/Crónicas///

Crónica: Muse - Madrid (27/10/2006)

27/10/2006, Madrid
8.6
Matthew Bellamy, Chris Wolstenholme, Dominic Howard
9
Palacio de los Deportes, Casi lleno
Precio: 33 €

Take A Bow
Hysteria
Butterflies & Hurricanes
Map Of The Problematique
New Born
City Of Delusion
Plug In Baby
Forced In
Bliss
Feeling Good
Hoodoo
Invincible
Supermassive Black Hole
Starlight
Time Is Running Out
Stockholm Syndrome

BISES:
Citizen Erased
Muscle Museum
Knights Of Cydonia

Era extraño que no hubieran venido antes, pero dicen que más vale tarde que nunca. Y es que si alguien me dice que diga el nombre de una banda que suele incluir España en todas sus giras, uno de los que se me vienen a la mente es la banda británica, que en su gira veraniega por festivales (y alguna que otra actuación suelta) no habían hecho escala ni en España ni en Portugal. Tras el intenso y aclamado, "Black Holes & Revelations" había ganas en Madrid de disfrutarlos, y para algunos pocos privilegiados que ya los habíamos visto en dicha gira de festivales (en nuestro caso en el Rock Werchter belga) aún más. Y es que Muse nunca han sido santo de mi devoción, pero ante el directo que vi primero en Bélgica y después este que nos ocupa, uno se tiene que rendir a la evidencia.

Pocas loterías para un grupo nacional son tan importantes como la de telonear a un grupo grande, cosa que en este caso les tocó a los catalanes Poet In Process. He de reconocer que, en contra de lo que suelo hacer, fui aquella noche al Palacio de los Deportes sin haberme siquiera pasado por el MySpace de los teloneros. Aunque la verdad que fue mejor así, ya que la grata sorpresa que me lleve con los de fue bastante importante. Les costó aún así hacerse oír en su apenas media hora de concierto, en la que nos recordaron a sonidos tan dispares como Coldplay, Jeff Buckley, Patti Smith o PJ Harvey. Se puede decir que a pesar de que no pegaban en exceso con Muse y de la falta de conexión que hubo en principio, salieron triunfadores de su cita en Madrid. Seguramente que de sus citas en Barakaldo, Barcelona, Portugal y Francia el público saliera también contento.

Tras momentos de montaje y de asimilar la mastodóntica puesta en escena que ya nos habían chivado los de Barakaldo, se hicieron las luces. Desde nuestra posición apenas veíamos la batería de Dominic Howard, que estaba debajo de un enorme cilindro con pantallas, pero la vista de Matt Bellamy, que de vez en cuando se iba hacia el fondo del escenario dónde estaba un bonito piano blanco, y de Chris Wolstenholme era bastante buena. Además de los tres, estuvo en la sombra un músico a cargo de teclados, programaciones y sonidos varios.

Ya lo dijimos en su actuación belga, nada mejor que empezar con un tema como "Take A Bow", la cosa se caldeo en apenas un minuto en el que descubrimos ya todo el juego de luces y de pantallas. Poco podemos decir de un comienzo tan espectacular con la propia "Take A Bow", "Hysteria" y "Butterflies & Hurricanes" que fueron el torbellino que necesitábamos todos para adentrarnos de lleno en el concierto, hasta los no demasiado seguidores.

La intrépida "Map Of Problematique" en principio calmó las gargantas de la gente, pero en seguida volvió "New Born" en el que Matt nos dio toda una lección de tocar y de enardecer las masas solo con una guitarra. Enorme las versiones posteriores de "City Of Delusion" y de uno de sus mejores canciones, "Plug In Baby" en el que Matt me ganó del todo gracias a toda una maraña de riffs destartalados y a la vez perfectos.

Y es que las virtudes de esta banda en directo pasan por la calidad instrumental de la banda (Matt a la guitarra y al piano es verdaderamente único, los sonidos que Chris saca de su bajo son realmente increíbles ya que en ocasiones parecía que estaba tocando guitarra y bajo a la vez y Dominic siempre impecable a las baquetas), su buen hacer a la hora de escoger temas y de irlos rotando a lo largo de toda la gira y por ultimo, una maravillosa y cuidada puesta en escena.

El momento de relax llegó con dos canciones que nos pusieron más a observar el espectáculo que a movernos. Primero con "Forced In", con el fuego que salía de la pantalla y después con "Bliss", en la que aparecieron unos enormes globos amarillos (aunque ha dejado de ser una novedad, sigue siendo gracioso).
Tras esto, siguieron momentos intimistas protagonizados por una de sus piezas de mayor calidad. He de reconocer que siento debilidad por su disco "Origyn Of Symmetry", de hecho junto al ultimo es el único que me maravilla de verdad, con lo cual cada canción de esa época la celebraba con más énfasis, pero en este caso se multiplicaba por tres. Enorme versión en directo, en la que Matt dejó su voz bien marcada en el Palacio de los Deportes.

Si no habían dado demasiado protagonismo al nuevo disco, decidieron en el bloque casi final soltar la traca. El bloque "Invincible ", "Supermassive Black Hole" y "Starlight" fue recibido como si de los mayores de sus hits se trataran. Sigo pensando que "Supermassive Black Hole" sigue siendo un poco de chiste en directo pero de las otras dos solo se puede decir que las bordan en directo.

Después la previsible "Time Is Running Out", que tampoco me convenció en exceso a pesar de las ganas del público, y un final de diez con uno de sus mejores temas, "Stockholm Syndrome". Tras soltar semejante colección de temas se fueron por la puerta grande. Para volver a los escasos minutos.

Primero "Citizen Erased" nos volvió a meter de lleno en el concierto, para después llegar a un "Muscle Museum" que nos siguió sonando igual que siempre o mejor. No pensaba que la tocaran, pero la verdad que se portaron incluyéndola. Gran tema. Como el que cerró la noche, "Knights Of Cydonia", probablemente su tema mas arriesgado y por que no, el que mas me gusta. Se incluyeron en la parte de atrás la letra de la canción en plan karaoke, lo que hizo que tuviéramos un final plenamente cantado. Además de eso, destacar que la llevaron a la perfección al directo, cosa para nada fácil. Entre aplausos se marcharon, entre muchas caras de felicidad y de cansancio en las primeras filas.

Si algo se puede decir de su concierto es que Muse saben lo que se hacen y que en contra de lo que puede parecer, ya podrían aprender de sus conciertos bandas de la talla de Red Hot Chili Peppers, Coldplay... De hecho me puedo atrever a decir que te gusten o no, es imprescindible ver a Muse en directo una vez en la vida.