/Reseñas///

Reseña: Ipanema - Me, Me, Me

http://feiticeira.org/drupal
Me, Me, Me
8
8.4



Boss Tuneage / Underhill [2005]
Productor: Jason Wilcock
Banda: Darren Brown, Gerry Bryant, Lawrence Arnold
Ipanema es una banda inglesa formada en 2001 que ya contaba para entonces con un amplio bagaje detrás. Su artífice, el cantante y bajista Darren Brown (Wiz) formó parte de los Mega City Four, una de las bandas más aplaudidas del Reino Unido en su época (1987-1997). Con esta banda, llegó a grabar 5 discos de estudio, más un grandes éxitos, un directo y unas Peel Sessions. A esto le siguió un periodo con la banda de punk power-pop candiense Doughboys y más tarde con Serpico, un proyecto más experimental.

Al ver que estos nuevos proyectos no parecían cuajar del todo decidió volver a lo que le gustaba y sabía hacer. Reclutando al batería Lawrence Arnold y reclamando a su antiguo compañero en Mega City Four, Gerry Bryant al bajo, forma Ipanema para recuperar el sonido que hiciera famosa a su primera banda pero un poco más duro esta vez. Pese a tan tropical nomenclatura, nada de bossa-nova... si acaso de la de los Pixies.

Nervosa abre el disco con el constante pulso que debe tener una canción así llamada. Aquí tenemos a Wiz gritando como un Kurt Cobain y cantando como un Dave Grohl. Y es que se trata de un disco indudablemente noventero. El disco incluye también una pista multimedia con el video de este tema. Es un comienzo arrollador que capta al oyente y lo prepara para un tema aún mejor. Este es White Cat in a Snow Storm que se sitúa en la estela power-pop de los mejores Ash, con un pie en el acelerador y la cabeza bien puesta en un estribillo adhesivo. Memorable.
El pistón baja con la oscuridad tensa y post-grunger de Burkina Faso que de nuevo se sumerge en fases de melodía irresistible. Flag Burner introduce algunas distorsiones más duras y un trabajo de guitarras más elaborado con un resultado igualmente fresco. Si hay algo interesante en Ipanema es que parecen tener la clave para hacer temas en ese terreno de nadie en el que no puedes catalogar su sonido de pop, ni de punk ni de metal. Ni puedes catalogarlo con absurdas etiquetas compuestas, esto no tiene nada que ver con el emo.

Los decibelios rockeros del disco van subiendo según avanza y así Lockjaw puede suponer el punto más agresivo del disco con renqueantes guitarras que se alejan aquí de la amabilidad. Y por último Atrittion cierra con un poderoso riff rítmico y algunas virguerías instrumentales en el que es posiblemente el tema más complejo desde el punto de vista compositivo (también el más largo del disco).

La grandeza de Ipanema está en compartir referentes como Helmet o Weezer sin problemas. Algo que a cualquier amante del rock, especialmente del de los 90, le agradará. Si a esto le sumas una endiablada habilidad para crear estribillos que enganchen tendrás una banda de las que hacen falta.