/Crónicas///

Crónica: BIME - Barakaldo (22/11/2013)

http://www.feiticeira.org/

MANIC STREET PREACHERS
Motorcycle Emptiness
Your Love Is Not Enough
Ocean Spray
Show Me the Wonder
Anthem for a Lost Cause
You Stole the Sun From My Heart
Suicide Is Painless (Theme from MASH)
(Johnny Mandel cover)
(It's Not War) Just the End of Love
Rewind the Film
A Design for Life
The Everlasting
(James Dean Bradfield acoustic solo)
You Love Us
Kevin Carter
Revol
Tsunami
Motown Junk
If You Tolerate This Your Children Will Be Next

La primera edición del BIME, feria de industria musical de nueva creación, llegaba a la parte más musical, el festival montado al calor de este encuentro para profesionales. Había muchas dudas acerca del formato, dentro de un enorme recinto cerrado como el BEC y también de cuánta gente asistiría, al no haber grandes reclamos masivos, si bien el precio era muy asequible sobre todo con el abono conjunto del BBK. De hecho, si que se vio a muchos asistentes invitados que se antojan importantes para alcanzar las cifras de asistencia que, según la organización estuvieron en torno a las 8000 personas por día.

Sin duda un número algo flojo para la superficie de conciertos que se extendía a lo largo de tres pabellones, así repartidos: Uno con el escenario principal, otro con dos escenarios más pequeños y un tercero, con límite de capacidad de 800 personas con gradas y asientos, dando una imagen de auditorio creado 'ad hoc'. Un punto flojo de organización fue el sistema de comunicación entre escenarios que sólo permitían entrar por un extremo, salir por otro y pasar repetidos controles de pulsera y seguridad cada vez que querías moverte de los pabellones de un lado al otro. Un derroche de tiempo, esfuerzo y personal. Con un sólo control a la entrada del BEC hubiera sido más que suficiente. También resultó chocante el hecho de no poder entrar con la consumición adquirida en un pabellón al otro.

Definido a grandes rasgos el aspecto organizativo, nos sumimos en la jornada del viernes con Xenia Rubinos, que desde Brooklyn nos trajo su fusión de pop experimental y aires caribeños, locura, espasmos post-punk e incluso algo de spanglish. Muy divertida aunque le tocara este horario tan poco agradecido y tan poca gente. Mientras, The Excitements, a los que vimos en el showcase del día anterior en Azkena, derrochaban un soul-rock con gancho y mucho más accesible a la mayoría. A pocos metros de Rubinos y en cuanto esta terminó, en el escenario Euskadi o Escenario2 comenzaron Inoren Ero Ni con su derroche eléctrico de marca Bidehuts, post-hardcore rockista como unos Lisabö más normalizados, lo agradecimos aunque quizá un poco fuera de sitio y hora.


Tocaba después que Passenger, uno de esos fenómenos del momento, pasara examen. Él sólo con su guitarra y encantado de conocerse, ofreció un recital que pareció contentar a su numeroso público especialmente femenino y que a otros se nos hizo ñoño y repetitivo incluso cuando tocó sus publicitarios hits. Muy al contrario que Anari, que en formato banda cumplió con la expectativa y aunque el ambiente no fuera propicio, agradó, versión de Neil Young incluida. Después, un maduro Jay-Jay Johanson, ofreció un espectáculo pretendidamente arty en el auditorio con acompañante al piano. Calidez vocal, arreglos electrónicos sobrios y chocantes visuales protagonizados por caras casi inmóviles que cambiaban cada canción. Nos quedamos ya para ver a esa fusión de grandes del indie granaíno que es Los Evangelistas junto a Soleá Morente. Vimos cantar y recitar las letras de Morente en boca de ambos frontmen (Jota y Antonio Arias) pero no vimos a la hija del maestro antes de movernos de nuevo a la parada más obligada del día en el escenario principal.


Se trataba como no, de Manic Street Preachers. Avalados por una carrera dilatada y excelsa pese a menores altibajos, nos quedaba un recuerdo inmejorable de su paso por el BBK Live. Había temor de que su, un tanto lánguido último disco, hiciera mella en el setlist, pero lo tocaron de pasada y en cambio hicieron un greatest hits en toda regla, decisión acertada dado el perfil mayoritario de público del BEC (y su público español, en general), más familiarizado con los tiempos de "This is My Truth,..." que con los de "Generation Terrorists". No hubo más que notar como la apertura con la tremenda "Motorcycle Emptiness" fue peor acogida que a continuación la más pachanguera "Your Love Alone".

Faltó algo de "Gold Against the Soul" pero las incendiarias "Suicide is Painless", "You Love Us", "Motown Junk" o "Revol" prendieron la mecha para los incondicionales mientras que "You Stole the Sun From My Heart", "Tsunami" o una acústica "The Everlasting" hacían de llamadas al público más accidental. Garra punk-rock, sensibilidad pop, guitarras heavies, trompetas, excesos épicos, minimalismo sofisticado, significado político y hits en los 40, todo esto encierra el universo de los galeses (banderas mediante) y todo lo supieron plasmar sin quiebros, finiquitándolo con su universal "If You Tolerate This, Your Children Will Be Next". Un concierto que dio testimonio de una banda infalible en directo tremendo al que sólo faltó más calor humano. Es necesario un concierto de MSP en Bilbao en sala y con urgencia.

Y en el mismo sitio minutos después Yuck descargaban ante un público indiferente a su indie-rock a caballo entre los estallidos más ruidosos de su primer disco y sus acercamientos al pop del segundo. Un concierto enérgico aunque lastrado por el repertorio nuevo que sin ser malo, carece de impacto. Y qué duda cabe que ante el difícil público del BIME (no para Yuck, para todas las bandas en general) hacía falta más rotundidad y menos confiar en que la gente fuera con la lección aprendida aunque el balance fuera bastante positivo. A su final tocó acercarse a la zona de los escenarios pequeños para ver terminar a los festivos y atrezados Naive New Beaters y disfrutar del desparpajo funk-rock-disco de Anai Arrebak, un lúdico espectáculo de buen rollo que hizo moverse al más pintado, removió ecos del euskera de la infancia de muchos y culminó con nada menos que su versión de la canción de los títulos de Dragoi Bola.


Ya estaba todo preparado y era la hora correcta para que <<rinocerose>> triunfaran como suelen hacerlo en festivales de este tipo. Por si sus ritmos de baile no fueran suficientes, convencen con riffs de pura tradición rockera a muchos escépticos del dance y lograron una comunión bastante aceptable pese a que musicalmente no tienen mucha vuelta de hoja. En todo caso, la tremendamente aburrida sesión de Green & Gauss que llegó después, hizo aún mejores a los franceses por ser indigno cierre para una jornada en un momento en que tomaba un cariz verdaderamente festivo.

 

 

Ir a crónica del sábado (Mark Lanegan, These New Puritans, Sondre Lerche...)

FOTOS: MusicSnapper