/Crónicas///

Crónica: Wintercase - Madrid (19/11/2005)

19/11/2005, Madrid
6.5
7
Divino Aqualung, Menos de media sala.
Precio: 20.00 €

La tercera jornada del festival itinerante Wintercase, tenia un aliciente por encima del resto para mí. Aparte de poder ver a Fino Oyonarte desenvolverse en terrenos pop y también ver el resurgir de unos "viejos poperos" como Brett Andersen y Bernard Butler, ese gran aliciente era una de las últimas sensaciones del Reino Unido, Kaiser Chiefs. Un brote de Hepatitis A en el autobús del grupo, provocó que cancelaran toda su participacion en el festival y el resto de fechas.

Asi que el cartel quedó muy cojo: solo The Tears y Clovis. Esto unido a todo un Madrid - Barça y a que la promotora devolvia el dinero de la entrada con motivo de la baja de Kaiser Chiefs, supuso que la sala Aqualung quedara medio vacia. Tan solo quedamos gente en el "foso" de la sala, lo que deparo un panorama un tanto desolador.

Los únicos integrantes nacionales del cartel, el dúo Clovis comenzaron pasadas las 20:00, habiendo estado la gente esperando desde las 18:30 que abrian. Enorme fallo por parte de la organización no retrasar la hora de apertura de puertas...

El gran Fino Oyonarte , el que fuera bajista de quizás una de las bandas de mas calidad del país, a la guitarra acompañado por Cristina Plaza y el resto de la banda para el directo. Desde el principio se nota en su música que el sonido Nada Surf ha estado presente desde los primeros pasitos que el grupo dio, aún cuando Fino estaba con Los Enemigos. Y es que si su disco "Respira" supura power pop y melodia por los cuatro costados, su directo (aunque algo mas guitarrero) no es una excepción.

Trás una larga espera, aparecieron Brett, Bernard y el resto de la banda. The Tears en escena. Decente comienzo de concierto, pues tras la Intro sonaron "The Asylum", "The Ghost Of You" y "Autograph". Una puesta en escena por todo lo alto, pues tanto los dos lideres de la banda (Ex-Suede ambos) y el resto sonaron por fenomenalmente desde la primera nota. Además Brett entregadísimo desde las primeras notas, siempre cercanos al público, sobre todo debido a una plataforma que colocaron delante del escenario.

Brett subió, bajó, bailó... todo ello sin quitarse las gafas. Para cuando se las quitó, Bernard Butler y su guitarra estaban ya dando un buen espectáculo, tocando más temas como los que cayeron: "Refugees", "Brave New Century" y hasta una nueva, que pasó sin pena ni gloria por mis oídos.

El concierto aún así bastante corto, pues todos los alli agolpados eran fans de 10 de ellos y de Suede... Y claro, a todos les supo a poco. Yo por mi parte tuve suficiente con esa hora de The Tears que tuve (y me sobraron como 20 minutos). Un concierto bastante divertido, a pesar de que The Tears no sean especialmente santo de mi devoción. Una noche que aunque no estuvo mal, no fue lo esperado una semana antes.