/Crónicas///

Crónica: Zu - Madrid (31/10/2009)

31/10/2009, Madrid
8.0
Jacopo, Massimo y Luca
8
Ramdall, 1/2 sala
Precio: 18 €

No se que suena mejor como titular para la noche del concierto de Zu y Cave en Madrid… ¿Es preferente destacar la noche de Halloween ruidosa o mejor la noche de estreno de la sala Ramdall bajo la apisonadora que fueron ambas bandas? Yo casi me quedo con lo segundo, que en Madrid se necesitan muchas salas así…

El caso que cuando entramos, Cave justo empezaban y no lo hacían desde el escenario, sino que lo hacían a pie de platea y no fue una mala idea. A su aire progresivo y de dejadez retro le venía fenomenal ese rollo desenfadado y mas cuando el sonido de la sala dio muy bien la talla hasta en esas circunstancias.

Hacer un leve repaso a una sala que se estrenaba, merece la pena, creo yo. La sala, tras pasar unas largas escaleras, es una pista de baile diáfana con excepción del clásico dúo de columnas frente al escenario. Como sólo son esas dos las que nublan visibilidad, podríamos estar pensando en que por fín se ha dado con una sala para ver el concierto bien a gusto, pero por el contrario nos encontramos con su principal problema: un escenario muy bajo (probablemente debido al propio techo bajo de la sala). Una verdadera pena de visibilidad y de tamaño de escenario, que nubla un sonido excepcional (en Zu incluso demasiado potente) y un juego de luces realmente bueno. ¡Ah! Otros se quejaban más del exageradísimo precio de las bebidas, cosa que no comprobé en mis carnes.

Siguiendo con Cave y su labor de modernizar el sonido spacerock de Hawkwind llevándoselo a terrenos electrónicos, a ritmos a veces hasta funkys y bailables, la cosa quedó soberbia. Si en disco nos habían conquistado, la actitud repetitiva y cargante de sus ritmos y reverb nos cautivó a todos. Si acaso, le habríamos quitado minutos a su actuación para dárselos a Zu, pero entre ambas bandas no fueron otra cosa que apisonadoras.

Y con Zu poco mas o menos igual en lo de mejorar el disco. “Carboniferous” gusta mucho (de hecho sólo había que ver las ganas que tenía la gente de darlo todo en su concierto), pero es que en directo son una bofetada en la cara tras otra. Y si además tenemos un sonido así de potente, pasamos de bofetada a puñetazo, aunque por el camino perdimos demasiados saxofones que eran literalmente pisoteados por el bajo de Máximo. Al menos, Luca y sus extraños sonidos de saxo supieron terminar de salir a flote según iba avanzando el concierto, para remarcar mucho más en los imprescindibles “Carbon”, “Soulympics” y “Ostia” que fueron claramente lo mejor de la noche.

Cada uno de los derechazos que asestaron nos fueron conquistando demasiado, y para cuando el publico estaba en todo lo alto de ganas y fuerza, nos dejaron a medias con apenas ¿una hora de show?. En realidad, muy corto todo para un precio digno pero ligeramente caro (esos gastos de distribución de Ticketmaster a conciertos de esta escala no le vienen nada bien).

A pesar de todo, enhorabuena a la nueva sala, a Zu por el concierto y a los promotores por un doble cartel muy suculento. A la próxima, que venga también Mike Patton...