/Reseñas///

Reseña: Ariel Pink's Haunted Graffiti - Before Today

http://feiticeira.org
Before Today
8
8.4



4AD [2010]
Productor: Sunny Levine, Rik Pekkonen, Michael Wagener
Banda: Ariel Pink, Aaron González, Stefan González...
Notas: Primer álbum del angelino editado por 4AD

Curioso caso el de Ariel Pink. Llevaba desde mediados de los noventa haciendo música con escasos medios, en un ambiente más que underground, creando discos que prácticamente sólo él había escuchado o incluso siendo el único que sabía que existían; por lo que no es de extrañar, entonces, que ya desde sus inicios se le adjuntaran los calificativos de 'lo-fi' o 'de culto'. Pero al llegar a los dosmiles, tuvo la oportunidad de pasarle unas cintas a unos tales Animal Collective, los cuales lo ficharon para su sello Paw Tracks, y comenzó a reeditar su obra; a veces discos enteros, a veces recopilatorios de canciones que no se sabía si eran viejas o nuevas, o una mezcla de ambos. A esta labor la autodenominó 'Haunted Graffiti', y con 'Before Today' parece haber llegado a su culmen, tanto por un aumento en el nivel de producción como por su fichaje por parte de una de las grandes independientes, 4AD.

Pero, ¿a qué suena el proyecto Ariel Pink's Haunted Graffiti?, y concretamente, ¿a qué suena este nuevo álbum, claramente un punto y aparte en la carrera del angelino, al menos a nivel mediático? Pues a muchas cosas, pero siempre pasadas por el filtro de su creador. Psicodelia, glam, space rock, shoegaze, chillwave, pop, noise... se quedan cortos los adjetivos para describir una propuesta tan sumamente posmoderna como la de este geniecillo del mejunje y el homenaje; capaz de sonar a Pulp y a Kiss en un mismo tema, como es el caso de uno de los claros hits de este año, “Round and Round”.

Así, tenemos ecos de la psicodelia más sesentera en “L'estat (acc. To the Widow's Maid)” o en la acertadamente titulada “Little Wig”, del rock alternativo 90s en “Butt-Hole Bondies”, de T. Rex y Sparks en “Beverly Kills”, de M83 y otros maestros de la chillwave actual en “Fright Night (Nevermore)”, de The Who, de los Rolling, de The Cure, New York Dolls, Jane's Addiction...

Al final, tenemos la sensación de haber estado sintonizando una radio de la costa oeste, con cierto gusto por Nueva York y lo inglés, de finales de los setenta o principios de los ochenta, gracias tanto al eclecticismo ya mencionado como por el regusto eminentemente lo-fi de las grabaciones de Ariel Pink. Pero el americano sabe hacerlo tan bien que, por mucho que vaya saltando de una influencia a otra, de canciones que puede que tengan diez años de antigüedad o sólo unos meses (difícil tarea el descubrirlo), sabe imponer su estilo y rubricarlo con su grafiti encantado. Una firma que debería haber sido reconocida desde hace tiempo, pero que por fin ahora está teniendo el tirón que se merece. Enhorabuena, Sr. Rosa.