/Crónicas///

Crónica: Super Skunk - Madrid (02/11/2012)

02/11/2012, Madrid
8.3
Javier Rojas, Rodrigo Llamazares, Javi Gómez, Quique Fuentes
8
3/4 de aforo, Casi lleno
Precio: 12 euros

Poca novedad presentaba en principio el nuevo concierto de regreso de los madrileños Super Skunk con respecto a su show de hace menos de un año en la pequeña Barracudas Rock Bar. La sala Live! se presentaba como un espacio más apropiado en cuanto a dimensiones y sonido para disfrutar de esta reunión, motivo que finalmente condicionó el resto del concierto y marcó las diferencias para bien y para mal con el show anteriormente mentado.

Antes que el cuarteto capitaneado por Ro Llamazares saltase a escena aparecieron Noiah, que no son nada nuevos en estas labores. El quinteto beben de las fuentes del crossover que sonaba a inicios del año 2000 por toda España, mezclando sonidos puramente metaleros con funk y hip hop. La labor de su vocalista Pablo Gismera rindió de sobra en el escenario mientras sus compañeros pulían a buen ritmo. Les cuesta encontrar del todo un sonido propio, pero parece que las maneras las tienen bien de sobra aprendidas, veremos si con este inminente "Serás Capaz" (editado mediante crowdfunding) lo consiguen.

El ambiente estaba caldeado, pero mucho más cuando llegó el turno de los veteranos de la noche, ya que hace un año se cumplían diez años de la publicación de su disco de despedida "Sea Como Sea". Evidentemente los caminos de los cuatro miembros han ido por otros lados, de hecho David Obelleiro no ha estado presente en los conciertos de reunión, siendo sustituido por un sorprendente Quique Fuentes que ha encajado de lleno en el engranaje de Super Skunk. Del otro lado, el bajo de Javier Rojas tras su larga labor bajo el sobrenombre de El Tío Calambres no ha hecho sino hacerle crecer como músico, al igual que Rodrigo Llamazares en su labor de profesor de canto y la de Javi Gómez como batería en bandas como The Sweet Vandals.

El concierto empezó una vez más como mandan las tradiciones con "Enchufa el Patch", unido a una "Luz" que sonó muy vigorosa. Ya se empezaron a notar las mayores diferencias con respecto al anterior concierto de Barracudas. Como decíamos, algunas diferencias son claramente buenas para el devenir del concierto, como una mayor amplitud y visibilidad en la sala para de verdad poder dar cuenta que los Super Skunk de 2012 están naturalmente "menos ensayados", pero al mismo tiempo más curtidos y hábiles por esas cosas que dan los años. El concierto quizás perdió en esa cercanía, sudor y garra que vivimos en 2011, pero quizás a la larga han sido las canciones más coreables y positivistas las que mejor han ido funcionando con el paso del tiempo. Por ello "Dos" fue un clamor a la altura de un hit de cualquier banda foránea, al igual que "Nadie Como Tu", "Sea Como Sea" o "Fugaz" que fueron cayendo en casi en orden.

El concierto, con el repertorio en la mano, pudo caer en un claro problema de ir de más a menos aunque cualquiera que lo haya vivido sabe que no. La elección de temas más cañeros y rabiosos para el final fue un gran acierto, así "En Pie" sirvió del final perfecto del concierto viviendo los tiempos que vivimos. Garra, fuerza, ejecución sobrada y una sensación de carisma por parte de los cuatro que tira para atrás sirvieron para dejarnos con una sonrisa de oreja a oreja. Aunque aún quedaba otro momento para el recuerdo con otro par de temas para el karaoke colectivo, esta vez sólo con Javi a la guitarra y Ro a la voz. Hablamos primero de "Sube Sube" y posteriormente del otro gran éxito del combo con "Algo Diferente". Para contrarrestar sacaron una vez más el lado gamberro para demostrar que no sólo andan en forma para los momentos más tranquilos con un redondo "HP", aunque antes de que esto llegara nos regalaron un tema nuevo que sigue la onda más melódica y rítmica (parece ser que el título será "Mundo Cruel").

Ro dijo que hay una luz encendida en casa, así que ¿Quién sabe si no estamos hablando de un nuevo disco de Super Skunk para 2013? Puede sonar a que su propuesta anda en estos días que corren muy fuera de lugar, pero con lo que pudímos ver en la sala Live! de Carabanchel es todo lo contrario. Grandes promesas para el año que viene.