/Reseñas///

Reseña: Fucked Up - The Chemistry of Common Life

http://feiticeira.org/drupal
The Chemistry of Common Life
8
8.8



Matador [2008]
Productor: Jon Drew
Banda: Pink Eyes, 10,000 Marbles, Gulag, Young Governor, Mustard Gas, Mr. Jo
Cuando el hardcore parecía un género condenado a quedarse en sus reducidos parámetros o, mucho peor por lo general, a ser contaminado por lo peor del heavy metal o del mal llamado emo, hacen falta grupos que saquen al género de la comodidad y lo hagan avanzar de alguna forma, arriesgándose a que el experimento cuaje. Hüsker Dü y Fugazi lo hicieron en su día y más tarde Refused, At The Drive-In o Snapcase.

Fucked Up, como la mayoría de los citados en algún momento, son un grupo que despierta controversias. Es normal que una banda que sea capaz de convertirse en favorita de publicaciones como Pitchfork y que se atreva a meter sintetizadores, flautas, percusiones tribales, instrumentales y coros melódicos en su último disco, levante suspicacias en una escena con mucho de sectarismo.

Poniéndonos en situación, el hardcore-punk de Fucked Up sale directamente de las raíces que plantaran Black Flag en su día y parece encaminarse a la apertura al indie-rock que protagonizaron los mentados Hüsker Dü, siendo estas dos bandas comparaciones frecuentes. La incógnita es como conjugar rudeza y experimentación sonora y en "The Chemistry of Common Life" la despejan muy bien, tirando más hacia lo segundo que en su igualmente lúcido primer disco.

Hay momentos de guiños old school como "Crooked Head" o la pétrea "Twice Born", aunque siempre esconden algo detrás de esos estribillos con coros a lo hooligan, que por otra parte son también parte importante de la personalidad de una banda liderada por la garganta y presencia de Pink Eyes. Los riffs en estos, sus momentos más clásicos, deben mucho a los Stooges, pero a poco que nos fijemos daremos con efectos sonoros, baterías intrincadas o algún detalle de color similar. Así, tenemos también en "Day of Last" un punk-rock apocalíptico con aires garajeros que recuerdan a cierta época de Mudhoney.
En lo que respecta a su tendencia al universo alternativo, la piedra filosofal del disco es "Black Albino Bones", posiblemente su más brillante ejercicio compositivo, que combina crudo hardcore optimista con irresistibles coros pop. Colabora por cierto Dallas Green de Alexisonfire, que es quién pone esa nota melódica. Incluso más indie y experimental es "Magic Word" con sus exóticas percusiones, pero con la pegada rockera y casi hasta bluesera, a la vuelta de la esquina.

La experimentación sin embargo, algo menos complaciente toma forma en la arriesgada "Royal Swan", donde se atreven a combinar la recia garganta marca e la casa con una preciosa y épica voz femenina. Del mismo modo resulta algo incómoda la psicodélica y arrastrada "No Epiphany" que sí que nos recuerda de hecho a experimentos en su día llevados a cabo por Hüsker Dü. Cortes que pueden llegar a provocar rechazo de primeras pero que sin duda crecen exponencialmente con las escuchas.

La imaginaria línea que divide el background punk y el camino hacia la vanguardia del disco viene apuntalada con pasajes instrumentales realmente logrados como la oscilación de sintetizadores de "Golden Seal" o el lamento casi grunge de "Looking for Gold". En contraposición total, la apertura ("Son The Father") y cierre ("The Chemistry of Common Life") vienen dadas por dos temas directos y sin demasiada floritura, si bien la primera contiene una intro de flauta para pasar al más rabioso número hardcore del disco y la última cuenta con algún guiño a Sonic Youth, demostrando como sacar épica del punk.

Como decimos la polémica está servida, más en el terreno ideológico, ya que la banda comenzó como colectivo anarquista y ha acabado como sensación del indie-rock y un disco en el que la producción juega un papel decisivo. Los que utilizamos las etiquetas para orientarnos sobre un sonido y no necesariamente una actitud, nos vemos ajenos a estas "problemáticas" y abrazamos a Fucked Up como una de las más excitantes realidades del rock alternativo del momento.













   


PUBLICIDAD