/Crónicas///

Crónica: McCombs, Cass - Madrid (20/01/2014)

20/01/2014, Madrid
7.0
Cass McCombs (Jon Shaw, Daniel Iead y Daniel Allaire)
7
Teatro Lara, Lleno
Precio: desde 18 €
http://feiticeira.org/

Cass McCombs quiso hacer honor a las raíces más originales de su música, para ello invitó como telonero a Frank Fairfield. El artista es un cantante de folk que, por su aspecto y su música, parecía sacado de un rancho del profundo oeste. Fairfield hizo los honores intercambiando sus instrumentos en cada tema (violín, banjo y guitarra) acompañados con su chirriante voz y trasladando la escena casi a principios del siglo XX.

Después de un breve descanso, McCombs y su banda nos devolvieron a la actualidad. El californiano inauguraba el nuevo ciclo de conciertos New & Revisited Road presentando su último y doble álbum "Big Wheel and Others". El tema "There Can be Only One" fue el acertado comienzo del directo que, a pesar de la falta de entusiasmo por parte del artista al saludar, sí contentó a los allí presentes. La siguiente canción, de sonidos más duros, fue "Love Thine Enemy" de su anterior disco. Y así prosiguió el concierto durante toda la noche, enlazando una canción tras otra sin ningún tipo de interacción de McCombs con el público.

La batería cobraba un singular protagonismo al comienzo de todos los temas, algo que no está tan presente en la grabación, y de este modo abrió "Name Written in Water", que incitaba a involucrarse en el estribillo. En este concierto no había improvisaciones que valieran, todo era tan correcto que rozaba cierto protocolo de disciplina, pero gracias a la calidez de su música en general y en temas como "Angel Blood" en particular, la noche no llegó a convertirse en insípida. 

"Dreams Come True Girl" llegaba hacia la mitad del concierto casi con la misma delicadeza que en el álbum, aunque sin la contrastada voz que aporta el acompañamiento de Karen Black. También hubo tiempo para retomar viejas canciones como "What Isn’t Nature" de su disco "A", pero destacando con una leve base electrónica. Una vez rozando el colofón llegaba el momento de sonidos oscuros que rozaban el blues con "Home On The Range". Pero para no quedarnos con esa tristeza en el cuerpo, nos consolaron con un tema mítico, "That’s That" fingió de final. Definitivamente la balada "County Line" fue el bis que cerró la sosegada víspera y nos mandó a casa (o al bar de al lado en algunos casos) con el romanticismo en el cuerpo.