/Reseñas///

Reseña: Sigur Rós - Með suð í eyrum við spilum endalaust

http://feiticeira.org/drupal
Me? su? ? eyrum vi? spilum endalaust
8
8.4



EMI/XL Recordings [2008]
Productor: Sigur Rós & Flood
Banda: Jón Bór Birgisson, Georg Hólm, Kjartan Sveinsson, Orri Páll Dýrason
El que nos enseñen sus posaderas mientras corren por el campo en pelotas en la portada de su quinto álbum no casa con la idea que teníamos sobre Sigur Rós de ser un grupo melancólico, tristón y nostálgico ¿Se habrán vuelto de repente un grupo de flower pop despreocupado y jovial? La verdad es que cuesta creerlo, y sólo podemos averiguarlo escuchando detenidamente la nueva obra de los islandeses más célebres del planeta, con permiso de cierta histriónica esquimal.

Y es que la etiqueta de grupo ‘serio’ que arrastran Birgisson y compañía, lejos de ser gratuita, se la han ganado a pulso a lo largo de los años; ya desde su (discutible) afiliación a ese género cada vez más amplio y difuso que es el post-rock, género pretencioso por antonomasia; pasando por el arte que acompaña a su obra (videoclips, discos, documentales…); hasta su propia música, muy elaborada, preciosista y compleja. Es decir, una trayectoria que siempre ha tenido muy claro sus objetivos, con una personalidad muy marcada y que es difícil que vaya a cambiar de un disco a otro.

Cosa que en definitiva, y a pesar de ciertas falsas pistas, no ha pasado con “Með suð í eyrum við spilum endalaust” (¿el título discográfico más difícil de recordar de la década? por lo menos), ya que aparte de la citada portada, lo único realmente chistoso y decididamente despreocupado es el tema de apertura del álbum, “Gobbledigook”, que realmente te deja bastante perplejo con ese ritmillo a lo hit de la jungla. El resto, se acerca bastante a lo que se esperaba del grupo tras la edición del excelente “Takk”: un alejamiento de los largos desarrollos más o menos progresivos de sus primeras obras a favor de un cierto minimalismo más concreto, evolución que podría decirse culminó con “Hoppipolla”, lo más parecido a un single que habían grabado hasta entonces.
Así, atendiendo a estos cánones, en “…spilum endalaust” nos encontramos ante canciones relativamente cortas (sólo dos superan los ocho minutos, todo un logro en su discografía), e incluso más de la mitad no alcanzan los cuatro minutos y medio. Como acomodándose a esta disminución de minutaje, el sonido se ha vuelto más humilde y risueño, en comparación a la grandilocuencia musical y emocional de “Ágaetis Byrjun” y “( )”; y, probablemente como consecuencia de esto, ha caído uno de los grandes protagonistas de su música: la guitarra con arco de Jón Bór, quizá el signo visual más distintivo del grupo, en detrimento del piano, las cuerdas y la guitarra acústica, que enriquecen preciosos temas como son “Inní mér syngur vitleysingur”, “Góðan daginn” o “Við spilum endalaust”; o incluso otros ya totalmente acústicos como “Illgresi”, “Fljótavik”, o su primera incursión en el idioma anglosajón, “All Alright”.

Todo muy bonito, sí, pero ¿dónde han quedado los antiguos Sigur Rós? Pues relegados a las extensas “Festival” y “Ára bátur”, donde demuestran que cuando quieren pueden volver a ser de los más progresivos de la clase; y a “Með suð í eyrum”, uno de los mejores temas del disco, marcada por una obsesiva batería; que demuestran que el grupo no reniega de su pasado, sino que éste forma parte de su presente dentro de una evolución coherente que, sin grandes estridencias ni bruscos cambios de rumbo, huye del encasillamiento tras el hallazgo de la fórmula de la originalidad (¿te suena esto, Tool?). Todo esto, sumado a la incuestionable calidad de las canciones, hacen de “Með suð í eyrum við spilum endalaust” otro gran disco de los islandeses y un muy firme candidato a lo mejor del año. Hasta entonces, y como dicen ellos, con un zumbido en nuestros oídos jugaremos eternamente.









   


PUBLICIDAD