenciano Blu Boi termina rompiendo el disco en «Tu Mitad» con su martilleante y abstracta electrónica. Y sin embargo todo casa en un disco de un sonido implacablemente uniforme, un manual de reciclaje sonoro que no termina en burda nostalgia, sino que resulta coherente y muy gratificante.

Contenido relacionado

No se han encontrado entradas.
19 de diciembre de 2022