/Entrevistas///

entrevista con Perro

«Hemos dejado el sintetizador un poco más aparcado, pero nos va por rachas e igual el siguiente es solo con sintetizadores»
"Estudias, Navajas" es el segundo álbum de Perro, y ya están presentándolo por todo el territorio patrio. Editados nuevamente por Miel de Moscas, estos cuatro murcianos regresan con más ganas que nunca de confirmarse como el gran nexo de unión entre el underground y ese "indie" mainstream que hoy nos invade. ¡Confiamos en ellos!

Mucho ha cambiado el panorama desde aquella charla de bar que mantuvimos hace un par de años cuando presentábais “Tiene Bacalao, Tiene Melodía”. Supongo que de algún modo habéis flipado con todo lo que ha crecido la banda en este tiempo. Dentro de ese éxito relativo del que hablamos hay algo único en el caso de Perro, pues no sois la típica banda indie que va creciendo, sino más bien algo inusual, con mucho humor, dos baterías, un sonido muy ecléctico… ¿Cómo veis todo lo sucedido en estos meses? ¿Os esperábais que algo así pudiese suceder, o confiábais tras el ruido que habían hecho vuestros Ep’s que la cosa explotase?

No esperábamos nada de lo que ha pasado, preferimos ver las cosas llegar sin perder de vista que lo hacemos para pasarlo bien y poder contarle esto a nuestros descendientes hasta que digan: “Que puto pesado es mi ascendente”. Para nosotros es como cumplir un sueño, eso está claro.

 

Tras unas primeras escuchas de vuestro nuevo trabajo da la sensación de que no habéis querido abandonar del todo vuestra parte más marciana y bizarra, pero que a su vez las partes más accesibles también están muy presentes. Es decir, como si quisiéseis diferenciar vuestras dos caras de forma clara y orgullosa. ¿Os habéis parado a pensar en esto, o ha surgido así de forma espontánea?

Es cierto que tenemos dos partes diferenciadas, pero no queríamos remarcarlas. Nuestra forma de trabajar se basa en la espontaneidad y la frescura que tengamos en el momento de componer. Es como entendemos que se deber hacer, sin buscar nada en concreto y dejándote llevar lo máximo posible.

 

Al hilo de la pregunta anterior, hay varias canciones en “Estudias, Navajas” que recuerdan más a “Singles Brasileñas” en su concepción pop del indie rock, que a vuestro debut en largo. ¿Habéis buscado echar la vista atrás hacia aquellos Ep´s que contenían canciones más sencillas, pero también muy redondas?

No precisamente. Ya te digo que las canciones que hemos sacado son las que nos han salido en ese momento concreto. Lo único que podemos decir es que hemos dejado el sintetizador un poco más aparcado, algo que podría recordar más a nuestros primeros trabajos. Pero nos va por rachas, lo mismo el siguiente son solo sintetizadores.

 

A la redacción de esta humilde web son precisamente estos temas guitarreros más directos como “Falso Techo”, “Nueva Mufasa”, "Rencor Sabadell" o “Jordi Huertano”, los que de primeras nos ha parecido que mejor funcionan. ¿En qué terreno notáis que os vais sintiendo más cómodos a la vez que la banda evoluciona?

Nuestro terreno más cómodo es aquél en el que tocas lo que te sale de forma natural. Cuando tocas algo así, nunca podrás sentirte incómodo. Como mucho te faltará algún ensayo.

Supongo que después de unas producciones, por decirlo de algún modo, más modestas, habréis disfrutado con Hans Krüger en los Montreal Estudios de Subiza…

La experiencia Hans ha sido la hostia, ahora es nuestro nuevo papá. Tiene un estudio muy chulo y personalmente y como productor encajó con nosotros a la primera. Fue una suerte porque veníamos de grabar con Marco Velasco en un ambiente que conocíamos y disfrutábamos mucho, y no teníamos garantías de que con Hans pudiéramos estar tan a gusto y entendernos tan bien como con Marco.

 

Si el hecho de tener dos baterías apareció por algo casual más que buscado, ¿elaborar esa sintonía perfecta entre las dos percusiones ha sido algo clave en este “Estudias, Navajas”? 

Bueno, desde que volvió Aarón han estado los dos perfeccionando esa sintonía e intentando que se note que son dos baterías y no una muy grande.

 

Volviendo a nuestra conversación previa con vosotros, fue muy llamativo que comentábais sin tapujos vuestras influencias, e incluso os referíais a bandas de aquí. ¿Habéis seguido fijando la vista cerca? En este disco nos parece apreciar detalles de bandas como Nueva Vulcano, Betunizer o Biznaga…

Es evidente que tenemos influencias y efectivamente algunas son de aquí, aunque la mayoría son de fuera. Creo que también hay mucho de coincidir en las mismas influencias y gustos que otros grupos de aquí. De todos modos, intentamos no influenciarnos demasiado y que siempre se entienda que es Perro

 

El directo parece el lugar en el que Perro cobra más sentido, ¿cuando componéis tenéis muy en cuenta el potencial de las canciones sobre las tablas, el potencial de la base rítmica… o separáis claramente el trabajo en el estudio de lo que luego pueda pasar en directo?

Cuando componemos no existe ningún pensamiento de si es mejor para directo o para estudio.  La idea es que el disco sea un reflejo fiel del directo, aunque sí metemos algún detallito que luego en directo no podemos hacer.

 

Este año habéis tocado en un montón de festivales sin haber sacado el nuevo disco aún. Vamos que se puede decir que no habéis parado de girar desde que sacásteis el debut. También habéis tenido mucha presencia en festivales ¿No tenéis miedo a una sobreexposición excesiva? 

Lo único que nos da miedo es que se acabe la cerveza en el mundo. Fuera de bromas, es peligroso tocar demasiado y saturar a la gente y a nosotros mismos, pero ahora es diferente porque vamos a tocar nuevos temas y todo cobra más sentido. 

 

Respecto a esto de los festivales, ¿cómo os veis en ese entorno? Da la impresión que, quizá por vuestro toque festivo, habéis sido muy bien acogidos en festivales de pop en los que no dejáis de ser la rareza en cuanto a sonido. 

Los festivales tienen muchas cosas buenas como poder ver a muchos grupos que te gustan seguidos o un ambiente, en general, muy divertido. Supongo que encajamos bien en ese sentido, aunque realmente seamos más grupo de sala. Desde luego que el rollo Ampeg SVT no encaja en nuestro sonido.

 

El disco parece, una vez más, lleno de bromas más personales o universales. ¿Hay alguna referencia en especial sobre la que os gustaría explayaros?

Una es que el segundo apellido de Jordi Hurtado es Torres y la otra es el Nono. Niños, llevad mucho cuidado con el Nono.

 

¿Y ahora qué? ¿Dónde creéis que puede estar el techo de una banda como vosotros? ¿Os gustaría crecer más, u os conformáis con mantener el estatus actual? A tenor de la locura que supuso la pre venta del disco en Internet, parece que la cosa sigue enloqueciendo un poquito más si cabe... 

No sé dónde puede estar el techo, ni quiero saberlo, lo único que podemos decir es que vamos a aprovechar y disfrutar de esto hasta que se acabe.