/Entrevistas///

entrevista con Please Wait

«Los jóvenes que hemos salido "raros" somos los que hemos de dar continuidad a todo esto»
Horas después de su paso por Madrid para actuar junto a Afilador dentro del X aniversario de Ayuken MP, nos juntamos con el trío de jóvenes con más proyección dentro de la escena hardcore nacional. Pronto debutarán en formato largo, y de ese Lp y muchos otros temas charlamos durante largo rato.

Para empezar me gustaría que os presentarais y dijeseis vuestra edad. No es algo muy habitual en una entrevista, pero en vuestro caso, al ser los rookies de la escena, sin duda es un dato que resulta interesante. 

M: Yo soy Manel, toco el bajo y tengo veinte años.

G: Yo tengo diecisiete, me llamo Gerard, y toco la batería.

B: Y yo Borja, soy cantante y guitarrista, y tengo diecinueve.

 

¿De qué forma surgió el grupo? ¿Cómo fue el conoceros y demás? ¿Sois los tres de Sant Feliu…?

M: Somos conocidos, y posteriormente amigos, de toda la vida del pueblo.

B: Yo desde pequeño ya coincidí con Manel en la escuela de música.

G: Y yo aunque era más pequeño también estaba metido, y luego como mi hermano es de su edad, pues por ahí me fui uniendo a ellos.

 

Y crecer en un entorno como el de Sant Feliu, ¿cómo lo recordáis? ¿Eráis conscientes de toda la movida que había a vuestro alrededor?

M: Nosotros somos algo posteriores a todo el boom de Bcore, así que de aquella época poco. Aún así, en mi caso tengo algún recuerdo del festival porque vivía en frente del campo de fútbol donde se hacía el festival. Era consciente de que allí pasaba algo guay, pero me uní ya en estos últimos años.

B: En torno a los catorce o quince años fue cuando ya fuimos conscientes de toda la movida que giraba alrededor del Atzavara, y ya nos creció la inquietud de empezar a tocar y de meternos a ayudar. Quieras o no estando en el pueblo lo vas mamando. En las fiestas mayores la gente del pueblo es la que es, y cada vez que había algún bolo en la calle vas y allí están, por lo que los acabas conociendo. Con diez o doce años aún no te acabas de meter, pero cuando con catorce te pica el gusanillo de tocar la guitarra y le pides a tu padre que te compre una, pues ya empiezas a fijarte en los conciertos de otra forma. Y así, poco a poco.

 

¿Cuál fue, por decirlo de algún modo, vuestro vínculo con los “grandes”, el primero que os acogió y os ayudo a entrar en el Atzavara?

M: Yo al primero que conocí fue a Guillem, que ahora vive en Barcelona. Me preguntó qué música escuchaba esperando que le dijese algo típico, en plan Sum 41 o Blink 182, pero le dije algo de screamo de los 90’, y debió pensar, hostias, a este chico igual hay que empezar a traerlo a las reuniones (risas). A partir de ahí comencé a integrarme, y nada, ahora uno más. 

 

¿Qué grupo de la época dorada es vuestro preferido? El que más creéis que os ha influido.

M: Unfinished nos marcó mucho, y No More Lies también, aunque algo después.

B: Yo Vistalegre, y bueno Unfinished. Y poco a poco pues vas conociendo al resto: Aina, Nueva Vulcano

 

Pasando a hablar ya un poco más de vosotros, me pregunto si el hecho de que Gerard no sea aún mayor de edad os ha puesto trabas a la hora de girar, por las condiciones de las salas sobre límites de edad, consumo de bebidas…

M: Ha habido situaciones graciosas de poder tocar en la sala pero después, al acabar el concierto, tener que irse. 

G: Aquí mismo el año pasado me pasó en el Wurlitzer.

 

Ah sí, lo recuerdo, en el The Fiest.

G: Pero bueno, ya queda poco. Este año cumplo dieciocho.

 

Cada vez es más difícil ver a las nuevas generaciones formar bandas y escuchar este tipo de música. Parece que estén más ocupadas en salir de fiesta y bailar en otro tipo de ambientes. ¿Podríais nombrarnos que otros proyectos de vuestra generación, si es que lo hay, están saliendo últimamente, y creáis que pueden dar que hablar?

M: Sí, la verdad es que lo habitual es que los jóvenes estén a otras cosas hoy en día, pero bueno, sí que hay gente haciendo cosillas. Están, por ejemplo, los Anchord de Sarrià de Ter, que hacen así un rollo noventero melódico también.

B: Y ahora venimos de casa de Lois, que es del 94 también, y está tocando sin parar. Si te mueves un poco por España vas conociendo a gente de tu edad con inquietudes e intereses similares a los tuyos. Eso te anima a viajar y moverte. 

 

¿Conocéis personalmente a las chicas de Mourn? ¿Qué os parece lo que les está sucediendo con todo el tema de Captured Tracks, Pitchfork…? ¿Os gustaría que os pasase algo similar, o preferís ir poco a poco, no vaya a ser que se os vaya un poco la pelota?

M: Sí, claro que las conocemos. Son amigas nuestras. La verdad es que creo que no me gustaría que me pasase lo que a ellas. 

B: Están un poco como que no se lo acaban de creer. Se les ha venido esto encima y están expectantes ante que es lo que puede venir a partir de ahora.

M: Es que algo así no es la realidad. Lo normal es empezar de joven, coger una furgoneta, pegarte la panzada de kilómetros, tocar y dormir en donde puedas en casa de la gente… 

B: Que de repente te vengan con un contrato para tres discos, que empieces a tocar en todos los festis, a coger aviones… y luego ¿cuando acabe el contrato, qué? ¿si te toca empezar de nuevo y montarte en una furgo a empezar de cero…?

M: Yo creo que los grupos han de tener su proceso natural. Cada cosa a su tiempo. Y puede ser que seas un gruparro, pero creo que es mejor ir paso a paso.

B: Y es entendible que ellas hayan flipado. Te dan el dinero para grabar y hacer lo que te mola, y es difícil no cogerlo. Pero me sabe mal que quizás luego no les salga todo lo bien que esperamos.

 

De momento vuestra única referencia es el Ep “Dirty Little Secret”, pero creo que pronto habrá nuevas noticias discográficas, ¿no?

M: Pronto, prontísimo espero. En un par de meses o así esperamos que esté nuestro primer disco. O al menos un adelanto para subirlo a internet. 

 

¿Cómo ha ido con Santi García? Ya trabajasteis en vuestro primer EP con él, ¿no?

M: Sí. Con Santi ha ido genial. Nos conoce, nosotros le conocemos a él, y bueno, siempre es súper agradecido con los grupos. Es capaz de sacarle el punto que les falta en algún momento a los temas. Genera mucha confianza a la hora de grabar.

 

¿Y a qué diríais que suenan estas nuevas canciones respecto a las anteriores? ¿Habéis probado cosas nuevas respecto al EP?

M: La verdad es que lo hemos hecho muy simple. En ocho días, guitarra, bajo y batería, voces, algún coro y para adelante a piñón. 

 

El disco va a salir con Hang The Dj Records, sello de Eric Fuentes ¿Cómo surgió la posibilidad?

M: Saltamarges también estará en la coedición, y molaría sacarlo con la colaboración de más gente. Digamos que sale con Hang The Dj, pero no nos cerramos a colaborar con otros sellos.

B: Y luego está Desert Pearl Union, que funciona como colectivo, y que es como una especie de familia dentro de la cual nos ayudamos los unos a los otros para promovernos. E intentaremos a ver si puede salir aquí en Madrid con Caleiah, y quizás también algún sello del extranjero. Lo que salga.

 

¿Y cómo es que Eric Fuentes, al que antes citabais como una de vuestras mayores influencias con Unfinished, os saque el disco? Os molará, ¿no?

M: Pues es un lujo, pero también al ir conociéndole desde hace ya tiempo, pues como que lo desmitificas un poco. Lo cual no quita para que aunque sea tu colega, siga siendo quién es.

B: Es una pasada pensar que al músico al que mirabas de pequeño y flipabas, ahora te edite tu disco. Él, como otra gente que tenemos cerca, nos ha enseñado casi todo lo que sabemos.

Sois los peques de la escena actual, pero vuestro nombre ya lleva sonando desde hace un tiempo, y ahora con el primer disco largo la cosa ya se pone seria, ¿sentís algo de responsabilidad de ser los que estáis recogiendo el testigo de bandas míticas como No More Lies, Aina etc…?

M: Responsabilidad como tal no, ya que solo estamos haciendo lo que nos gusta.

B: La clave para pasártelo bien es hacer lo que te sale de dentro, y si vas con la idea de buah, tengo que ser el relevo de tal cosa, o tal otra, te acabas comiendo la cabeza y no te salen las cosas de un modo en que te sientas 100% cómodo.

 

El tema es que si hubiesen salido cuatro o cinco bandas del rollo en Sant Feliu y alrededores, igual el foco os apuntaría menos… pero al estar vosotros casi solos… ¡al menos el Atzavara lo tendréis que mantener a flote!

M: Sí, sí, tenemos claro que tenemos que luchar por todo eso. Eso no se puede perder.

B: Lo haremos, no te quepa duda, y será brutal para nosotros llevarlo a cabo.

 

Para los próximos meses ¿cómo se plantean el calendario de conciertos y de gira? Supongo que hasta que no salga el disco poca cosa.

B: En Semana Santa queremos ir a Francia con los Hurricäde, que falta acabar de organizarlo y ya está. Luego cuando salga el disco estamos empezando a mover fechas para ir a Euskadi y Galicia, que tenemos bastantes colegas. También a Zaragoza al Arrebato, a Valencia a La Resi

M: Estamos con muchas ganas de empezar a hacer el típico tour por los sitios del underground de por aquí. 

 

De todas las bandas con las que habéis tocado, ¿cuáles diríais que son las que más ilusión os ha hecho compartir escenario con ellas?

M: El otro día tocamos con Nueva Vulcano y Zeidun, y nos hizo mucha ilusión. 

B: Y el año que tocamos en el Sant Feliu tocamos con Kepone, Seaweed, Office of Future Plans… ya van unas cuantas.

 

Y si tuvieseis que recomendar algún festival aparte de los más conocidos y mediatizados, ¿cuáles son los que más os gustan tanto para tocar, como para ir de público?

M: A mí me encantaría ir al Fluff Fest, eso lo tengo claro. Pero bueno es un viaje importante, y poco a poco. 

G: Y de Catalunya el Actitud Fest de Vidreres está muy bien.

 

Cuando se habla de vuestras influencias se habla de grupos de hace veinte años en su mayoría. ¿Cómo llegasteis hasta ellos? ¿Quién fue vuestro padrino a la hora de descubrir todas esas bandas que han marcado vuestro gusto musical?

M: Por mi parte me aleccioné solo. Empecé con Mineral, de ahí pasé a Texas is the Reason, y luego ya pues frikeando por blogs, internet…

B: Nuestro hermano mayor en este caso es el Atzavara, que solo de estar allí es una base de información de grupos alucinantes. El día que descubres a Fugazi pues te tiras dos meses escuchándolo hasta que te sabes su discografía, y así un poco con todo lo que nos ha ido llegando.

 

En el próximo PS tocan Mineral, ¿iréis a verlos o pasáis de este tipo de eventos de gran magnitud?

M: El PS no es un festival muy de mi agrado, y aunque es de los pocos que cuidan la variedad y la calidad de su cartel, yo no puedo pagar el precio que cuesta entrar. Así que si puedo ir por algún otro medio bien, pero si no, muy a pesar, me los perderé. A ver si podemos colarnos para tocar en alguna de las fiestas paralelas, o en alguno de los escenarios pequeños. Eso sería lo ideal.

 

Y dentro de la escena hardcore nacional, ¿de qué bandas os veis más o menos cerca?

B: Betunizer, Unicornibot, Guerrera… pero claro es que ahora la escena se ha diversificado mucho.

 

Eso quería decir, que hoy en día casi se trata más de una actitud que de un sonido en concreto, porque vosotros en cuanto a sonido no tenéis mucho que ver con esas bandas.

M: Claro, se mantiene la esencia de lo que se entiende que ha de ser la escena hardcore, pero hay multitud de grupos haciendo cosas diferentes. Puedes hacer pop si quieres, pero lo importante es la actitud. Y bueno, aún así alguna cosa rollo emo hay también. Están los Wann, Viva Belgrado, L’Hereu Escampa. Menos puristas, pero hay cosas.

B: Estaban también Her Only Presence, que se separaron, o hace un poco más Gone With The Pain

 

Y la movida en Catalunya ¿cómo la veis a nivel escena?

M: Pues creo que estamos bastante unidos. Hay pequeñas escenas. Está la de Vic, luego estamos nosotros, Barcelona, Manresa, Torelló… Así que bueno hay que ser optimistas. 

 

Vosotros sois lo que tenéis que mantenerlo.

M: (Risas) Sí, los jóvenes que hemos salido raros somos los que hemos de dar continuidad a todo esto. (Risas)

 

Y así, ya con la grabadora apagada, continuamos charlando sobre grupos de aquí y de allá. Bandas de fuera que les inspiran como Touché Amoré, La Dispute, o nuestros queridos Dowsing, a los cuales también ellos les montaron un concierto en el Atzavara un día después de tocar en Madrid. Tres jóvenes que siguen luchando contra los impedimentos que el ser aún estudiantes les provoca, pero a los cuales la ilusión les empuja para seguir adelante con su sueño de recorrer kilómetros para poder tocar en la otra punta de la península. Sin duda el futuro, y cada vez más el presente, es suyo.