/Crónicas///

Crónica: Van Etten, Sharon - Madrid (27/09/2012)

27/09/2012, Madrid
9.0
Sharon Van Etten (Heather Broderick, Zeke Hutchins y Doug Keith)
9
Teatro Lara, Casi lleno
Precio: 17 euros

Buen año está teniendo la neoyorquina Sharon Van Etten gracias a un disco tan redondo como "Tramp". Mientras parece que algunos que aparecían como mejor valorados por la crítica a principios de año se han ido desinflando, su trabajo no sólo se mantiene entre esa lista, sino que parece que con las escuchas ha ido ganando nuevos y más entregados adeptos. Ver un concierto suyo en el que se repasa dicho trabajo y en el marco incomparable del Teatro Lara era pues apostar a caballo ganador.

Aún así tuvimos alguna duda en lo que respecta al carácter de Sharon, o cuanto menos a su irónico humor acrecentado por la timidez. Lo decimos porque en Mayo estuvo dando un muy buen concierto en el escenario grande de Primavera Sound (ya lo contamos aquí) con algún que otro comentario algo malhumorado, aunque al mismo tiempo también estuvo colaborando en el homenaje a Big Star en el mismo festival con una sonrisa de oreja a oreja y una timidez que nos enamoró. ¿Que cara de Van Etten nos encontraríamos en el inicio de gira?

Pues Sharon nos enamoró, ya desde que saltó al escenario pidiendo perdón por la media hora de retraso y tratando siempre de hablar un castellano que controla lo suficientemente bien para hacerse entender y lo suficientemente mal para conjugar mal algún verbo y provocar la sonrisa cómplice del respetable. Ahí comenzamos un camino rápido desde las butacas al interior de su bolsillo, dónde entramos en seguida para no salir en toda la noche. A Sharon le bastó su sencillez, su honestidad, su sonrisa y un inicio rompedor con "All I Can" y "Warsaw".

Después todo fue sobre ruedas, con pocos peros que poner más allá de algún tiempo demasiado alargado entre canciones que suplió a la perfección con esas charlas en castellano que antes comentábamos. En el Lara no hubo rastro de los Dessner ni de Zach Condon como ocurre en "Tramp", y ni falta que hizo, que la labor de Heather Broderick, Zeke Hutchins y Doug Keith fue verdaderamente abrumadora. Ella como segunda voz encaja a la perfección con Sharon, así como una labor con guitarras y teclados aportando lo justo y necesario siempre. La técnica de Zeke a la batería está fuera de toda dudas, cuidando siempre cada golpe y manteniendo el envolvente aroma íntimo de las canciones, mientras que la versatilidad de Doug al bajo, guitarras y coros.

Del repertorio poco podemos decir aparte de que sonó casi todo el "Tramp" y que echamos mucho en falta una "Ask" que había para arreglar un bis algo forzado. Las versiones de "Magic Chords", "Don't Do It" o "Peace Signs" se mostraron vivas en todo momento, desde una ejecución verdaderamente vibrante demostrada en la cara entusiasmada de los músicos. El momento álgido del concierto llegó naturalmente con sus dos piezas más acertadas (o más celebradas, cuanto menos). La cara y la cruz. El Yin y el Yan. La calma y la tempestad. "Give Out" y una sobrenatural carga emocional casi desnuda que sobrecogió hasta al más descorazonado y una puramente rockera "Serpents" que dedicó a su técnico de sonido. Se fue y sonó apenas "Love More" como bis, mientras los músicos se ponían a improvisar y juguetear con sus instrumentos, momento en el cual volvemos a recordar que nos habría entusiasmado un cierre algo más movido, como podría ser el "Ask" que comentábamos.

Antes decíamos que el debut madrileño de Sharon no podía haber sucedido en mejor lugar, pero además terminamos añadiendo que no pudo haber sido en el mejor momento: fuera comenzaban las primeras lluvias post-veraniegas y del Lara salíamos todos con una sonrisa más propia de pleno mes de julio.