/Reseñas///

Reseña: Green Day - American Idiot

http://feiticeira.org/drupal
American Idiot
9
9.0



Warner [2004]
Productor: Rob Cavallo
Banda: Billie Joe Armstrong, Mike Dirnt, Tré Cool

Hablar de los Green Day pre-American Idiot era sin lugar a dudas hablar de una gran banda, pionera de un neopunk que desde la MTV blandía la bandera de la anarquía sin rubor alguno. Lógicamente el movimiento punk en los 90 fue un fraude desde el punto de vista del compromiso, pero eso también lo fueron los Sex Pistols de modo que... ¿a que se debe que ciertos sectores de la crítica más intelectual arremetieran con tal fenómeno? Desde aquel lejano Kerplunk! hasta Warning la banda ha dado impecables muestras de saber hacer canciones ajenos a las modas, obteniendo lo mismo un éxito multiplatino, que indiferencia casi plena.

Eso, repetimos, eran Green Day hace unos meses, una buena banda, con un puñado de discos admirables y una carrera sin grandes altibajos que sin embargo veía como la atención sobre su propuesta iba decreciendo a medida que maduraban. Pero el golpe de gracia asestado con American Idiot, les asegura un puesto en la historia del rock moderno. Inspirado y cabreado, Billie Joe ha querido difundir "los detalles de la alienación y desilusión de los ciudadanos americanos bajo la administración Bush". Esto podría hacer pensar en un disco más agresivo, más punk, más directo y a la yugular. Más bien al contrario la obra más elegante del trío de Berkeley está construida con un ojo puesto en la ópera rock que crearan The Who. Esta vez el personaje es Jimmy, un joven que se enfrenta a la realidad de su país, los EE.UU., claro.

Puestos a criticar y jugando con el concepto de American Idol (el OT yanki), American Idiot es un single que nos devolvió la confianza en unos Green Day potentes y competentes, la voz de Billie Joe tan fresca como siempre y la capacidad de escupir todo el fango que recubre la gran nación estadounidense en un tema divertido, sencillo y melódico. Hay otros temas que nos devuelven a la época del Dookie al Nimrod como el power pop vitaminado de She´s a Rebel o Letterbomb, inclusiones que harán que sus fans no rechacen el disco de plano y lo escuchen entero descubriendo todos sus matices.

En otras canciones siguen siendo reconocibles pero añaden una riqueza que antes no tenían. Caso ejemplar el de St. Jimmy, punk-rock frenético y melódico si bien mejor ejecutado y de composición más refinada que nunca. Su aire de rabia y energía les acerca al espíritu del 79 y sorprendentemente la parte final introduce una vena surfera en forma de homenaje total a los Beach Boys y los Ramones con tremendos coros. En cambio Holiday mezcla el punk con aires de pop clásico, colisionando The Clash con el pop-rock alternativo estilo Weezer bajo un ritmo ska-punk que recuerda por poner un ejemplo a uno de los últimos singles de Dover.

Los pilares del disco son los cortes segundo y penúltimo. El primero de ellos, que ya sustenta el disco por sí sólo es Jesus of Suburbia, una auténtica locura. Un tema de más de nueve minutos dividido en cinco actos incidiendo en el concepto de ópera rock que la banda hereda claramente del Tommy de The Who. Y es que podemos encontrar casi de todo, desde el aire retro y surf de la inicial Jesus Of Suburbia hasta la épica con tintes psicodélicos de Tales Of Another Broken Home, pasando por los aires de pop clásico de City Of The Damned, el punk ochentero de I Don’t Care, o el ritmo de Dearly Beloved, siendo en todas las partes los coros un elemento a destacar, seña de identidad sin duda de los nuevos Green Day.

Homecoming es la otra piedra angular del disco, que arranca con el rock estilo británico de The Death Of St Jimmy y los aires surf-punk de East 12th St para establecer un parón antes de los redobles militares de Nobody Likes You donde superan los mejores momentos de Blink 182 hasta llegar a la muy clásica Rock and Roll Girlfriend, con pianos, trompetas, etc, que recuerda al Do You Remember Rock n Roll Radio? ramoniano para finalizar con una lenta We’re Coming Home cuya cadencia va acelerándose recobrando un aire a medio camino entre el punk y la nueva ola.
Los toques new-wave también se notan en los teclados, los arreglos electrónicos en forma de reverberación y la voz tan luminosa de Boulevard Of Broken Dreams donde, a pesar de todo se vislumbra un lado muy oscuro y desesperanzado. Similar en cuanto a sorpresa es Are We The Waiting, con un Billie Joe cantando pletórico a los vientos, gritando y suplicando mientras sus compañeros le hacen coros en una tema lento de pop-rock perfectamente radiable pero lleno de sentimiento. Y es que la verdadera balada es Wake Me Up When September Ends, una exquisita pieza de pop introspectivo y sencillo, de un tono mucho más cálido que Time Of Your Life y con una campanilleante producción y que evoluciona desde un tono melancólico a otro más vitalista.

Give Me Novocaine podría ser la canción que más encuadra en el término de rock alternativo del disco, algo así como lo que era Waiting en el disco pasado, melodías y un estribillo repleto de tensión guitarrera. La misma etiqueta es la única que se me ocurre para catalogar Whatsername, un cierre como pedía el disco. Una lenta sería demasiado obvia y se necesitaba algo expresivo pero con cierto ritmo, una gran canción de pop a un nivel que pocas bandas en el mundo (tal vez Weezer, JEW y tres más) son capaces de hacer. Un estribillo genialmente épico que dan ganas de salir a la calle y vivir, pasarlo bien y en fin, cambiar las cosas empezando por uno mismo y claro, en su caso votar cuando toque cambiar el país.

Aparca tus cuarenta discos de hardcore melódico y emo clónicos, Green Day siguen teniendo más de una década después de su fundación, algo mucho más importante que decir. Y que sigamos oyéndolo por mucho tiempo.


   


PUBLICIDAD