/Biografías///
Fusión Newyorker
FLC se han convertido por derecho propio en una de las bandas más emblemáticas de la ciudad de Nueva York. No en vano, este elegante trío formado en 1993 ha reivindicado siempre la vida en la ciudad, su quehacer cotidiano y el ocio nocturno.
Abril, 2006

Fun Lovin Criminals se han convertido por derecho propio en una de las bandas más emblemáticas de la ciudad de Nueva York. No en vano, este elegante trío formado en 1993 ha reivindicado siempre la vida en la ciudad, su quehacer cotidiano y el ocio nocturno. Su música e imagen ligada a artistas tales como el director de cine Quentin Tarantino o su reivindicado Barry White aportó un poco de frescura al panorama de fusión Hip Hop de la década de los 90. Su mezcla ideal sería combinar Hip Hop, Rhythm & Blues y Rock con ciertos toques de Funk, Jazz, Country e incluso ritmos latinos y punks como sucedería en trabajos posteriores de la banda.

ImagenEl carismático Huey (Guitarra/Voces), el bajista Fast y el batería Steve-O irrumpirían con fuerza en las radios de todo el mundo con su primer larga duración titulado “Come Find Yourself” (1996), un disco de debut que obtuvo un gran éxito de crítica y ventas gracias a su hit “Scooby Snacks”, tema que ponía de manifiesto con un gran vídeo y samplers de Pulp Fiction su admiración por Quentin Tarantino y los atracos de bancos.

Lo que no sabían es que esos samplers tan juguetones harían que el mismo Tarantino se interesase por la banda y acabara haciéndose con los derechos de la canción al ganarles en un juicio, Quentin acabaría siendo incluido como compositor del tema junto a FLC. Un poco irónico que los criminales fueran robados por su propio ídolo, desde ese momento no les hace tanta gracia el bueno de Tarantino.

ImagenDe todas formas gracias a ese pegadizo tema muchísima gente pudo descubrir una excelente banda y un excelente disco por el cual serían comparados (desafortunadamente) con Beastie Boys. Pese a las coincidencias “urbanas” lo de FLC era más propio de una banda de músicos que podía pasarse horas y horas tocando en uno de sus adorados clubs de N.Y.C. Su estilo iba más allá del Hip Hop y temas como "King Of New York" (con su coreado estribillo dedicado al mafioso John Gotti, “Ladi Ladi, Free John Gotti!!!”) se fundían en un absorbente jazz que desembocaba violentamente en un estallido de guitarra marca de la casa, y es que hay que remarcar la faceta de Huey como guitarrista, tan pronto te puede sacar un solo rockero, unas guitarras Rhythm & Blues o “convertirse” en un desenfadado Santana en temas como "Loco".