blog de Raúl Rey

Vie, 20 Septiembre

El experimento BCore. Cifras y letras.

Este pasado verano, uno de mis sellos favoritos, permitió acceder en libre descarga su catálogo en modo "la voluntad", desde 0 euros hasta el límite que sea que impone bandcamp, plataforma elegida para gestionar todo esto.

Personalmente me entusiasmó la idea y llegué a pensar que podría ser momento de que Bcore se pasara esta nueva filosofía que otros tantos sellos ya han acogido, muchos claramente influidos por la sombra del pionero catalán. O por lo menos que esta descarga legal fuera una opción para los discos que tengan una cierta antigüedad y cuya trayectoria de ingresos se encuentre más bien estancada. Siempre será mejor conseguir ese efecto de promoción para banda y sello cuando parece claro que la mayoría que ha querido comprar el disco, ya lo ha hecho. ¿Para qué tener a gente buscando ilegal o alegalmente un disco que les puede ofrecer la fuente y quizá sacando un pequeño provecho? (introducir promo de otras bandas, recogida de datos de potenciales clientes, sensibilización sobre la viabilidad de un sello indie...).

 

Según lo explican en su blog, en poco más de un mes se descargaron 11.796 discos. Este gran éxito, parece algo ensombrecido por las escasas 315 aportaciones económicas hechas, un porcentaje del 2,6% del total de descargas. Aquí empieza el debate. ¿Es un dato triste sobre la audiencia? Entiendo que el usuario simplemente ha aprovechado una oportunidad, una generosa oferta que le ha permitido adquirir una música que hasta entonces no estaba en condiciones de tener legalmente. A mi entender, sería muy osado sacar conclusiones sobre hábitos de consumo o aprovechar los datos para sembrar la duda crítica sobre el colectivo consumidor de música. ¿Quién ha dicho que el que ha descargado, alentado por la oportunidad, estuviera dispuesto a comprar el disco a un precio razonable?

Es cierto que la recaudación total ha sido anecdótica, 577,48 euros antes de descontar un concepto por el que tampoco se puede culpar al usuario. Sin duda uno de los datos más interesantes del informe es quizá oscuro para muchos usuarios, como es el hecho de que Bandcamp saca negocio de cada descarga por valor de 0 euros. No te cobra a ti, sino en este caso al sello que tiene que comprar esta opcion (en concreto 10.000 códigos con un valor total de 150 dólares a restar del beneficio obtenido). Si a esto le restamos los royalties de las bandas, lo que queda es de chiste. ¿Pero no será eso mejor que nada?

El sello no duda, pese a todas las incertidumbres, en calificar la campaña como un éxito de difusión. Yo no podría verlo de otra manera, se han descargado 11.800 referencias que, se mire como se mire, a 5 euros o más (precio oficial del sello en bandcamp) no se iban a descargar. Podrá parecer justo o no, pero no se puede vivir en la nube, la gente se queda sin trabajo, lucha por mantener el piso, por pagarse unas vacaciones, poder costearse algún concierto o festival que le haga especial ilusión... y es normal que dentro de esta escala de necesidades, el dedicar dinero a bajarse en mp3 un disco antiguo (con todo lo que esto pueda molar) no sea una prioridad, aún cuando hablemos de menos de lo que vale un café o una caña.

Sin embargo perplejo me quedo ante la doble moral mostrada a veces por algunos y no me refiero al sello sino a quien se pueda atrever a juzgar sin pensar. Cuando alguien recurre a "la voluntad" lo hace simple y llanamente porque todo lo que saque por encima de 0, es un éxito. Sea económico, de experiencia, de difusión, es lo de menos. Si no es esa la intención, entonces se está haciendo una especie de apuesta. Y si el resultado no es el deseado, la culpa sólo puede recaer en quien ha arriesgado.

En todo caso, como usuario defensor de las bonanzas de la descarga libre, me gustaría comentar varias cosas, obviedades que no obstante creo que merece la pena repensar:

1- Que 12.000 discos de un mismo sello son muchos discos. ¿Qué posibilidad había de hacer llegar esa cifra a los usuarios si estos hubieran que tenido que pagar?

2- Que extraer conclusiones de una experiencia piloto tan breve y en un mes tan fuera de lo común como es agosto puede resultar muy engañoso.

3- Lo mismo, al ser una oferta temporalmente tan limitada. Si se anuncia que durante un breve periodo de tiempo puedes acceder a toda esta música, es normal que una mayoría acceda a ella de forma voraz. Esto no sólo implica bajarse muchos discos a la vez, sino pagar poco o nada por el lote. Hoy puedo, mañana ya no. En cierto modo el sello te está urgiendo a que te bajes sus discos mientras puedas aprovechar, ya tengas 10, 3 o 0 euros para dedicarle.

4- ¿Cual es la casuística del usuario que ha descargado? ¿Cuantos de estos usuarios tenían ese disco en otro formato y han visto la oportunidad de hacerse con un mp3 de alta calidad? ¿Cuantos simplemente han pensado que ya que les interesaba cierto disco, mejor bajarlo de una fuente oficial, medible, que ir a buscar a un p2p o blog de descargas?

5.- ¿Cuantos de nosotros, con toda nuestra buena intención, pasamos el enlace del bandcamp a amigos y conocidos? ¿Y en su caso, qué dijimos/dejamos caer? Obviamente es un mensaje que llega más un "mira, bájate el disco de Cuello, que molan mucho y ahora es gratis" que omitir la gratuidad con un "y puedes pagar lo que tu decidas" ante lo cual la mayoría de gente no excesivamente motivada volverá a reproducir su lista en spotify de introducción al krautrock. O sea, lo gratis está en la propia iniciativa, no se puede criticar a nadie por querer gratis algo que lo es legalmente y así se promociona.

 

REFLEXIÓN FINAL

Yo no me atrevo a decir si el "todo gratis" discográfico es viable o no o en qué condiciones, cada sello tendrá que elegir su modelo. Pero de lo que sí estoy bastante seguro es de una cosa. Y es que me resulta muy difícil pensar que esas casi 12.000 descargas no vayan a ser algo que repercuta muy positivamente en Bcore. Porque me puedo imaginar a gente bajándose discos de Rihanna para escucharlos y que su relación con la artista acabe ahí. ¿Pero quién en su sano juicio se va a querer bajar un disco de No More Lies y no querer verles cuando pasen por su ciudad?


Lee el artículo original y sigue el debate en los comentarios desde el blog de BCore.

No se, descargar muchos (12.00 son muchas, un 2.6% que dieron algo me parece escandalosamente poco) y no dar nada me parece un poco…jeta,así de claro. Pues eso, suerte con otras iniciativas o con el directo, que es lo vuestro. Está claro que rascarse el bolsillo cuesta :S y este país no es lo que era… - See more at: http://www.bcoredisc.com/blog/radiografia-del-pagaloquequieras/#sthash.3TeZxUbq.dpuf