/Crónicas///

Crónica: Blood Red Shoes - Madrid (15/11/2012)

15/11/2012, Madrid
7.4
Laura-Mary Carter, Steven Ansell
7
Copérnico, 3/4
Precio: 17/20
La nueva edición del ciclo de conciertos Grab Some Bands que ofrece la marca cervecera Budweiser, nos brindaba en la noche de ayer la oportunidad de poder presenciar la presentación del tercer largo de la banda inglesa Blood Red Shoes. El dúo guitarra-batería, que aún no se ha prodigado demasiado por nuestros escenarios, llegaba con un “In Time To Voices”, que si bien no les ha terminado de dar el empujón que quizás podían esperar, sí que los mantiene como una banda interesante dentro del panorama del rock alternativo europeo. Con su particular forma de aunar los sonidos más guitarreros con cierto deje bailongo, Blood Red Shoes se han hecho con un hueco en la escena, y con actuaciones como la de ayer además se confirman como una buena apuesta en directo. Y eso que la cosa no empezó del todo bien con un sonido que no hizo honor a un comienzo tan trepidante como el que debían habernos brindado algunas de sus mejores piezas como fue el caso de "It's Getting Boring by the Sea", "Don't Ask", o ese tema tan The Thermals que es "Say Something, Say Anything". Tres pildorazos de sus dos primeros álbumes que debido a una guitarra quizás algo baja, no sonaron todo lo bien que se podía esperar. 
      
Por suerte esto duró poco y rápidamente la cosa empezó a carburar, y cuando la movida "Heartsink" arrancó, la guitarra de la tímida, bella, y elegante, Laura-Mary Carter sonaba al nivel que debía. Con un sonido que se podría definir como unos Strokes grungerizados, Blood Red Shoes consiguen cierta peculiaridad dentro del mar de grupos existentes hoy en día, y pese a que la presencia escénica de Laura no es abrumadora, la suplen con un Steven Ansell que trata de ser puro espectáculo cada segundo que dura el show. No sería hasta la sexta pieza que mostrarían alguna de las cartas que esconde su último trabajo, y es que para nada se centraron en este, tocando dentro del tiempo reglamentario solamente el single “Cold”, el tema que da título al Lp, “In Time To Voices”, y la muy celebrada “Lost Kids”.  Frente a esto, lo que hicieron fue no olvidar ninguna de sus mejores piezas antiguas, sonando la estupenda, “This Is Not For You”, “Light In Up”, o el tema en el que muestran de mejor modo la influencia de Placebo en su música, “Colours Fade”.

Con ella dieron por concluida una actuación que prosiguió después con unos bises en los que la pareja sorprendió intercambiado los puestos, y donde Laura se soltó el pelo para aporrear la batería mientras Steven arañaba los coros a un público ya del todo entregado. Eso sí, solo por un tema, pues para la enégica  "I Wish I Was Someone Better", de su primer disco “Box Secrets”, volvía la formación habitual. Para cerrar decidieron tocar la canción  más punk de sus carreras, “Je Me Perds”, de su reciente “In Time To Voices”, siendo este el broche perfecto con el que además Laura nos demostraba que detrás de su introvertido carácter, se esconde toda la rabia que desprenden muchas de sus canciones. 
               
Teloneados por Ohios, una de las nuevas promesas de la escena de Vic, que dejaron claro su gusto por los sonidos 90´s con rasgos que iban desde Dinosaur Jr a Pavement pasando por el emo-punk más estándar, se completó una buena noche de rock de guitarras, de la cual sacamos en conclusión por un lado, que cuando Blood Red Shoes se dejan llevar del todo pueden ser una banda con aspiraciones a cotas mayores, y por otro, que en la Catalunya profunda sigue habiendo una cantera más que interesante de bandas que miran a los años que pusieron banda sonora a la época de nacimiento de sus componentes, con veneración, respeto, y mostrando ser grandes alumnos.