/Reseñas///

Reseña: Yo La Tengo - Fade

http://feiticeira.org/
Fade
8
8.2



Matador [2013]
Productor: John McEntire
Banda: Ira Kaplan, Georgia Hubley, James McNew
Notas: álbum número 13 de estos clásicos del indie

Partiendo del punto en que lo dejaron en “Popular Songs”, Ira Kaplan, Georgia Hubley y James McNew nos muestran en “Fade” un disco aún más tranquilo y ‘clásico’ si se quiere; un álbum donde la sutilidad y la ambientación juegan un papel más fundamental aún que en su predecesor a la hora de crear bellas canciones llenas de nostalgia, pero siempre con ese poso de genuinidad y esos matices diferenciadores que han hecho de Yo La Tengo uno de los grandes de la música contemporánea.

A pesar de que el tema inicial, “Ohm”, con sus casi siete minutos de riffs y su clara melodía nos recuerde a los Yo La Tengo más guitarreros y exploradores de discos como “Painful”, la mayor parte del resto del conjunto tiene un tono bastante más apacible, introvertido y melancólico. Temas en los que las voces susurrante de Ira y Georgia se amoldan a pequeños artefactos sonoros que parecen no querer llamar demasiado la atención, sino querer ganarnos desde la intimidad de nuestra habitación.

Así, aunque “Paddle Forward” también recupera cierta distorsión de antaño, la norma la componen medios tiempos como la bucólica “Is That Enough?” de bella orquestación que incluso llega a recordarnos a La Buena Vida, o la hasta cierto punto progresiva “Stupid Things”, donde la frágil voz de Ira Kaplan llega a quedar casi oculta por las cuerdas en un sutil crescendo.

Pero la cosa se vuelve aún más recogida en la segunda mitad, donde canciones de clara vocación baladista, nocturna, de melodía casi minimalista a base de guitarra acústica, voces y algún otro apunte como “I’ll Be Around” o “Cornelia and Jane” nos muestran a una banda cómoda en su madurez; valiente e íntegra por seguir la dirección que sienten como adecuada tras casi treinta años de carrera.

Con “The Point of It” y, sobre todo, “Before We Run” recuperan cierta vitalidad, como queriendo cerrar un ciclo que enlace nuevamente con la inicial “Ohm” (de hecho, la primera y la última son las canciones más largas). Como si acabara de amanecer y decidieran salir del hogar para pasear por los campos. Es en esto, en su capacidad de evocación y también en la de emocionar, en donde persiste la esencia de Yo La Tengo, que permanece incólume sean cuales sean las capas que lleve por encima. Y esa es la razón por la que siguen siendo vigentes y su música sea atemporal.