/Reseñas///

Reseña: Berri Txarrak - Libre ©

http://feiticeira.org/
Libre ©
8
8.9



Gor-Diskak [2003]
Productor: Kaki Arkarazo
Banda: Gorka Urbizu, Aitor Oreja, Mikel López, Aitor Goikoetxea

Berri Txarrak son una banda surgida al calor del metal contemporáneo yanki que disco a disco ha sabido evolucionar. Oriundos de Lekunberri, Navarra, hace años se plantearon formar una banda en el idioma que sienten como propio, decisión que sabían de antemano que les iba a cerrar muchas puertas. Lo que dudo que imaginasen por entonces es que, gracias a su tesón e innegable calidad, iban a trascender fronteras difundiendo su rock alternativo en euskera por toda la península y más allá, encontrando fieles por toda la geografía. Si Eskuak/Ukabilak ya era uno de los discos más interesantes del rock euskaldun en la última década, muchos no hemos podido evitar sorprendernos gratamente con Libre ©, aún más ecléctico y lúcido.

El disco comienza eminentemente metálico, con riff y batería machaconas, pero tranquilos que no estamos ante lo último de Metallica. Enseguida aparece la voz y las guitarras se hacen más alternativas y sugerentes. En Hil Nintzen Eguna es el metal el que triunfa, el de siempre y el nuevo con un ojo puesto en System of a Down, a pesar de que el ritmo se trunca hacia el final en un ejercicio más habitual de las nuevas bandas de hardcore inteligente. Sin tregua llega Espero Zaitzaket, thrash metal expelido con la fuerza vocal del hardcore; arrolladora y con estribillo melódico, algo que ya es una de las señas de identidad de la banda.

Izena, Izana, Ezina, es el primer single del álbum, lo que no quiere decir que sea una canción que sobresalga entre el resto, aunque si tiene la suficiente dosis de melodía para sonar más en las radios. Aunque... ¿cuantas radios de por aquí pinchan este tipo de música? En fin, un tema de rock con tintes melancólicos, un sentimiento que va con el carácter de la banda. Más guitarras heavies para Pintadek, un tema veloz y directo que se introduce también en los terrenos del hardcore. Sugerente comienzo en espiral para Emazten Faborek II, riffs sólidos y punzantes que se alternan con remansos melódicos que sirven a la grungera voz de Gorka para enunciar su defensa de las mujeres maltratadas. Un delicado parón instrumental nos lleva a un marasmo de guitarras más dulces que estallan en otras más alternativas y estridentes.

El comienzo de Kanta Goibelak recuerda sorprendentemente a los Pixies más vitamínicos, batería machacona y guitarras agridulces. Y es que el tema se revela como una suerte de power-pop de toques alternativos, con coros incluidos que podría haber firmado el propio Rivers Cuomo para sus Weezer. A resaltar ese falsete auténticamente heavy que Gorka introduce en un tema de corte totalmente opuesto y queda como un guante. Sigue el rock alternativo imperando en Ez Naiz Aldatuko (esan zuen kamaleoia), con inquietantes susurros atmosféricos que recuerdan a los momentos más brillantes de los últimos Papa Roach. Esto en la primera parte de la canción, porque después se diversifica mucho más, entre el pop, el rock, leves toques de vanguardia y fusión bien asimilada. Hay que reconocer que la fuerza fonética del euskera también tiene su repercusión y en temas como este se nota.

Y llega el tema hardcore por excelencia o así debería ser, ya que en él participa Tim McIllrath del combo yanki Rise Against, cuya voz tremendamente cruda y rasgada hace un buen contraste con la más melódica de Gorka en Denak ez du balio, por no hablar de la colisión euskera-inglés que hacen de este tema algo realmente grande. Muy acertados los coros para este potente hit de hardcore-metal. Lo curioso es que llegados a este punto el oyente se plantea si este disco no tiene exactamente la misma calidad que cualquiera grabado al otro lado del charco. Apoteósico final a dúo donde Tim canta el estribillo incluso en euskera.

Irailak 10 nos hace pensar de nuevo en SOAD desde las primeras notas en un tema que también tiene ese contenido político que rezuman las letras de los angelinos. El título lo dice todo, pero básicamente habla de lo estúpido de una guerra motivada por un atentado y que les sirve para dar un repaso a la hipocresía de la sociedad americana que criminaliza el ficticio hecho de que un estado tenga armas cuando en su país están al alcance de todos. Léase ese "Bowling For Columbine" que cierra el tema.

Sigue el hardcore-metal (y el referente se mantiene) en la excitante Libre ©, única que cuenta con un seudo-rap al comienzo, para, a través de un pasillo thrashero, pasar a un pedazo de estribillo luminoso (a pesar de lo triste e impotente de la realidad que describe) que nos deja como resultado todo un himno de rock alternativo especialmente grande para tocar en vivo y ser coreada. Unos segundos de reflexión instrumental y Gorka recita algunas de sus frustaciones a modo de poesía espontanea antes de llegar por última vez al estribillo. Y el disco se cierra con otro canto de carácter reposado, Gezur Bat Mila Aldiz, que más que denunciar, constata lo fácil que es manipular diciendo cualquier mentira en un telediario. Aún así, la garra no se pierde, la rabia impotente y los riffs desesperados se mantienen. Aún con todo, el final de la canción nos deja un horizonte de esperanza, la utopía de (textualmente) "un mundo sin cabrones".

En resumen, Berri Txarrak, han ido abandonando los tics del numetal (que no el metal en sí) para acercarse a tendencias como el hardcore y el emocore, a la vez que a un rock más básico y directo. Algunos dirán que estos estilos están de moda y no le faltará razón. Pero aún así, sigue siendo fácilmente distinguible un disco con sentimiento de un sonido insustancial maquillado con una producción apabullante. Y este es de los primeros, no cabe duda. A tener muy en cuenta pero a nivel estatal.


   


PUBLICIDAD