/Crónicas///

Crónica: Mark Lanegan - Madrid (16/05/2010)

16/05/2010, Madrid
7.5
7
Joy Eslava, Lleno
Precio: 20 euros

A estas alturas de la película no vamos a andar descubriendo lo que Mark Lanegan entrega en vivo. Su pasividad absoluta, su oscuridad, su halo de timidez, su presencia y sobre todo su única voz. Evidentemente una gira acústica de este cantante único en magnetismo tenía mucho de deleite personal y mucho de una simple oportunidad de ganar dinero fácil.

Pero Mark insistimos que no engañó a nadie. Apareció en escena ante su cada vez más concurrida audiencia, tiró de repertorio especial y contentó a todos. ¿Que si preferimos cómo lo hace con banda? Pues si. ¿Que si para ver esto ya tuvimos su paso por un teatro madrileño, aumentando el grado de magnetismo con un grande como Greg Dulli? Por supuesto. Pero eso no quita que nos parece que el ex-Screaming Trees volvió a triunfar en la Joy Eslava.

El repertorio, ayudado solamente por una guitarra acústica estuvo especialmente bien en cortes con especial brillantez melódica. Sobre todo fueron "Don't Forget Me", "One Hundred Days" y "Resurrection Song", pero los primeros compases con "No Easy Action" y "Miracle". Igualmente revisitando a Screaming Trees y a Queens Of The Stone Age con algunas pinceladas, cómo el final con "Hangin' Tree".

Mark Lanegan por tanto volvió a triunfar, y ya está. Luego ya nos pondremos a discutir sobre si ha sido peor que otras veces, sobre si sigue sin saludar, sobre si se queda como una estatua o si queremos verle con banda. Pero él sigue siendo algo único e indescriptible frente a frente.