/Crónicas///

Crónica: Hyperpotamus - Móstoles (21/05/2009)

21/05/2009, Móstoles
9.5
Hyperpotamus
10
C. de Arte 2 de Mayo, casi 100 personas
Precio: 0 €

Mira que hay pocos eventos de interés musical en Móstoles, dicen que la ciudad de la Comunidad de Madrid con mas habitantes tras la propia capital, sobre todo desde la migración de Festimad en 2004. Pero nos tenemos que enterar de casualidad esa misma tarde de que el único Hyperpotamus va a estar en el nuevo centro cultural 2 de Mayo. Ya estuvieron Lidia Damunt con Grabba Grabba Tape, coincidiendo con poca fortuna con todo un Madrid-Barça...

El del cantante que nos ocupa entra dentro de las sesiones Pic Nic que van a ocupar el verano del centro cultural con multitud de propuestas, pero contando apenas con este único concierto. Una pena.

Nada más entrar en el Centro Cultural una pared usada a modo de pizarra nos indicaba que la actuación iba a ser en la bonita azotea del antiguo caserón. Así pudimos ver cómo la tarde iba cayendo sobre la ciudad con la compañía perfecta del espectáculo de Hyperpotamus y sus 4 micros. Y digo perfecta por qué la actuación de este señor fue sublime en su paso por Móstoles, de hecho de lo mejorcito que hayamos podido ver este año.

Supongo que es un tío sobradamente capaz de dar más conciertos así, pero creo que le va a costar encontrar una situación así de propicia: público agradecido, curioso y callado; vistas magníficas; noche agradable; buen sonido y bastante manga ancha con los horarios. Unas expectativas que ni nosotros teníamos tan altas, con lo cual es de suponer que a los que les pilló de nuevas les fascino aún mas.

Tras un par de temas con algo de titubeo y barullo, comenzó a crecerse con bromas y una actuación soberbia usando muy bien los ritmos sencillos de beatbox, las melodías alocadas de fondo y su buena voz como cantante al uso. Luego llegó lo más agradecido de su repertorio con "Toy Soldier's Day Off", terminando con una versión extensa y progresiva de "Strawberry Fields Forever" de The Beatles. Divertidisimo show final, ya con la noche comandando el cielo, en el que improvisó una canción con golpes en el cuerpo e incluso eructos.

Un concierto sorprendentemente grande por todos lados, y que demuestra que Hyperpotamus es un verdadero showman de esos que ganan en las distancias cortas. Hay que ir a verlo de nuevo, claro, pero le va a costar igualar esto.