/Crónicas///

Crónica: Chuck Prophet - Bilbao (15/01/2011)

15/01/2011, Bilbao
8.2
Chuck Prophet, Chris Von Schneidern
8
Kafe Antzokia, 3/4
Precio: 15/18

A priori un concierto de Chuck Prophet y Chris Von Sneidern se nos presenta interesante. Lo que pasa es que cuando el objeto en cuestión es interpretar canciones tan inmortales como las del "London Calling" de The Clash la cosa suscita curiosidad a la vez que aterroriza un poco. No por el hecho de que sean malos músicos ni por supuesto intérpretes. Pero al revivir según qué pasados es muy dificil hacerles justicia. En este sentido y haciendo un guiño, podemos decir que Prophet luchó contra la ley y no le salió nada mal.

Abrió la velada Von Schneider sólo y de pie con su acústica, interpretando un repertorio breve e intimista que no casaba con esta cita tan temática. Tal vez debió de plantearse vincular de alguna forma su actuación previa con The Clash, con el punk-rock en general, ya que sinceramente, no pegaba, aunque terminó en clave algo más animada. 

Entre medias, salió a escena Johnny Green, manager de la banda. Una aparición que podemos tildar de anecdótica a lo sumo. Supongo que para los más mitómanos de la banda sería interesante escuchar sus batallas en perfecto inglés de su boca o parcialmente traducidas. Realmente no aportó mucho y lógicamente buena parte del público había ido a bailar al ritmo de los Clash más que a escuchar anécdotas que puede leer cómodamente en su casa. Pero bueno, el propio Green nos contó que él quería estar ahí, aportando su granito de arena al homenaje y de algún modo supervisando lo que estos The Spanish Bombs hacían con el legado de sus apadrinados.

En definitiva, que lo interesante de verdad comenzó como no podía ser de otro modo al contundente ritmo de "London Calling". La banda parecía haber decidido hacer su relectura del disco en el mismo orden, dejando caer de primeras la más legendaria de las canciones del cuarteto. La banda estaba bien engrasada desde el minuto cero y Prophet cumplía más que bien su papel emulando la afectada garganta de Strummer. El rockabilly de "Brand New Cadillac", el elegante ska de "Jimmy Jazz", ciertamente parecían capaces de desenvolverse en las diferentes facetas de un disco que trasciende con mucho la concepción de punk-rock.

Con "Hateful" y "Rudie Can't Fail" la cosa fue entrando en el calor festivo y colorista y aumentaron los bailes, la gente coreando, las manos en el aire. Quizá no tanto como el repertorio pide, pero no es Bilbao un público de entregarse fácil y los recelos ante una propuesta así son más que comprensibles. De vez en cuando, como antes de "Spanish Bombs", Prophet hacía algún comentario o introducción pero tal vez sabiendo que las canciones le robaban todo protagonismo, fueron las menos. 

Total, que los temas fueron cayendo con bastante respeto y algún que otro hueco para relecturas en clave algo más rockera y menos roots, como pueden ser los casos de "The Right Profile" o "Guns of Brixton", algo que sin embargo estuvo bien para efectivamente dar cuenta de que, como nos dijo Green, esto no era una banda de versiones sino una que interpretaba las canciones desde el corazón, a su modo. El estribillo de "Lost in the Supermaket", interpretada por Von Schneidern (ya que venía a hacer el papel de Mick Jones en la banda) fue dejado al público para corear, pero himnos como "Clampdown", "Death or Glory" o "I'm Not Down" fueron igualmente cantadas y bailadas, sin invitación.

Y mira que el disco es una de las más generosas entregas del punk en todos los sentidos, pero para cuando el arrollador ritmo de batería de "Train In Vain" hizo acto de presencia ya estaba uno apenado de que el trayecto terminaba cerca. Nos deleitaron un poco más, más allá de los bises, pero ya estaba el pescado vendido. El concierto se saldó con gran éxito interpretativo y nostálgico, antojándosenos sin ir más lejos bastante mejor que los falsos Ramones de Marky e incluso, que los Sex Pistols "auténticos". Y aparte de la euforia nos dejó a algunos preguntándonos si nos quedará por vivir el surgimiento de algún disco tan influyente.