/Entrevistas///

entrevista con Prats

«Me gusta presentarlo como banda. Para que las canciones suenen, tenemos que estar cinco músicos»
En una céntrica cafetería de la capital nos encontramos con Marc Prats y Rubén Martínez en una cita organizada por nuestro amigo Esteban J.Girón. Sentados cómodamente los cuatro, y caña, café, o coca cola en mano dependiendo del caso, iniciamos una larga charla en la que desgranamos “Pla B”.
Octubre, 2012

Sentados cómodamente los cuatro, y caña, café, o coca cola en mano dependiendo del caso, iniciamos una larga charla en la que desgranamos “Pla B”. Se trata del primer disco de esta banda en la que están involucrados desde el comienzo los exMadee, Marc Prats (voz y  guitarra acústica), Lluís Cots (batería), y Pep Masiques (bajo), y a la que ahora se han sumado Rubén Martínez como guitarra eléctrica, y Víctor Valiente como teclista. Empezando con una muestra de gratitud personal por todos los años disfrutados gracias a su anterior formación (de bien nacidos es ser agradecidos), arrancamos una charla en la que terminaremos tratando off the record temas como el nuevo disco de The New Raemon, el referéndum catalán, el concurrido metro madrileño, o cómo no, la enormidad del juego del Barça en los últimos años. Pero eso fue una hora después… antes tocaba hablar de los treinta y pico minutos que dura su primer disco…

 

Escuchando vuestro debut “Pla B”, es evidente la esencia de Madee, de The New Raemon, de Mishima… todas ellas bandas que de algún modo están relacionadas con Prats. Sin embargo también se nota la búsqueda de un sello personal, ¿qué es lo que trae de nuevo Prats? y ¿es Prats una banda, o es tu proyecto personal, Marc?

Marc: Pues todo esto nace como un proyecto personal, pues son canciones que empiezo a escribir en la soledad de mi casa, grabo las demos con la ayuda de Lluís Cots, compañero mío en Madee a la batería, y a partir de ahí es cuando decimos, ¿qué vamos a hacer con todo esto? De una forma muy natural decidimos grabarlo bien, y evolucionar hacia el concepto de banda porque yo me siento más cómodo encabezando un proyecto colectivo, que el plan cantautor que nunca ha estado muy cerca de mi forma de ver las cosas. Y pese a que las canciones sean mías, si en un hipotético segundo disco esto cambia hacia otras formas a la hora de elaborar los temas, pues me parecerá fantástico también. 

En cuanto al nombre, pues tira para casa (risas), pero fue más por no andar buscando un nombre, ya que difícilmente representaría de forma sincera lo que en verdad quiero transmitir con este proyecto. Digamos que sería como lo del idioma. Tenía cosas en inglés anteriores, pero llega el momento en que dices vamos a dar la cara tal como somos, y de ahí que cante en catalán, que es mi idioma. Pues con el nombre lo mismo. No me parecía apropiado hacer una lista de nombres como cuando era un adolescente y empezaba en todo esto. Hubiese sido forzado. De este modo Prats me parecía el nombre adecuado, pero a su vez me gusta presentarlo como una banda, porque el sonido es de banda, y para que las canciones suenen como son, tenemos que estar cinco músicos. 

 

Relacionado con esto que hablas de mostrarte tal como eres, si que se nota un sonido más maduro, más cuidado, detallista… también en las letras…

Marc: Sí, por eso te decía lo de que ha sido un proceso muy natural, pues no ha habido un planteamiento de decir queremos aparentar esto, o buscamos este otro sonido, si no que ha sido más como “vamos a hacer las canciones como nos gustan, sin más, y que suene como salga”. Evidentemente tenemos unas referencias y un bagaje, pero en este caso no ha existido una premeditación sobre el producto que queríamos realizar. 

 

Detrás de la producción han estado Ricky Falkner y el propio Lluís Cots, ¿cuéntanos como surge, hubo dudas a la hora de elegir?

Marc: Con Ricky ya habíamos coincidido en otras movidas, por lo que no hubo duda alguna. Y bueno los temas estaban bastante cerrados con Lluís antes de entrar al estudio, así que buscábamos en Ricky la posibilidad de grabar tranquilos con alguien que sabíamos que nos daría el sonido adecuado, y de esta forma estar solo preocupados de lo que era tocar y cantar las canciones lo mejor que supiésemos. Le conocemos de sobra como para saber que nos gustaría el producto final. 

prats

En cuanto a la formación que entráis a grabar, habéis hecho cambios en la formación. Ahora ha entrado Rubén… ¿Explícanos un poco todo esto?

Marc: El disco lo grabamos con los que en ese momento se me ocurrió colaborar. Esto fue, Lluís y Pep de Madee, que siguen conmigo y se implicaron en el proyecto desde el comienzo, y Dani Vega de Mishima, que es un excelente guitarrista, y que ya había colaborado conmigo en un Ep que grabé bajo otro nombre en el pasado. Sabía que seguramente por sus compromisos con Mishima iba a estar difícil poder contar con él más adelante, pero en aquel momento surgió así y fue un placer contar para la grabación con su participación. Ahora para llevar adelante el directo hemos incorporado a Rubén como guitarra, y a Víctor Valiente en los teclados, y es con este quinteto que creemos que la cosa funciona perfectamente.

 

Para ti Rubén ¿cómo es el cambio de una banda como Tokyo Sex Destruction, a un proyecto más sosegado como este? ¿Te apetecía un poco cambiar?

Rubén: De hecho me apetecía mucho. Me apetecía cambiar de estilo después de tantos años, y dejar un poco la visceralidad de lado, tirando por algo más elaborado como puede ser Prats. Además he estado mucho tiempo como bajista, y ahora que estoy volcado en la guitarra tenía el gusanillo de poder tocar y tocar en directo.

 

El disco salió el 10 de Septiembre. Supongo que estaréis a tope preparando la gira, ydispuestos a hacer todas las fechas que sean posibles. 

Marc: Estamos empezando ahora, sí. Hemos hecho un par de bolos en dos festivales de Catalunya, hicimos la presentación de Barcelona en Apolo 2, y a partir de ahora vamos a hacer un poco de gira por Catalunya, y lo que vaya saliendo fuera de allí. Valencia, Madrid, y lo que sea que vaya surgiendo…

 

Aunque el disco se puede decir que es tranquilo y relajado, intuyo rasgos que creo que en directo pueden volver el sonido de la banda mucho más crudo, aguerrido, y ruidoso. ¿Es realmente así?

Rubén: Crudo no, pero sí más eléctrico, y sobre todo más grande. La instrumentación ha variado algo de cómo suena en el disco a lo que llevamos en directo, y por el tipo de banda que somos, y eso se nota en que sonaremos diferentes.

Marc: No suena exactamente igual, y sí que puede ser algo más duro o contundente.

 

Pensaba yo cuando os decía esto en bandas como The National, cuyos directos se vuelven por momentos en tormentas eléctricas, o en las que el cantante casi que enloquece dejándose la voz. Al recordarme vuestra banda en determinados aspectos a ellos, me imagino un directo, como dices tú Rubén, con un sonido más grandioso, que no por ello menos cuidado.

Marc: Entiendo lo que dices, y sí, va un poco por ahí. Es algo que también lo iremos viendo según vayamos tocando más y nos soltemos. Llevamos tres bolos, estamos en fase un poco de rodaje, pero seguramente cada vez vayan más por ahí las cosas.

 

El tema del idioma hace unos años quizás hubiese sido más conflictivo, pero hoy en día parece estar más asimilado. No os supone un problema cantar en catalán, imagino…

Marc: No, ahora mismo desde el fenómeno Manel, Antonia Font, Mishima, Litoral… se ha roto un poco la barrera idiomática, y aunque sigue siendo más difícil salir, creo que hay una apertura en la forma en que se recibe, y yo soy catalanohablante, por lo que al igual que el resto de elementos en los que trataba de ser sincero, hacerlo en otro idioma hubiese sido forzarme. 

 

Hablando un poco más del disco en sí. El single “Sookie” me ha recordado un poco al rollo más oscuro que últimamente ha llevado Ramón con The New Raemon, medio turbio, oscuro… ¿cómo surge esta canción, el videoclip, y toda la historia de la vampiresa?

Marc: Yo suelo hacer siempre primero la música, y luego las letras, y al hacer este tema salió ese rollo oscuro, lo cual me hizo ver que era ideal para hacer una letra en torno a los vampiros, que por otro lado siempre me había interesado. Dije “esta es la mía, no he de buscar más” (risas). A partir de ahí el tema del vídeo surge hablando un día con Lyona, que también estaba interesada en hacer algo con sangre, y aunque al final no tiene demasiada sangre, pues si que tiene el rollo misterioso y sensual que siempre rodea a los vampiros. 

 

En cuanto al tema de los sueños, la pieza que cierra el disco, “Fase R.E.M”, trata el tema de los sueños. Hace no mucho entrevistaba a María Rodés, y esta me decía que los sueños eran su principal inspiración a la hora de hacer canciones. ¿Son importantes también para Prats a la hora de escribir?

Marc: Sí, este en especial, pues habla sobre soñar con seres deseados y queridos, y sobre esa sensación de a veces levantarte por la mañana diciendo, ¡buah!, esta noche la he pasado con esta persona, y aunque no sea real, tu lo has vivido muy adentro tuyo. Si además estos sueños se repiten, termina siendo algo muy impactante, y de ello es sobre lo que escribo en este caso, porque a mí me ha pasado. 

 

¿Fue complicado el ponerte a escribir letras?

Marc: Me costó bastante la verdad. Fue como un reto porque no lo había hecho nunca. En Madee se encargaba Ramón, y es la primera vez que me he puesto en serio. La música me sale de forma natural, y cuando compones al principio lo haces sobre un “nainonainonai” (risas). Pero bueno ha sido un ejercicio bastante enriquecedor, porque profundizas en ámbitos fuera de la música como puede ser la poesía.

 

pratsMe ha gustado mucho el tema “Petita i Blanca”. Es una adaptación de Toti Soler, que a su vez había convertido en canción lo que en un primer momento fue un poema de Joan Verges. ¿Te interesa la Nova Canço, o de donde viene la idea de realizar esta versión?

Marc: Pues por motivos personales, yo en este caso he crecido escuchando a Serrat, a Lluís Llach… digamos que forman la banda sonora de mi infancia. Y el caso de Toti Soler viene incluso de familia, ya que es primo hermano de mi padre y siempre hemos tenido una relación muy próxima, y una gran admiración por mi parte, ya que sin haber llegado a ser súper famoso, es un auténtico crack que si no ha triunfado más ha sido porque siempre optó por hacer una música minoritaria. El caso es que buscando para hacer un cover, que era una idea que me apetecía, pues al final andas mirando por ahí lejos y tienes la solución en casa. 

 

Ha sido una gran idea, porque escuchando el tema original, le has dado una vuelta casi total, y has logrado una gran canción, que suena totalmente nueva.

Marc: Claro, esa era la gracia y la intención. No realizar una copia, sino llevarlo a tu terreno, y la verdad es que he quedado muy contento.

 

Otra de mis canciones favoritas, y de las que más me han llamado la atención,  es “A Mort”, pues pese al título, su musicalidad remite a una idea optimista, generándote buenas vibraciones.

Marc: Es alegre, pero es un drama. Trato de hacer ese juego con el título, y trata de cómo tener la actitud de tirar para adelante a pesar de haber vivido una mierda de experiencia. No me pasó a mí, pero me quedé pasmado ante la fuerza con la que una amiga se comportó ante una situación dura, decidiendo hacer un tema inspirado por esto, y tratando de darle un sentido positivo.

 

“Pla Delirant”, es uno de los temas con mejores juegos vocales, con todo muy cuidado, y que se emparenta directamente con el pop-rock catalán que tan en boga está ahora mismo. ¿Te gusta que te metan en esa escena? ¿No hay miedo a etiquetas, o a escenas, con las que quizás a veces te pueden encasillar?

Marc: Sí, por supuesto que me gusta. Yo soy fan de Mishima por poner un ejemplo, y es un honor que alguien me diga “oye sonáis como estos o como aquellos”. No me importan las etiquetas, es algo lógico que los periodistas hacen para facilitar las cosas. Es su trabajo buscar influencias y relaciones entre unos grupos y otros.

 

Y hablando de influencias, ¿cuáles son la de Prats? Yo diría que The National andan por ahí, pero dime tú.

Marc: Escuchamos música muy diversa que puede ir desde esto que hablábamos de la Nova Canço, hasta rock clásico, pasando por bandas más actuales como The National, Interpol, Deerhunter… a los cuales no imitas, pero de los que sí que coges ideas, pues tampoco tratamos de engañar a nadie diciendo que estamos inventado algo totalmente nuevo.

 

¿El tema de las colaboraciones como fue surgiendo? Supongo que como todo, de una forma muy natural, con gente cercana, amigos…

Marc: Como Lluís es técnico de sonido además de batería, pues había estado en contacto con Mishima y de ahí pues surgió lo de Dani. Luego había trabajado también con Delafé y Las Flores Azules,  y hablamos de llamar a Helena Miquel. Por otro lado yo conocía a María Rodés, se pasó Ramón a hacer unos coros, Ricky nos grabó un bajo… Y así todo. Es lo bonito también, ya que estas tres semanas metido en un estudio, y lo bueno es poder llamar a tus amigos, y que puedan poner su granito de arena en la grabación. Yo lo pasé en grande grabando, y nos metimos tan a fondo en ello que se agradecían esas visitas, máxime cuando pese a ser un proyecto en principio personal, lo que busco es que cuanta más gente se quiera involucrar mucho mejor.

 

Pues hasta aquí, muchas gracias y mucha suerte.

Gracias a ti, nos vemos cuando vengamos por Madrid a presentar el disco.