/Reseñas///

Reseña: Foo Fighters - In Your Honor

http://feiticeira.org/drupal
In Your Honor
7
7.3



RCA [2005]
Productor: Nick Raskulinecz
Banda: Dave Grohl, Chris Shiflett, Nate Mendel, Taylor Hawkins

Dave Grohl ha conseguido notables logros en su carrera. De segundón en la banda que puso patas arriba el rock en los 90, a forjar su propio grupo cambiandose a la guitarra y a la voz, a pesar de que sus mayores destrezas residen en la percusión, como pueden atestiguar Killing Joke, Josh Homme o Trent Reznor. En fin, que Grohl, crecido ante este estatus de superestrella a la que incluso Bush le roba los temas para sus mítines, ha decidido aportar mayor trascendencia a sus Foo Fighters, cosa que intenta con este grandilocuente disco doble.

Y es que sinceramente, que una banda tan bien conocida por mezclar guitarras y melodías, paradigma del power-pop de última generación, quiera separar sus temas rockeros de las baladas parece un sinsentido a todas luces. Esta idea nos la ha vendido con el single Best Of You, con un crescendo de guitarras en plan épico y de ritmos tan marcados que resulta como un puente entre Time Like These y cierto éxito de Coldplay, lo que no resulta muy alentador al hablar de una banda que siempre ha sido caracterizada por la diversión y frescura.

Resumamos el primer disco. In Your Honor viene pretendidamente repleto de rabia sostenida (y forzada, por qué no decirlo). DOA, Hell o End Over End intentan un rollo más rockero con regular éxito. Son temas aceptables que tal vez diseminados en cualquier disco "normal" de Foo Fighters podrían hasta gustar. La cosa mejora en temas tan "foos" como No Way Back o The Last Song aunque no tanto con la flojera de Resolve. Con la de bandas que hay que tienen a sus fans demandando un cambio, resulta paradójico que Grohl no se dedique a hacer más composiciones del patrón que mejor se le da.

Free Me también se cuenta en lo destacado, con esos riffs matadores que ya cultivó en algunos temas de "One By One" y que le emparentan con su militancia en QOTSA. También es una de las mejores interpretaciones vocales de este disco rockero. Otra gracia diferente tiene la épica The Deepest Blues Are Back con un estribillo que revela la simpatía del artífice hacia bandas que cultivan el rock heredero de Queen, como los mismos Darkness.
Sumergirse en el disco acústico supone cuando menos de entrada, un viaje interesante. Comenzando con la hipnosis envolvente de Still, el tono campestre de What If I Do? o el melancolico y vital de la genial Miracle que de alguna forma parece recoger la herencia pop de Brian Wilson. La folkie Another Round nos recuerda a las últimas composiciones de otro insigne músico asentado como es John Frusciante, mientras que en la tristona y oscura Friend of a Friend parece rememorar el fantasma de Cobain.

Poco malo hay que decir de este segundo CD. Y es que ni la atemporal balada que es Over and Out, ni la fluidez mística de On The Mend, ni ese trío final que rompe con la tónica tienen grandes puntos flacos, más bien al contrario. El mentado trío de ases lo componen la delicada bossa de Virginia Moon, el rock sureño y adulto de Cold Day in The Sun y la sincera fragilidad de Razor. Las tres tienen su peculiaridad, en la primera la voz de Norah Jones, en la segunda, la voz y firma del batería Taylor Hawkins y en la última el amigo Josh Homme, quien pone la guitarra. Colaboraciones que se suman a la de John Paul Jones (Led Zeppelin) al piano y mandolina en Miracle y Another Round respectivamente.

Así que Grohl lo ha conseguido. El disco tiene dos caras y sorprendentemente la rock resulta más prescindible. Aunque algunos pensamos que el mejor disco de Foo Fighters es su segundo intento, The Colour & The Shape, en especial por su alternancia de memorables temas de rock con simpáticas e inocentes baladas, toca reconocer que el experimento resulta razonablemente exitoso. El balance se salda con una baja inspiración en la mayoría del primer CD pero un notabilismo avance en las baladas. Es decir, que el disco acústico vale la pena por sí mismo.


   


PUBLICIDAD