/Crónicas///

Crónica: Tinariwen - Madrid (13/11/2014)

13/11/2014, Madrid
9.0
9
Sala But, Tres cuartos de sala
Precio: 25 euros

Conviene ponerse en antecedentes antes de hablar del genial concierto que volvieron a brindar Tinariwen en suelo madrileño, aunque intentando entrar lo mínimo en unas valoraciones socio-políticas que eso se sale de nuestro catalejo. La traducción directa del término tamasheq*tinariwen” es simple: desierto. De ahí viene la banda, del Sahara, concretamente de la autoproclamada región de Azawad que pretende aún mantenerse al margen de Mali.

Ataviados cada uno con su tagelmust^ , la banda atacó su repertorio dentro del festival 981 Heritage Estrella Galicia  como mejor saben hacer, como una fiesta. Pero no vamos a quedarnos sólo con eso, la música de Tinariwen tiene dos caras. La de la una música progresiva e hipnótica que bebe a partes iguales del folclore tradicional islámico entremezclado con el blues, las guitarras entrelazadas y el rock al uso; pero también tiene la cara de una reivindicación de sus raíces, de su región como un estado independiente, de la rebelión en general y de, incluso, ir a las armas (incluso en una entrevista el propio Abdallah  manifestó abiertamente que el día que su gente necesite más guerreros que músicos estará listo para responder a la llamada).



Pero como un servidor tiene nulos conocimientos socio-políticos y de lenguaje en dichas zonas, nos toca centrarnos exclusivamente en lo musical y en lo escénico, en cuyo la sentencia es mucho más fácil de evaluar. Lo de Tinariwen es un ejercicio de malabares preciso y sincero, jugando por un lado con una tradición árabe que difícilmente suele encajar con el rock o el blues más occidental. Ellos lo consiguen, y además por la vía de la ensoñación psicodélica que producen la repetición de sonidos, aunque cuando uno los ve en vivo la cosa se torna más en fiesta que en cualquier tipo de hipnosis musical. Sobre todo cuando a tu lado unas primeras filas repletas de africanos, lanzan proclamas, cantan y bailan. Incluso, un par de mujeres deciden subir a bailar con una apropiada camiseta de petición de libertad saharui, un tema similar al de los tuaregs pero cuyo principal culpable lo tenemos en casa.

Sin duda alguna, vivir un concierto de Tinariwen en distancias cortas es algo recomendable (obligatorio diría incluso) para todo aquel que entienda la música como una manera de expresión de tradiciones, de ideas y de emociones. Estilos aparte, uno de los conciertos de la temporada, sin duda.


*Tamasheq – Lenguaje tuareg que se habla especialmente en el área de Tombuctú.
^Tagelmust – Ropaje tradicional tuareg compuesto de velo y turbante