/Crónicas///

Crónica: Timber Timbre - Madrid (17/12/2013)

17/12/2013, Madrid
9.0
9
Charada Club, Lleno
Precio: 15 euros

El color encarnado sobre el escenario y el aforo de la sala Charada casi completo, consiguieron un ambiente de lo más confortable durante casi dos horas de concierto. Así resultó la visita de Timber Timbre en Madrid, una banda que casi todos conocieron por acompañar a Micah P Hinson en su anterior gira y al que casi le robaron el protagonismo con su excelente actuación. En esta ocasión no fue para menos, los canadienses ofrecieron un directo lleno de momentos mágicos y sonidos que introducían al espectador en una burbuja individual.

El vocalista de la banda, Taylor Kirk, abrió la actuación con su guitarra mientras el resto de la banda se iba acoplando. Un interludio que progresivamente iba bajando de tono para continuar después con un tema de ritmos contundentes que a veces rozaba el post-rock. Pero su sonido habitual no va exactamente por esos lares y con la aclamada "Magic Arrow" declararon las melodías crepusculares que les caracterizan. Después el piano hacía gala de su elegancia en el tema "Bad Ritual" contrastando con altibajos muy destacados por parte del resto de instrumentos. "Creep On Creepin’ On", que da nombre a su último disco, incitaba a coger al espectador de al lado para bailar lento y agarrados, pero todos estábamos boquiabiertos con el potencial escénico de la banda.

Timber Timbre tiene un estilo propio que va desde un folk oscuro, cómo exhibieron con "Too Old to Die Young", hasta el blues más clásico. Y con ese tipo de música se identificaría "Black Water", quizás el hit de la banda, que provocó gritos de entusiasmo en la sala al comienzo del tema, además del tarareo del estribillo. La noche continuaba romántica al mismo tiempo que lúgubre por el desasosiego que transmitió "Trouble Comes Knocking", de ritmos conmovedores y asfixiantes.

En el caso de un concierto tan agradable mejor no llevar a cabo el refrán lo bueno si es breve… y agraciados los espectadores que pudimos disfrutar de un bis de tres canciones en un directo completo. Un repertorio dilatado con temas como "I Get Low" y "Woman" para despedirse después con una improvisación apabullante.

FOTOS: Fernando Ochoa.