Las nuevas tecnologías son poderosas armas en manos de los grupos noveles. Usadas con destreza y medida pueden dar buenos frutos, que combinados con la parte tradicional del asunto (componer buenas canciones y ofrecer buenos conciertos) pueden marcar la diferencia entre la avalancha de música que en Internet aguarda.
Noviembre, 2008 | por
banner

El DIY en el nuevo siglo pasa en Internet por ofrecer toda la información que cualquiera pueda necesitar sobre tu música.

Lo queramos o no, Internet ha revolucionado la industria musical y lo seguirá haciendo. Aún no sabemos si la democratización de cultura musical de cara al usuario será beneficiosa o no, pero ese no es un debate que queramos tratar aquí. La cuestión es, ¿como optimizar el impacto de tu música en Internet? ¿Cómo hacer uso de las posibilidades de Internet para promocionar tu banda de una forma efectiva? En este texto trato de aportar algunas claves. Si además de músico eres todo un geek informático, no te contaré nada nuevo, pero si en todo esto de las nuevas tecnologías no pasas del correo electrónico, tal vez sea hora de cambiar. Aunque sólo sea por el bien de tu banda.

Está claro que el DIY en el nuevo siglo pasa en Internet por ofrecer toda la información que cualquiera pueda necesitar sobre tu música. Y en este "cualquiera" hay dos divisiones a tener en cuenta.

1.- El público en general: Real o potencial, puede haber fans que se contenten con un mp3 a calidad pobre, pero otros serán más exigentes. Tendrás que preocuparte por contentar a estos últimos.

2.- La prensa musical: Por prensa musical no pensamos en la Rolling Stone, sino en la gran base de webzines y blogs musicales de calidad tanto nacionales como extranjeros que pueden hacerse eco de tu disco. En general, son también fans del tipo "exigente" así que tendrán parecidas necesidades.


LAS DESCARGAS DIRECTAS (DD) DIRECT DOWNLOADS
Lo primero que debes hacer es plantearte si estás dispuesto a que el disco que has grabado con tu esfuerzo compositivo, temporal, económico, etc. llegue a todo el mundo sin esperar nada a cambio, más que alguna palmadita en la espalda. Si es así es que tienes sentido común y ya habrás pensado que tienes que poner el disco online para que sea descargado de forma gratuita. Piensa que en realidad te están haciendo un favor descargándolo cuando podrían elegir entre miles de discos.

En segundo lugar, tómate tu tiempo para informarte de las licencias Creative Commons, la alternativa al clásico y restrictivo Copyright, cada vez más en auge. Permiten al autor flexibilizar la forma en que comparte su obra y son ideales para el objetivo del que se trata: llegar a cuanta más gente mejor eliminando trabas. En su web tienes toda la información que necesites y es realmente sencillo elegir una licencia teniendo claro el uso que quieres que se le de a tus canciones.

Con ambas cosas claras ya es hora de dedicarse a temas algo más técnicos:

a.- Nada de 128kps
A la hora de poner descargas opta por calidades altas. Actualmente las conexiones en Internet están lo suficientemente desarrolladas como para que nadie se tenga que tirar de los pelos esperando a bajar un disco a calidad CD. Bitrates adecuados de compresión son 320, 256 y VBR alto. El verdadero amante de la música lo valora y sino que se lo digan a Radiohead y sus famosos 160kbps.

Aún así, si crees que hay países del mundo con velocidades peores que las de España en donde tu música se pueda escuchar y quieres poner una descarga que ocupe menos, siempre puedes hacer otra, aunque no recomendaría menos de 192 kbps, porque estarías desvirtuando tu propia música.

Y por supuesto mp3, olvídate del wma. Al margen de temas de estándar, no querrás quedar como un simpatizante de Bill Gates. El ogg es una opción interesante si crees que tu público es lo suficientemente geek, mientras que el flac es sólo para maníacos. Si tu banda tiene algún fan de este tipo, cierra bien tus ventanas por la noche.

Un apartado interesante es que los mp3 tengan correctamente la información de los tags puesta. Esto hace que los programas de reproducción reconozcan que la canción es tuya, que se llama por su nombre, etc así que tomate un tiempo en rellenarlo. Además esto hará que por ejemplo el Last.fm, del cual luego hablaremos, registre tus escuchas y lo refleje online. Y toda presencia online es buena.

b.- No sólo música
Una canción puede ocupar una media de 5 megas. Teniendo esto en cuenta, añadir material adicional no va a suponer un significativo aumento de peso en el pack. Así que si tienes artwork hecho, letras picadas en un documento de texto, una nota sobre el disco, alguna foto promocional molona o una biografía del grupo, ¿por qué no incluirlas? Hay que dar las cosas mascadas, y con toda esa información piensa que cualquier usuario puede bajarse el disco y hacer una entrada en su blog hablando de ti. Por ejemplo.

c.- ¿Donde subirlas?
Si tienes una página web con acceso FTP puedes subirlo ahí. Si ves que la descarga es muy lenta o que te come el ancho de banda, desecha la opción. Existen multitud de servidores que a cambio de ponerte publicidad o tentarte a que te hagas una cuenta de pago, te dejan subir archivos. Cada una tiene velocidades de subida o descarga diferentes, así como límites de espacio o de días activas sin registrar accesos. Aunque ha habido otras, de momento las más populares y estables siguen siendo Megaupload y Rapidshare. A unos usuarios les va mejor una que otra, por lo que también puede ser bueno hacer uso de ambas o incluso utilizar servicios como Sharebee, que distribuyen tu descarga por varios sitios de almacenamiento. Aunque para algo más serio y de carácter duradero, la mejor opción es alojarlo en Sordo Music, con una base de datos de discos muy extensa.

Utiliza estas descargas no sólo para moverlas por foros y demás, también para prensa. Hoy en día hay decenas de webzines (cientos, a nivel europeo o internacional) muy competentes que realizan reseñas de calidad y ni tan siquiera necesitan una copia física. Puede que creas que les vas a impresionar más enviándoles un paquete, pero a no ser que tengas un diseño sobresaliente del que se enamoren perdidamente, no va a ser así. El amateurismo de hecho hace a menudo más fácil y rápido, descargar un disco en mp3, meterlo en el reproductor y llevártelo por ahí. No te creas que la gente de los webzines tiene todo el día para escuchar tu disco tranquilamente en su casita (desgraciadamente).


DONDE PONGO MI DISCO
Antes de obsesionarte por llenar todos los blogs, foros y myspaces de la red con el enlace a tu disco, debes hacerte tu propia red "promocional". Por supuesto si tienes una página web personal y un dominio comprado, es el primer sitio donde debes ponerlo. Pero hoy en día ni siquiera es necesario, ya que se puede decir que otras herramientas han desplazado a las webs oficiales.


BANDCAMP
No tiene las capacidades de red social (posibilidades de difusión/spam) de otros perfiles pero es una potente, sencilla y útil plataforma para cualquier grupo que quiera tener un espacio web en el que los usuarios puedan escuchar sus discos en streaming canción a canción y/o bajárse el disco entero. Sin duda la mejor solución puramente musical para que la gente escuche tu música desde tu espacio y decida si le va tu rollo. Una idea sencilla que lógicamente ha triunfado imponiéndose entre la saturación 2.0.


MYSPACE
Es más bien feo, un auténtico desorden y lo peor de todo, tiene un terrible reproductor. Aún con todo, durante años fue todo un estándar musical, prácticamente lo primero que se hacía una banda, casi antes de tener canciones. En su apartado social ha sido practicamente sustituido por el Facebook y en cuanto a perfil musical, por Bandcamp.

Si aún así, eres un romántico de la herramientas en desuso, tómate tu tiempo y trata de mejorar su diseño sin crear uno de los muchos engendros que rondan por ahí. No es fácil, pero existen editores gratuitos que pueden ayudarte si lo único que viene en tu vocabulario por CSS es un grupo indie. Por ejemplo, este

Recomendable abstenerse de rellenarlo con gracias ya muy vistas (elegir países pintorescos, poner influencias tronchantes a la par que originales como El Fary, etc.) y rellenar los campos bien, si quieres que sirva para que alguien te conozca y no para que tus amigos se echen unas risas.

Es una gran herramienta para contactar con grupos afines y hacer posible un intercambio de conciertos con gente de otras ciudades, etc. Así que, como en la vida real, elige bien con quién te juntas. Esto vale para el Facebook, también.

LAST.FM
Una herramienta asentada es el audioscrobbling y el Last.fm. Esta tecnología se basa en que las escuchas de los usuarios sean registradas y enviadas a un servidor para ofrecer estadísticas, individuales, grupales, etc. A su vez se crean páginas de grupos, discos y canciones, que son generadas automáticamente. Por tanto tu grupo tendrá una página de last.fm a poco que alguien escuche tus temas.

Encárgate de introducir una biografía y descripción de la banda. De nuevo, toda la información que puedas poner, será bienvenida. Portadas de los discos, fotos de la banda, grupos relacionados, tags, etc. Especialmente interesante es que pongas canciones tanto para escuchar como para descargar ya que así tendrás la posibilidad de que tus canciones suenen en las radios "a la carta", otro de los atractivos del portal. Además, nadie se va a quejar por el hecho de que tengas las páginas de tu banda debidamente rellenadas, cosa que sí puede pasar spameando. Así que cuanto más información dejes por la red en estos lugares "públicos" a la vez que propios, más corto y eficiente será tu spam, pues con un par de enlaces puedes decir prácticamente todo sobre tu banda.

Por si fuera poco, esta herramienta te servirá para ver qué canciones son las que la gente escucha más, como describe la gente tu música (usando las tags o etiquetas) y ese tipo de estadísticas que siempre te pueden interesar. Y por supuesto, informar de tus conciertos a oyentes reales o potenciales.

RATE YOUR MUSIC
Otra red social musical, en este caso se trata a grosso modo de un catálogo discográfico, de modo que cualquier usuario pueda puntuar los discos que tiene, recomendarlos, reseñarlos, hacer listas, etc. También funciona a modo de wiki, por lo que es interesante que tu subas la información de tus propios discos, para que figuren en la base de datos.

JAMENDO
Antes de hablar de esta web en cuestión, una introducción breve a las licencias Creative Commons. Fruto del desarrollo de cosas útiles por amor al arte y del sentimiento de comunidad que se ha implantado en Internet, nacieron estas licencias -no exclusivamente musicales- como una forma de prescindir de las gestoras de derechos de autor, no sólo por su dudoso funcionamiento sino también para posibilitar que el propio autor pueda hacer uso de licencias más flexibles. De esta forma se puede permitir la distribución de tu trabajo, permitir o no modificaciones sobre la obra y permitir o no su uso con fines comerciales además de establecer si es necesario hacer atribución al autor.

En cuanto a música, la fórmula más extendida permite y anima a su distribución, sin oponerse a hacer cambios, muchas veces entendiendo que el arte puede generar arte. Esto es, se mire por donde se mire un acto de generosidad, al menos si tu música no es demasiado mala, claro. Como en España raramente estamos a la última, los franceses han tomado la iniciativa con el portal Jamendo, el más popular. Aquí puedes encontrar mucha bazofia (aunque sobre gustos...) y también muchos discos más que interesantes de todos los estilos musicales. Cuenta con una amplia comunidad que se apoya mutuamente comentando los discos que se van subiendo. Además el portal garantiza una distribución óptima, subiendo el disco a redes como e2k (emule) y torrent y en general manteniendo las semillas con buena salud.

 

SPOTIFY/GROOVESHARK
Parecen tomar un auge importante los servicios de streaming que con las conexiones actuales ya funcionan bastante bien. El más popular es el Spotify, puede que te interese informarte de como subir tu música. Eso sí lo más probable es que siendo una banda novel, estés aportando contenido a un sistema que es lucrativo para otros. Por otro lado estás haciendo tu música accesible a mucha gente en todo el mundo. Es algo que debes sopesar. Grooveshark por ahora parece más libre, en el sentido de que los propios usuarios pueden subir canciones, aunque su modelo tiene dificil supervivencia ante el asalto de las multinacionales.


NETLABELS
Rastrea netlabels que puedan encajar con tu estilo y que puedan darte algo de promo extra. Al ser un fenómeno tan amateur, hay de todo, pero en general lo que vas a tener es la misma libertad creativa que estando por tu cuenta además de promoción y asesoramiento extra. Y nuevamente, el colegueo con otras bandas del sello te puede ser útil a la hora de dar conciertos. Como no te obligan a firmar ningún contrato, lo puedes tomar más bien como una pequeña infraestructura que mira por tus intereses por el hecho de que les gusta tu música. Así deberían ser todos los sellos... ¿no? Obviamente no hacen caja con tu disco, sino que procuran ponerlo lo más fácil posible para que la gente lo descargue y distribuya (generalmente con licencias CC de las comentadas).

WEB
Habiendo tantas herramientas "prediseñadas", no debes plantearte tu web como lo mismo. Si te sientes inspirado, saca tu faceta artística, pero tampoco marees, que la gente entrará buscando información sobre la banda. Lo más lógico hoy en día es que tu web sea una especie de repositorio de enlaces (a last.fm, a myspace, a las descargas directas, etc.) porque actualizar una web al modo clásico es trabajoso, a no ser que te hayas hecho una web con bases de datos y tecnología de servidor que la hagan autogestionable. Pero si sabes hacer todo eso, no entiendo que te ha llevado a leer hasta aquí.

MAILING
No es malo que te hagas con una lista de e-mails relacionados con la música y les hagas saber las novedades de tu banda. Pero aquí unas reglas de oro:

1.- No abuses: Para ti tu banda es lo más y te parece noticioso hasta que habéis cambiado de local de ensayo pero eso no le importa a nadie, más que al que os lo alquila. Existen casos realmente plomizos y bandas a las que acabas cogiendo manía sin siquiera haberlas escuchado.

2.- Cumple la ley: Aunque estés actuando de la forma más amateur, nunca sabes como puedes buscarte un problema por una tontería. Asegúrate de que en tus correos das la oportunidad de darse de baja de tu lista de correo, simplemente mira como funcionan otros boletines o listas de correo por Internet, coge el texto legal y adáptalo a tus necesidades.

3.- Infórmate y procura no enviar a quién no interesa. Ahorrarás odios hacia tu banda. Pueden pasar de ignorarte a hacer campaña contra ti. Es buena iniciativa separar una lista dedicada a prensa y otra a público en general. Y por supuesto pensar que les pueden interesar cosas diferentes.

4.- No envíes repetidas veces lo mismo. Es decir, si tienes un concierto dentro de 15 días, no envíes un mailing ahora, otros dos la semana que viene y otro más dos días antes. Y si lo haces porque aún crees que es tan importante, al menos no envíes el mismo texto, da mala imagen.


Bueno, eso es todo por ahora. Intentaré actualizar este documento siempre que haga falta, que si por algo se debe caracterizar esto que he bautizado como "Do It Yourself 2.0." es por no estancarse, como precisamente le ha pasado a la industria musical. Espero que el ladrillo pueda servir a alguien de algo y mucha suerte con vuestros proyectos musicales.


LINKS DE INTERÉS
Creative Commons: Alternativas al tradicional copyright
Internet Archive: La biblioteca de Internet
Error!Lo-Fi/: Netlabel orientada a la música indie.
Mastertoaster: Netlabel dedicada al metal y la música experimental.
Netlabels.org: Listado de netlabels.
Trastienda: Netlabel de rock alternativo pionera en España.
Sordo: Amplio catálogo de descargas de discos, ahora también netlabel.